sábado, 22 septiembre 2018
20:09
, última actualización
Medio ambiente

«Tras cada tala hay un técnico que avala que es la única solución»

Espadas defiende el rigor de los funcionarios y recuerda que los apeos se hacen «por seguridad». Varios colectivos protestan en Plaza Nueva y piden «diálogo»

12 jul 2018 / 21:29 h - Actualizado: 12 jul 2018 / 21:58 h.
  • Varios colectivos protestaron ante las puertas del Ayuntamiento por las talas de árboles en la ciudad. / Manuel Gómez
    Varios colectivos protestaron ante las puertas del Ayuntamiento por las talas de árboles en la ciudad. / Manuel Gómez

El debate de la tala de los árboles en la ciudad se coló también en el pleno extraordinario de este jueves. A primera hora de la mañana varios colectivos se concentraron en Plaza Nueva para protestar por estas actuaciones en el arbolado. Unas pocas decenas de personas de la Red Sevilla por el Clima, la plataforma Nervión Verde, Equo, IU, Participa Sevilla y ciudadanos anónimos reclamaron que se paralice el plan municipal de mantenimiento del arbolado, que ellos tildan de «arboricidio». Aunque dicen entender que la labor del gobierno local trata de reducir los riesgos para la población, insisten en que la praxis seguida «es errónea» pues «numerosos expertos» consultados por estos colectivos coinciden en que el nivel cuatro de deterioro de un árbol no tiene por qué implicar siempre su tala». Por ello, pidieron diálogo para poder plantear alternativas.

Igualmente criticaron que las actuaciones se basen en un informe de 2015 «pues desde entonces la situación de estos ejemplares ha variado» y la falta de transparencia en la comunicación de las actuaciones, pues éstas se comunican a posteriori. De hecho, IU presentó un recurso para que se paralicen los últimos cuatro contratos realizados por el Ayuntamiento de Sevilla para acometer estas labores en el arbolado, por valor de 90.000 euros, al entender que se hacen en base a una urgencia que se justifica en esos informes de hace tres años. Por ello, su portavoz, Daniel González Rojas, solicitó que se resuelvan dichos contratos.

De la calle al pleno

La protesta llegó al salón Colón tanto en el debate político como en las continuas interrupciones –hasta seis– que los manifestantes de la plaza hicieron en las intervenciones del pleno extraordinario mostrando pancartas contra la tala.

Tres de los grupos de la oposición municipal censuraron en sus intervenciones en el debate del estado de la ciudad la tala de árboles que se está acometiendo. El portavoz de IU, Daniel González Rojas, llegó a asegurar que el alcalde, Juan Espadas, «pasará a la historia por destruir el arbolado». Susana Serrano, de Participa Sevilla, apuntó a que el problema es que el servicio lo hace una empresa «más preocupada por el beneficio que por la salud de los árboles». También puso el punto de humor al asegurar que se está llamado al regidor hispalense con el sobrenombre de «Juan Serrucho». El responsable de Ciudadanos, Javier Millán, lamentó «la nefasta gestión del arbolado, fundamental para luchar contra la contaminación y el cambio climático» y cuestionó que se esté haciendo «fuera de temporada», pues «puede aumentar los árboles enfermos y el riesgo de caídas». Los populares, por su parte, se mostraron a favor cuando implican un peligro y molestias.

Espadas, por su parte, acusó a los grupos de la oposición de postureo político «pues no dijeron nada en los 1.000 apeos anteriores ni en la replantación de 3.000 árboles y haremos otros 5.000 más». «Menos tontería política y más rigor técnico», dijo, y recordó que hay que completar las últimas talas de emergencia –unas 500– «por seguridad». El alcalde rompió una lanza por la labor realizada desde Parques y Jardines –«respetemos la profesionalidad de los trabajadores»– y aseguró que «detrás de cada tala hay un técnico que avala que es la única solución. No creo que ningún concejal en esa situación decidiera que no se hace y luego consiguiera dormir tranquilo». Espadas defendió que se trata de una «labor planificada» y fruto de la «dejación» de los cuatro años del PP.

Fuera del pleno, el director de Parques y Jardines, Adolfo Fernández Palomares, a quien las asociaciones pedían la dimisión, aseguró que la evaluación de los árboles que se talan no es sólo la del informe de 2015, porque «todos han sido reevaluados por técnicos cada vez que se han ido a apear». De hecho, explicó que en la avenida de Cádiz estaba previsto actuar en 18 ejemplares pero, tras valorarlos, se han talado solo 16. El director defendió que ésta decisión no la toma la empresa que realiza la tala sino que son funcionarios del Ayuntamiento los que valoran y firman estas actuaciones y realizan un informe específico de cada uno de ellos. Una información que, al ser por la vía de urgencia, se comunica una vez realizada, «como ampara la ley y la ordenanza municipal», explicó. Fernández Palomares admitió que «quizá haya faltado algo más de pedagogía» con la población para explicar el motivo de estos trabajos en el arbolado y afirmó que «tomar una decisión así es difícil pero el gobierno local tiene una responsabilidad».


Versión impresa y hemeroteca de El Correo
  • 1
Entrevistas - Personajes por Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016