martes, 25 enero 2022
17:01
, última actualización

Positivo en cuatro drogas después de arrollar a un repartidor de comida

El conductor tiene nacionalidad portuguesa, y embistió al motorista en una calle de Lepe, para dar posteriormente positivo en cuatro drogas distintas

27 nov 2021 / 10:38 h - Actualizado: 27 nov 2021 / 10:39 h.
$hmKeywords_Schema
  • Positivo en cuatro drogas después de arrollar a un repartidor de comida

Un ciudadano portugués ha sido denunciado en Lepe (Huelva) por la vía penal tras dar positivo anoche en cuatro drogas distintas después de atropellar a un repartidor de comida a domicilio, que resultó herido grave y tuvo que ser evacuado a un centro hospitalario.

En sus redes sociales oficiales, la Policía Local ha informado de que los hechos tuvieron lugar a las 23:10 horas de este viernes, cuando la Sala de emergencias 112 Andalucía alertó a los servicios sanitarios del 061 y Policía Local para atender un siniestro vial donde un conductor había resultado herido de diversa consideración.

El herido grave iba en un ciclomotor y se encontraba realizando reparto de comida a domicilio, y fue embestido por un turismo con matrícula de Portugal.

Positivo en cuatro drogas después de arrollar a un repartidor de comida

El conductor del vehículo, de nacionalidad portuguesa, fue sometido a las pruebas de alcoholemia y drogas, arrojando un resultado positivo en cannabis, cocaína, anfetamina y metanfetaminas, mientras que dio negativo en opiáceos. Ha sido investigado por un presunto autor de un delito contra la seguridad vial.

Investigación sobre el terreno

Asimismo, la Policía Local de Lepe se encuentra investigando las causas que dan origen a los hechos acaecidos para depurar las responsabilidades que correspondan.

La Policía Local ha hecho un llamamiento de responsabilidad al volante, ante el consumo de alcohol y drogas, debido a las consecuencias de sucesos como el de anoche.

El Código Penal establece que si se conduce bajo la influencia de drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas, el conductor se enfrenta a un delito castigado con una pena de prisión de tres a seis meses, multa de seis a 12 meses o trabajos en beneficio de la comunidad de 30 a 90 días, además de privación del derecho a conducir de uno hasta cuatro años.

Test de detección

Además, las penas se basan en unos test que dan un resultado de sí o no, sin niveles o cantidades, de modo que el positivo ya implica un delito penal aunque se haya consumido poca droga.

La pena que se le imponga se puede agravar en función de la gravedad de las heridas de la persona que haya sufrido un accidente por culpa de alguien que vaya drogado al volante.

Los test que usan las fuerzas del orden pueden detectar un consumo de drogas realizado incluso 24 horas antes de la intervención policial.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla