El desliz de la omnipresente Alaya

La jueza Mercedes Alaya no ha podido estar callada y al final ha acabado colándose en el juicio de los ERE

16 dic 2017 / 06:04 h - Actualizado: 16 dic 2017 / 06:04 h.
"Juicio de los ERE"
  • La jueza Mercedes Alaya. / Manuel Bruque (Efe)
    La jueza Mercedes Alaya. / Manuel Bruque (Efe)

La jueza Mercedes Alaya no ha podido estar callada y al final ha acabado colándose en el juicio de los ERE, no por las fotos que se le hicieron el primer día entrando en la Audiencia poco después de que lo hicieran todos los acusados, sino por sus declaraciones de este jueves en una conferencia en Valencia. Eran el tema estrella del día, primero porque extraña que una jueza, por mucho que haya sido la que inició el caso y lo investigara durante muchos años, se pronuncie cuando un procedimiento está en pleno juicio. Y segundo, porque decir que la sentencia de este caso le genera «una incertidumbre fea» fue entendido como una «muestra de superioridad» entre los asistentes al juicio.

Pero la incansable Alaya, ayer erró. No solo por lo desafortunada de sus declaraciones, sino porque tuvo un desliz al decir que la sentencia de este caso acabaría en el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), cuando no es así, pues será el Tribunal Supremo el que tenga que revisar el fallo si se producen recursos a la misma.

Es así, porque la reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal de 2015 que establece la segunda instancia penal, sólo afecta a causas abiertas desde ese año y, la pieza de la trama política de los ERE fue abierta por ella misma en 2011. El detalle también fue comentado entre los numerosos abogados personados en la causa, algunos de los cuales recordaban que la jueza ha tenido más de un error sonado.


Revista Escaparate Empleo en Sevilla Más seguros Edictos