jueves, 27 enero 2022

83-91: Lo que el primer cuarto se llevó

Baloncesto Sevilla pagó caro su débil defensa de los primeros diez minutos (21-35) ante un Laboral Kutxa inspirado

11 abr 2015 / 20:52 h - Actualizado: 12 abr 2015 / 10:46 h.
"Liga ACB","Polideportivo","Willy Hernangómez","Kristaps Porzingis","Berni Rodríguez","Luis Casimiro"
  • Berni Rodríguez defiende a Darius Adams. / Foto: Raúl Caro (EFE)
    Berni Rodríguez defiende a Darius Adams. / Foto: Raúl Caro (EFE)

Sin defensa no hay paraíso, y cuando la puso Baloncesto Sevilla estuvo a punto de darle la vuelta a un partido herido de muerte para los sevillanos con su poca diligencia en el trabajo bajo su aro hasta el descanso, y especialmente en el primer cuarto, donde dejó hacer de forma calamitosa a Laboral con una indiferencia impropia de su situación en la tabla. Luego le puso casta, es decir, defensa, y llegó a jugarse el partido en el último cuarto, pero ya había gastado toda su energía y Baskonia, que venía también con urgencias, de otro tipo, no perdonó.

El encuentro pareció una continuación del que ambos equipos disputaron en la primera vuelta en el Buesa Arena. Superioridad manifiesta de un Laboral Kutxa que se sentía en San Pablo como en casa. Así fue porque la defensa cajista no existió hasta el descanso. Y así, el equipo de Ibon Navarro parecía un torrente, fluido sin atosigamientos. No aprendió nada Baloncesto Sevilla de aquel 100-60, la segunda derrota más amplia de la historia del club de la calle Éfeso. Las distancias se abrieron como un abismo ya en el primer cuarto, en el que Causeur y Shengelia barrieron el aro de los de Casimiro, el primero con tiros y el segundo colgándose del aro como si tal cosa. Cuando uno recibe 35 puntos en diez minutos es que su agresividad e intensidad están en una órbita muy diferente a lo que debe ser en un equipo que se juega la permanencia (21-35). Incluso, o con más razón, si el rival está inspirado. Después no mejoró mucho la cosa, sino todo lo contrario. Cuando el marcador se disparaba (26-43) las estadísticas mostraban que hasta seis jugadores del conjunto alavés tenían un 100% en tiros de dos (71% de equipo), y en triples, otros dos (80% de equipo). Son números no de derrota, sino de paliza. Como en Vitoria. Y eso que los locales no andaban en desacierto desde el 6,75 (6 de 8), aunque por dentro sí se les hacía la noche una y otra vez (32%). Cosas de medirse a uno de los pocos equipos que presenta más envergadura que los sevillanos, que no encontraban alternativas (39-56) en un San Pablo cariacontecido.

El tercer cuarto arrancó con un insulso intercambio de canastas que nada aportaba a la necesidad de cambiar la dinámica de los verdirrojos. La transformación era urgente bajo aro propio, no en ajeno. Baskonia se lo tomaba con calma, y en estas llegó un robo de Berni que Hansbrough convirtió en falta antideportiva. Prendió la llama, subió el nivel defensivo y el griterío. Llegó un triple de Woodside y una canasta de Willy. Había partido (58-65).

San Pablo al grito de ‘Sí se puede’. Y los chicos de Casimiro a ello (60-65). Tres puntos más desde el 4,60 de Berni y en muy pocos minutos Baloncesto Sevilla recuperó una distancia que parecía insalvable. Baskonia, aquel equipo que lo metía todo, no acertaba nada. Claro, tenía delante un equipo diferente. Y un partido a diez minutos (63-65).

Parcial 0-5 de salida y Woodside al banco con cuatro faltas. Triple de Berni para dar oxígeno, pero Baloncesto Sevilla volvía a las dificultades del inicio, y Baskonia a despegarse con su mejor hombre, Causeur (66-74). Con mucho sufrimiento el Caja lograba arrimarse (72-76), con el hándicap de estar en bonus con 5 minutos por jugar (74-77).

James, el base visitante, tuvo entonces el temple que le faltó al ataque local, demasiado precipitado, y Baskonia se fue. Un triple del iluminado Causeur acabó por sentenciar (74-84) un partido que Baloncesto Sevilla había perdido en el primer cuarto. La próxima semana viajará a Manresa para jugarse media salvación.

FICHA TÉCNICA

83- Baloncesto Sevilla (21+18+24+20): Woodside (7), Penney (20), Berni (8), Porzingis (10), Hernangómez (10) -cinco inicial-, Byars (10), Urtasun (0), Radicevic (7), Balvin (0), Oriola (11) y Gallardo (-).

91- Laboral Kutxa (35+21+9+26): James (14), Caseur (25), San Emeterio (15), Shengelia (11), Iverson (7) -cinco inicial-, Adams (12), Tillie (2), Begic (3), Hansbrough (2), Martínez (-), M. Diop (-), I. Diop (-).

Árbitros: Pérez Pizarro, Peruga y Munar. Eliminaron por faltas a Tillie (m.37).

Incidencias: partido de la 28 jornada de la Liga Endesa. 7.000 espectadores en San Pablo.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla