domingo, 29 marzo 2020
03:05
, última actualización
Ciencia

El asteroide del Fin del Mundo

Las consecuencias de un choque entre nuestro planeta y un asteroide de estas características sería fatal...

25 mar 2020 / 10:42 h - Actualizado: 25 mar 2020 / 10:43 h.
"Ciencia"
  • El asteroide del Fin del Mundo

TAGS:

El cruel destino a veces nos juega malas pasadas y tal vez ese “gran rey del terror” que vendrá del cielo y provocará el caos en la Tierra no esté tan encriptado como todos creen que nos dejó sentenciado el ya célebre Michel de Nostradame. Actualmente uno de los mayores y más ignorados peligros que amenaza a la Tierra, junto con el propio egoismo, vanidad y capacidad de destrucción humana, proviene del cielo, de fuera de nuestro planeta azul...

Viajeros espaciales incansables en un infatigable camino por el Universo infinito, esos viajeros son los asteroides, errantes masas rocosas de mayor o menor tamaño que en cualquiera de los casos suponen un peligro potencial en caso de impacto directo con nuestro planeta. Muchos científicos los califican como “los peligros del siglo XXI” y no les falta razón, muchos ya nos han pasado relativamente cerca como el famoso “Toutatis”. El 1997XF11 dio el susto en 1998, con un diámetro de apenas 2 kilómetros no fue advertido hasta que se encontraba muy cerca de la Tierra, en un principio se calculó que podría impactar el 26 de Octubre de 2028, según cálculos de recreación informática, los valores fueron retomados y rectificados y el nuevo cálculo arrojo un valor más prometedor, pasaría a 1.150.000 kms... Se respiró con alivio pero los científicos advirtieron: “la posibilidad de choque aún no está descartada...” El “Apophis” amenaza nuestro planeta para el 2019...

Las consecuencias de un choque entre nuestro planeta y un asteroide de estas características sería fatal... La potencia que liberaría sería el equivalente a dos millones de bombas atómicas como las detonadas durante la IIª. Guerra Mundial.

El asteroide Apophis pasará cercano a la Tierra en el 2029 y la colisión no está descartada, así lo manifestó Alberto Celino, del Observatorio de Turín (Italia).

El científico dijo: “Podemos descartar una colisión en el próximo acercamiento más cercano con la Tierra, pero entonces la órbita cambiará de una manera que no es totalmente predecible en este momento, por lo que no podemos predecir el comportamiento en una escala de tiempo más larga”, teniendo en cuenta que la estimación es que pasará a sólo 30.000 kilómetros de nuestro planeta y no se sabe cómo le afectará la gravedad. Un impacto con el Apophis puede acabar con la vida en la Tierra“.

Alan Harris, investigador del Jet Propulsion Laboratory (JET), informó: “No hay asteroides conocidos en un cierto curso de colisión. Pero como las órbitas son conocidas imperfectamente, hay algunas que tienen una baja probabilidad de impacto en un futuro lejano, pero en la actualidad ninguno de los asteroides conocidos tiene una probabilidad de impacto que exceda la posibilidad de que un asteroide no descubierto del mismo tamaño golpee la Tierra en algún momento entre ahora y la posible fecha de impacto del objeto imperfectamente conocido”.

El científico añadió: “Apophis tiene una calificación en la escala de Palermo de alrededor de menos tres, por lo que aunque no podemos descartar un impacto en el futuro, es aproximadamente mil veces menos probable que un impacto al azar en el mismo intervalo de tiempo. Debido a un cierre, pero no impactante, paso por la Tierra, existen numerosas trayectorias de impacto posibles más allá de eso, pero todas son de muy baja probabilidad”.

El asteroide Apophis tiene 370 metros de diámetro y el impacto se calcula en 2029 en caso de producirse.

Muchas son las investigaciones que se están realizando, por diferentes observatorios y universidades, sobre un posible impacto de un meteorito contra la Tierra, el asteroide del “Juicio Final”, aquel que ejecutará el tan temido Apocalipsis.

Pese a que se sabe que en el Universo hay miles de fragmentos de roca, de muy diferentes tamaños, la caída sobre nuestro planeta de uno superior a un kilómetro podría suponer un auténtico fin del mundo, similar al que acabó con los dinosaurios hace 65 millones de años en la zona de Yucatán, de hecho hay modelos informáticos que recrean toda la acción de cómo serían los últimos instantes en nuestro planeta.

Ha sido un grupo de científicos los que se han centrado en estudiar el impacto del asteroide 1950 DA, un impacto provocaría cataclismos en la Tierra de considerables proporciones. La explosión inicial sería equivalente a 44,8 millones de megatones de una bomba atómica, el equivalente a 2,5 millones de veces la potencia de la explosión atómica que destruyó la ciudad de Hiroshima.

El asteroide 1950 DA viaja a 54.000 kilómetros por hora, 15 kilómetros por segundo, y se dirige en rumbo de colisión contra la Tierra. El impacto se producirá el 16 de marzo de 2880 aunque se espera que cambie de trayectoria.

Cada vez la Ciencia avanza más para desvelar los muchos secretos que tiene nuestro Universo y los peligros que nos acechan. Uno de los más temidos -y de los que más se ha llevado al cine- es la posible caída sobre la Tierra de un meteorito apocalíptico. Quizás, debido a ello, la NASA ha redoblado sus esfuerzos y con la misión NEOWISE se trata de etiquetar asteroides potencialmente peligrosos.

Ha sido en el marco de una pasada misión espacial de vigilancia donde se han logrado avistar ocho objetos que pasarán cera de la Tierra y que son de tal categoría en función de su tamaño y por su órbita que hace que se acerquen a la Tierra de modo preocupante.

NEOWISE ha detectado cometas y restos de cometas así como asteroides, los llamados Objetos Cercanos a la Tierra (NEOs): “Mediante el estudio de la distribución de material oscuro y brillante, los datos de NEOWISE nos dan una mejor compresión de los orígenes de los NEO, originados por procesos diferentes en partes del cinturón principal de asteroides entre Marte y Júpiter, o de las poblaciones de cometas más helados”, afirmada James Farmer, del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en Pasadena, California (Estados Unidos).

Amy Mainzer, del Laboratorio de Propulsión a Chorro, también comentaba: “NEOWISE descubre objetos grandes y oscuros, cercanos a la Tierra, y complementa nuestra red de telescopios terrestres que operan en longitudes de onda de luz visible. En promedio, estos objetos tienen varios centros de metros de diámetro”.

Así podrían denominarse, como ‘asteroides del fin del mundo’, dada la peligrosidad que suponen si impactaran contra la Tierra, todos ellos han sido descubiertos a lo largo de los años 2010 a 2017.

Una de las mayores preocupaciones del ser humano es poder conocer aquellos objetos celestes que pudieran ocasionar una hecatombe mundial, incluso el fin de la especie humana como ya sucediera con los dinosaurios hace 65 millones de años. Cada vez son más sofisticados los instrumentos diseñados para su localización, y cada vez son descubiertos un mayor número de asteroides peligrosos para nuestro planeta.

Ha sido la misión NEOWISE (NASA) que ha descubierto 40 objetos próximos a la Tierra, ocho de ellos clasificados como potencialmente peligroso (PHA) debido a su tamaño y órbitas que los acercarían a nuestro planeta.

Igualmente se han etiquetado otros 245 objetos previamente conocidos, descubrió tres cometas nuevos y observó treinta y dos, uno de ellos el reciente Lovejoy o C2014Q2, el cometa más brillante.

NEOWISE es un telescopio espacial de la NASA dedicado a buscar asteroides y cometas. Tiene la capacidad de ver la luz infrarroja que permite ‘observa’ la huella térmica de los asteroides, ello posibilita que se conozca con más exactitud sus dimensiones. Los datos se relacionan, y combinan, con un telescopio óptico de luz visible. Todo ello ayuda a los científicos a conocer mejor la composición de los objetos observados.

Uno de los terrores de nuestra Humanidad es la llegada de un “visitante” rocoso del Universo y que colisione contra la Tierra; el mismo fin que tuvieron los dinosaurios y que originó la vida ancestral de la especie humana podría estar reservado al propio ser humano.

Así la NASA confirmó que un asteroide, de un tamaño suficiente como para aniquiliar la Tierra, se encuentra en rumbo de colisión teniendo como fecha de impacto el mes de marzo del año 2080.

No es la primera información al respecto que sirve la Agencia Espacial estadounidense pues ha identificado cerca de 10.000 objetos susceptibles de colisionar contra nuestro planeta entre asteroides y cometas.

De esos 10.000 objetos peligrosos sólo un 10% tienen un tamaño peligroso para la vida si impactara con la Tierra.

E asteroide identificado como 1950 DA podría colisionar con la Tierra el 16 de marzo 2080 con una probabilidad máxima de 1 en 300. Con “tanto” tiempo por delante es posible que cualquier factor desvíe al asteroide y no quede más que en una falsa alarma o que el llamado “efecto Yarkovsky” lo varie de rumbo y que es una fuerza pequeña pero importante que actúa sobre los asteroides, creado por la emisión térmica.

La potencia de impacto sería el equivalente a medio millón de megatones y devastaría un radio de 160 kilómetros a la redonda creando además una nube de polvo atmosférico, y efectos secundarios por los residuos. El sol quedaría cubierto y su efecto sería muy grave sobre la vida en el planeta.

Si impactara en alguno de nuestros océanos levantaría una ola de varios miles de metros de altura, una mega Tsunami (ola gigante) que nos arrasaría. La devastación sería total y se produciría el equivalente a un “invierno termonuclear” en el que perecerían casi todas las criaturas vivas que hoy lo pueblan. Una nube de polvo cubriría de partículas nuestra atmósfera produciendo una oscuridad total, los rayos solares no pasarían, el calor se perdería así como las cosechas, los alimentos, la cadena alimenticia y el hombre.

Clark Chapman del Instituto Científico de San Antonio afirmó que “podría estar acercándose un asteroide mortal para nuestra Humanidad en estos momentos y no nos daríamos cuenta...” Prueba de ello es el asteroide 1989FC de 500 metros de diámetro y un peso aproximado de 50000 millones de toneladas de peso que viajaba a 70000 kms/h y que pasó por el mismo punto en el espacio que la Tierra con una diferencia de sólo 6 horas...¡Casi en rumbo de colisión sin ser detectado!

Actualmente existe una escala denominada como la “Escala de Turín” en la que con valores del 0 al 10 se puntúa la probabilidad de impacto de uno de estos errante cuerpos espaciales, el valor 10 simboliza el daño total con una probabilidad de intervalo mayor de 100000 años.

Algunos de los últimos asteroides descubiertos son el 2002NY40 y 2002NT7, ambos de dimensiones capaces de provocar una catástrofe más que probable. El primer asteroide es sólo ligeramente menor que el Hermes, que también se acercó en 1937, aunque a una distancia mayor: aproximadamente de 700.000 kilómetros y su máximo acercamiento lo realizó a la con nuestro planeta el 19 de Agosto de 2002 pudiendo ser contemplado “nítidamente” con unos simples prismáticos, de haber chocado hubiera liberado el equivalente a una explosión de 200.000 megatones de TNT, doscientas veces más que la suma de todo el arsenal nuclear del mundo. Incluso al segundo de ello se le llegó a poner fecha de impacto con la Tierra: el 1 de Febrero del 2019... Afortunadamente se reevaluaron los cálculos y la probabilidad de impacto se vio disminuida en una contra seis millones. Pero no por ello hemos de dejar de preocuparnos, el peligro puede llegar desde fuera, desde el espacio, desde los confines del Universo y mañana puede ser tarde para reaccionar.

La Sociedad Astronómica de España y América llamó a la calma y ha afirmó tranquilizadoramente que "lo más probable es que la historia de la Humanidad siga teniendo otras amenazas de supervivencia, más preocupantes por su mayor frecuencia, y que en los próximos 1000 años no suceda casi nada por causa de los meteoritos". Aunque esta afirmación no la pueden sostener con seguridad...


Consultorio financiero en El Correo de Andalucía Edictos en El Correo de Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016