Andalucía cumple tres años del giro político mirando a las urnas

02 dic 2021 / 15:19 h - Actualizado: 02 dic 2021 / 15:27 h.
$hmKeywords_Schema
  • Andalucía cumple tres años del giro político mirando a las urnas

Andalucía cumple este 2 de diciembre tres años desde las elecciones que supusieron un histórico giro político en la comunidad, con el primer gobierno no socialista tras el acceso al poder de un Ejecutivo de PP y Cs apoyado por Vox, fecha a la que se llega mirando de nuevo a las urnas tras la caída del presupuesto.

Después de casi tres años de legislatura, la foto política de aquel momento poco tiene que ver con la actual debido al terremoto político que causaron los comicios, que propiciaron la aparición de Vox en el ámbito institucional por primera vez, así como una crisis en la izquierda andaluza que se ha ido desarrollando por capítulos.

Estos tres años, con la gestión de la pandemia de coronavirus incluida, no han supuesto grandes sobresaltos para el gobierno andaluz de coalición hasta que ha llegado el momento de debatir los presupuestos de 2022, que Vox, hasta ahora socio habitual, no los ha apoyado, dejando en minoría al Ejecutivo, que ha visto cómo tumbaban sus cuentas junto a PSOE y Unidas Podemos.

El tercer aniversario del 2D llega por tanto con las vistas puestas en el año electoral que se avecina, haya adelanto o no, y los partidos ya han puesto en marcha sus maquinarias para dibujar sus discursos a partir del momento en el que el presidente, Juanma Moreno (PP), decida convocar las elecciones.

EL GOBIERNO PP-CS, ENTRE EL "ENCAPSULAMIENTO" Y EL "BLOQUEO"

El Gobierno de coalición intenta mantenerse "encapsulado" ante los vaivenes electorales a los que se va a ver sometido ahora, cada vez que quiera llevar a aprobación una iniciativa en el Parlamento, pero mantiene una imagen de unidad entre los dos partidos a pesar de polémicas recientes como la filtración de una grabación del vicepresidente, Juan Marín (Cs), que terminó de dinamitar la negociación presupuestaria.

Juanma Moreno ha situado el intervalo que va entre junio y octubre (julio y agosto no pueden ser) como el más idóneo para las elecciones y ha advertido de que no tendrá "más remedio" que adelantar si hay un "bloqueo" en el Parlamento.

PP y Cs han recuperado el discurso de "la pinza" en Andalucía para intentar ligar a su hasta ahora socio, Vox, con la izquierda andaluza después de la votación conjunta en los presupuestos.

La situación de ambos partidos es muy diferente. El PP crece, lidera las encuestas, Moreno es el líder mejor valorado y partirá como favorito cuando haya elecciones. Sin embargo, Ciudadanos está en crisis, con la formación dividida y con unas malas previsiones electorales que dejan en el aire si se podría reeditar el pacto.

UN PSOE QUE BUSCA NUEVOS AIRES TRAS COMPLETAR SU TRANSICIÓN

La pérdida del Gobierno andaluz tras 37 años, a pesar de que ganó las elecciones, ha supuesto un relevo en el PSOE andaluz que provocó la salida de Susana Díaz y su sustitución por Juan Espadas, una transición que ha tardado tres años en completarse.

Espadas tiene la tarea de construir una oposición con nuevos aires y necesita fomentar su imagen ante los próximos comicios para aumentar su grado de conocimiento entre la población, por lo que quizás sea, junto a Cs, el partido menos interesado en un adelanto.

Los socialistas culpan al Gobierno andaluz de haber hecho un teatro en la negociación presupuestaria y de estar buscando el adelanto electoral por conveniencia política.

VOX, EL EXSOCIO QUE PIDE ELECCIONES

En los últimos meses Vox ha endurecido su mensaje y ha roto con su relación con el Gobierno bipartito, al que acusa de haberles traicionado por no cumplir los sucesivos acuerdos firmados.

Vox quiere elecciones, maneja buenas encuestas y tiene la intención de entrar en el Gobierno en la próxima legislatura, siempre que la aritmética parlamentaria se lo permita, por lo que es probable que su tono siga elevándose en los próximos meses.

Este partido asegura que todavía no ha abordado quién encabezará la lista cuando haya elecciones, aunque la portavoz en el Congreso, Macarena Olona, diputada por Granada, es la mejor situada, algo que creen que les daría un buen apoyo electoral.

LA FRAGMENTACIÓN DE LA IZQUIERDA RESTA A LA OPOSICIÓN

Los partidos a la izquierda del PSOE mantienen su atomización, tras el fracaso de la coalición Adelante Andalucía, que en estos tres años se ha roto en añicos, dando paso a un grupo parlamentario dividido en dos, con una parte oficial que representa en la Cámara a Unidas Podemos por Andalucía y otra, con diputados no adscritos, que seguirá con la marca Adelante, liderados por la anticapitalista Teresa Rodríguez.

La tercera pata es la de Más País Andalucía, que trabaja en una nueva plataforma electoral tras aliarse con formaciones andalucistas como son Andalucía por Sí e Iniciativa del Pueblo Andaluz.

Esta fragmentación de la izquierda perjudica tanto su representación futura tras unas elecciones como las posibilidades de una hipotética alianza de gobierno con el PSOE si los números sumaran.


Qué hacer en verano en Sevilla y provincia Empleo en Sevilla Más seguros Edictos