martes, 25 febrero 2020
10:53
, última actualización

«Yeruldelgger: La muerte nómada»: El fin del mundo

02 ene 2020 / 11:13 h - Actualizado: 02 ene 2020 / 11:32 h.
"Libros","Literatura","Libros - Aladar","Literatura - Aladar"
  • Detalle de la portada de «La muerte nómada». / El Correo
    Detalle de la portada de «La muerte nómada». / El Correo

Ian Manook es el seudónimo de Patrick Manoukian (Meudon, 1949). Es el autor de la trilogía que protagoniza el comisario de la brigada criminal de la policía de Ulán Bator (Mongolia) Khaltar Guichyguinnkehn Yeruldelgger. Esta tercera entrega es tan necesaria para cerrar el círculo como recomendable

Si las dos primeras novelas de la trilogía fueron todo un descubrimiento («Muertos en la estepa» y «Tiempos salvajes») la tercera, titulada «La muerte nómada», es el colofón a un trabajo estupendo que ya forma parte del noir de mayor calidad.

En esta tercera y última parte, nos encontramos con un Yeruldelgger convertido en casi un mito, en un hombre que quiere mantener vivas las tradiciones y desea estar al margen de lo que el mundo moderno está llevándose por delante. El comisario es algo sociópata y no lo esconde. En esta entrega, el peso de la trama se divide entre varios personajes, los escenarios son cambiantes y nos llevan alrededor del mundo entero; se enfrentan distintas formas de ver la realidad, de destrozarla, de ser corrupto, de asesinar o de morir.

Yeruldelgger va camino de un naadam, una especie de competición que enfrenta a diferentes pueblos nómadas. La lucha es cosa de hombres, el tiro con arco de mujeres y montar a caballo de los niños. Pero el comisario quiere participar en tiro con arco. Al fin y al cabo, Yeruldelgger se formó en un monasterio y busca el equilibrio aunque la vida no se lo termina de permitir. La trama que nos ofrece Ian Manook es trepidante y nos reserva, además de la puramente policiaca, una serie de cuadros que representan lo que está sucediendo en países como Mongolia en los que multinacionales occidentales esquilman sus recursos amparados por una corrupción brutal. Es muy interesante este intento de reflexión que hace el autor utilizando como soporte una buena trama policial que se compone de un buen número de fichas que terminan encajando de maravilla.

«Yeruldelgger: La muerte nómada»: El fin del mundo

El final es algo atropellado. Tal vez no falta nada por contar aunque sí podría haberse hecho de otro modo más pausado, utilizando recursos literarios que dilatan los tempos e invitan a la reflexión. El dibujo de los personajes, por otra parte, presenta un problema bastante normal en las trilogías de estas características: si el lector no conoce las dos partes previas no entenderá algunas cosas de esas almas. Manook da por hecho que el lector de «La muerte nómada» ya ha leído lo anterior. Y un libro debe sostenerse sobre sí mismo aunque forme parte de un todo.

A pesar de todo, el libro es apetecible y recomendable. Se construye sobre los pilares característicos de la novela negra y funciona muy bien entre todo tipo de lectores incluidos los exigentes.

Calificación: Imprescindible para cerrar la trilogía de la que forma parte. Interesante.

Tipo de lector: Amantes del noir.

Tipo de lectura: Amena, asequible.

Argumento: La corrupción está acabando con todo. El dinero está acabando con todo. Todo se acaba.

¿Dónde puede leerse?: Con un atlas cerca.


Consultorio financiero en El Correo de Andalucía Edictos en El Correo de Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016