Josué Brachi, resetear en el tajo

El haltera sevillano ya está entrenando en San Pablo tras una experiencia en Río con dos caras. No cree que se equivocara con una estrategia tan arriesgada

25 ago 2016 / 00:22 h - Actualizado: 25 ago 2016 / 00:27 h.
"Halterofilia","Josué Brachi"
  • Josué Brachi, en la competición de Río.
    Josué Brachi, en la competición de Río.

Más que volver a empezar, Josué Brachi ha retomado su camino, el de la rutina de entrenar duro y prepararse para ser cada día mejor haltera, la única fórmula para progresar y afrontar los muchos retos que le quedan por delante en su aún corta pero rica trayectoria deportiva. Había depositado muchas ilusiones en su primera experiencia olímpica, y esos tres nulos que firmó en Río cayeron como un jarro de agua fría sobre el subcampeón europeo en total olímpico. A los dos días de regresar a Sevilla ya estaba entrenando en San Pablo, donde forja cada día sus sueños. «He empezado a lo grande en los Juegos», bromeaba el sevillano, que hoy viaja a Roma para tomarse unos días de descanso y desconectar.

«Esto es el deporte. Fui a por todas, no quería quedarme con la sensación de que podía haber hecho más, la intención era estar arriba y simplemente no salió», explicaba Brachi, quien no se arrepiente sobre la estrategia arriesgada que le llevó a partir desde los 120 kilos en arrancada, solo uno menos por debajo de su récord de España, que consiguió precisamente en el Europeo de Noruega, cuando partiendo de 118 en arrancada, en su categoría de -56 kilos, acabó levantando después 121. «Me encontraba bien, física y psicológicamente. Tampoco estaba nervioso por ser mi primera vez en unos Juegos Olímpicos. Hay días que no sale y no sale, no hay excusas. Nunca me había pasado algo así, pero no hay nada a lo que achacarlo, no falló nada», expone.

Brachi asume que cuando se arriesga, como hizo, por pura ambición, aunque con una marca asumible para él, puede pasar algo así. De vuelta, junto a su familia y su gente, el sevillano ya empieza a poner rumbo al Europeo del año que viene, donde intentará ser campeón de Europa en total olímpico. El año pasado se quedó muy cerca (plata) tras colgarse el oro en arrancada. Espera tener una nueva oportunidad en Tokio 2020, cuando tendrá 27 años, aunque ahora lo ve «muy lejos».

De Río se trae una experiencia «muy chula, inolvidable». El equipo español de halterofilia compartía planta con el equipo de baloncesto. «Son grandes deportistas pero gente humilde». Cada día se encontraba con Pau Gasol, Sergio Rodríguez, Llull, con Ricki Rubio, las estrellas del combinado de Sergio Scariolo. Y en su teléfono fotos con otros iconos como Rafael Nadal, Mireia Belmonte, David Ferrer... «Me lo he pasado como un niño con todo aquello». Dentro de cuatro año espera volver a los Juegos.

Brachi lamentó que el almeriense David Sánchez no lograra el diploma olímpico, aunque «su categoría (-69) era la de más nivel» y se congratuló por el bronce de la leonesa Lidia Valentín, que además va a recibir la plata de Pekín y el oro de Londres por dopaje de sus rivales. «Parece que empezamos a jugar con las mismas reglas».


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla