Apelan al Defensor del Pueblo por la «indefensión» por la falta solución al suministro eléctrico del colegio Rafael Bravo de Alcalá del Río

La AMPA ha enviado también una reclamación al Ayuntamiento, a la Consejería y a la delegación provincial de Educación como paso previo al inicio del proceso contencioso-administrativo

25 feb 2022 / 11:39 h - Actualizado: 25 feb 2022 / 12:02 h.
"Educación"
  • Colegio Maestro Rafael Bravo Martín, de Alcalá del Río (Foto: Francisco J. Domínguez)
    Colegio Maestro Rafael Bravo Martín, de Alcalá del Río (Foto: Francisco J. Domínguez)

TAGS:

Tras dos cursos desde su puesta en funcionamiento, el colegio Maestro Rafael Bravo Martín, de Alcalá del Río, continúa con el suministro provisional de electricidad, la luz de obra contratada para la construcción, pero no para el uso escolar del edificio. Ante esta situación, y tras numerosas gestiones infructuosas y el aviso de elevar en tono en las reclamaciones, la Asociación de madres y padres del alumnado (AMPA) ha recurrido al Defensor del Pueblo andaluz al tiempo que ha iniciado los pasos para recurrir a la vía contencioso-administrativa contra Ayuntamiento y Junta de Andalucía.

Según explican desde la AMPA, el nuevo edificio fue abierto a los escolares con “suministro eléctrico provisional de obra” al estar aún sin recepcionar. Un trámite que ya se llevó a cabo en abril de 2021, aunque si bien en el documento – firmado por todas las partes – consta que “por razones ajenas a la empresa constructora aún no se dispone de la necesaria legalización del centro de transformación para la puesta en marcha del suministro definitivo de electricidad”, con el compromiso de la empresa “a realizarla en cuanto se disponga de dicho suministro y previamente a la presentación de la CFO” – la certificación de final de obra –.

En noviembre de 2021 “se realiza la acometida del suministro eléctrico al centro de transformación”, explican desde la AMPA. A pesar de ello, se sigue funcionando con “luz de obra” y una potencia eléctrica insuficiente.

Se dio de plazo hasta el 10 de febrero antes de emprender acciones legales

Con ello, “ante los inconvenientes que ha surgido en la tramitación del suministro eléctrico definitivo”, la AMPA acordó, en una asamblea convocada con carácter extraordinario y urgente el pasado 27 de enero, “dar de plazo hasta el 10 de febrero para que quede resuelto”. Transcurrido el plazo sin que el suministro haya quedado resuelto “de forma física” – como así conforman que ha sido – “interpondremos demanda en el juzgado correspondiente”.

Tras el vencimiento del plazo, y “ante la desesperación que sentimos”, la AMPA ha apelado en primer lugar al Defensor del Pueblo andaluz para solicitarle “asesoramiento jurídico” ante la “situación de indefensión que siente las familias” por la falta de solución a la problemática, así como por los perjuicios que este hecho causa en el funcionamiento del centro, explican desde la asociación.

El comunicado emitido tras la asamblea era en sí una declaración de intenciones sobre la pretensión de emprender acciones legales. En este sentido, y de forma paralela a la petición al Defensor del Pueblo, se ha enviado una reclamación previa al Ayuntamiento de Alcalá del Río, la Consejería de Educación y Deportes y la delegación territorial de Educación en Sevilla. En ella se expone la situación y se solicita que “se disponga del suministro eléctrico definitivo para el funcionamiento pleno de las instalaciones del edificio”. Esta reclamación es el paso previo necesario a la interposición de un recurso contencioso-administrativo “por haber actuado la administración al margen del procedimiento establecido legalmente al amparo del artículo 46.3 y 53.1 de la Ley reguladora de la Jurisdicción Contencioso-administrativa”.

Con todo ello, la AMPA está planificando también un calendario de acciones de protesta, a fin de que – a la vuelta del puente del Día de Andalucía – se haga ver la reclamación de la comunidad escolar y la situación a la que, por la problemática de la luz, tienen que hacer frente en el centro.

Apelan al Defensor del Pueblo por la «indefensión» por la falta solución al suministro eléctrico del colegio Rafael Bravo de Alcalá del Río
Protestas con mantas en el exterior del colegio Maestro Rafael Bravo por el deficiente funcionamiento de la caldera el pasado mes de enero (Foto: AMPA Asunción)

La falta de suministro definitivo provoca que no pueda usarse el ascensor o medios de calefacción

Según explica, el hecho de no contar con suministro definitivo conlleva, entre otras cuestiones, no se haya podido “legalizar elementos como el ascensor”. Por ello, “algo tan usual como un esguince supone tener que desplazar un aula de la planta primera a la baja sin disponer de un espacio adecuado para ubicarla”, relatan.

Del mismo modo, el mantenimiento de la luz de obra provoca que “no se pueda usar medios de climatización por no soportar la potencia demandada”. El frío invernal, con las ventanas abiertas por el protocolo sanitario, y con deficiencias en el funcionamiento de la caldera, y el calor de los últimos meses de curso se ven agudizados por este suministro provisional. El colegio no cuenta con aparatos de aire acondicionado y, ante la solicitud de instalación al Ayuntamiento, la administración local respondió con “un no rotundo alegando que no lo haría hasta que no tuviesen suministro eléctrico definitivo”.

El colegio Maestro Rafael Bravo Martín estrenó nuevas instalaciones en septiembre de 2020. Tras una década de reclamaciones por la falta de espacio en unas instalaciones ya obsoletas, la Junta de Andalucía sacó a licitación el nuevo centro en 2018 como colegio de tipología C-2, con dos líneas de infantil y primaria – tal y como era el edificio anterior –, con la intención de que durante su construcción se llevase a cabo un reformado del proyecto para su ampliación a tres líneas, lo que solucionaría el problema de capacidad. Aunque esta modificación no se llevó a cabo y el centro comenzó a funcionar con dos líneas, estando aún en construcción la Junta de Andalucía – ya con el ejecutivo popular al frente – anunció la inclusión de la segunda fase de ampliación en el Plan de Infraestructuras 2020-2027.

Desde su puesta en marcha, en colegio ha presentado diversos problemas, y carencias especialmente con el suministro eléctrico – que aún se mantiene – y la climatización o la contratación de monitores. Los problemas con la caldera, repetidos en los dos inviernos en los que el centro lleva funcionando, provocó una protesta de la comunidad escolar, que recubrió con mantas el perímetro del colegio para reclamar una solución definitiva.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla