jueves, 26 noviembre 2020
18:47
, última actualización
Ciencia

Objetos que desafían a la Ciencia

Van desde los simples restos arqueológicos a los considerados como malditos y para los que esa misma Ciencia no tiene una explicación

19 nov 2020 / 04:00 h - Actualizado: 19 nov 2020 / 04:00 h.
"Libros","Arte","Historia","Ciencia","Medicina","Universidad","Historia","Tradiciones","La Biblia","Laboratorios"
  • Piedras de Ica. / El Correo
    Piedras de Ica. / El Correo

Quiero hacer un repaso, con todos los lectores, de algunos de los objetos considerados imposibles para la Ciencia. Objetos que, por su alta extrañeza, suponen todo un desafío y que van desde los simples restos arqueológicos a los considerados como malditos y para los que esa misma Ciencia no tiene una explicación.

EL SER DE ATACAMA

El ser fue encontrado en 2003 en el desierto chileno de Atacama, y ha generado un torrente de comentarios y teorías en todo el mundo. Algunos científicos aseguran que es un humano con algún tipo de mutación y otros creen que podría ser del esqueleto de un alienígena. Los últimos análisis llevados a cabo por los expertos de la escuela de medicina de la Universidad de Stanford han determinado que los restos del llamado “Ser de Atacama” eran de un humano con algún tipo de mutación que llegó a vivir unos ocho años. Los expertos no se ponen de acuerdo pero nuestra enigmática recreación a tamaño original es de lo más inquietante.

LAS PIEDRAS DE ICA

Son una colección de piedras del tipo andresita procedentes de Perú. Estas piedras se caracterizan por estar decorada con supuestos antiguos dibujos de dinosaurios y artefactos tecnológicos avanzados, conviviendo con el ser humano. Los estudios científicos nunca han determinado la procedencia de las piedras de los estratos originales, ni han detectado señales de antigüedad en las marcas, lo que sería normal tras miles de años. El doctor Javier Cabrera Darquea recopiló durante su vida todo un museo formado por miles de estas interesantes piedras que son un desafío a la Ciencia.

IDOLO PRECOLOMBINO

Fue como un canto de sirena que recorrió el mundo antiguo. En lo más hondo de los reinos de Perú, Ecuador y Colombia existía un reino fabuloso llamado “El Dorado”. Miles de personas dieron su vida atravesando las cuencas amazónicas, arrebatados por el misticismo y la codicia, con el fin de descubrir esa Atlántida de oro llena de prodigios. Un mundo gestado por los dioses. Con el paso del tiempo se comprobó que las culturas más antiguas del continente veneraban a ídolos llegados del cielo con resplandecientes trajes de oro... y en su honor diseñaron, crearon y escondieron en los más remotos parajes, seres sagrados como éste. Un emisario de un viejo sueño cegador que aún deslumbra a los muchos buscadores que aún creen en El Dorado...

LA CALAVERA DE CRISTAL

Los cráneos de cristal son unos cráneos tallados en cuarzo transparente o lechoso, conocido en la historia del arte como “cristal de roca”, cuyos supuestos descubridores afirman que son artefactos mesoamericanos precolombinos. Las leyendas sobre cráneos de cristal con poderes místicos forman parte de la mitología y el mundo espiritual de los indígenas mesoamericanos o de otros amerindios. Las calaveras de cristal no están realizadas con ningún artefacto mecánico con lo que su realización habría sido de un trabajo constante (día y noche) durante 300 años. Se ha afirmado que varios cráneos de cristal son de origen precolombino, siendo habitualmente atribuidos a los aztecas o mayas. El arte mesoamericano tiene numerosas representaciones de cráneos siendo el más conocido este de Mitchell-Hedges.

AVION PRECOLOMBINO

En el museo del Oro de Bogotá se encuentra una de las colecciones de piezas más curiosas de toda la época precolombina. Entre valiosos collares, brazaletes, pulseras, figuras y otros ornamentos de oro se distingue especialmente un conjunto de ornamentos religiosos, tal y como han sido catalogados por los arqueólogos, con formas de pájaro, mariposa, pez volador, pero lo cierto es que su forma y aerodinámica nos recuerda formas que nada tienen que ver con la naturaleza. Estos ornamentos fueron encontrados en diferentes tumbas, como parte del ajuar funerario, y son atribuidos en su mayoría a la cultura Tairona que forma parte de las conocidas culturas del oro.

HUEVO DEL MUNDO DOGÓN

En 1931 el antropólogo francés Marcel Griaule visitó por primera vez a esta tribu, descubriendo que en sus tradiciones más sagradas y secretas se hablaba de una estrella compañera de Sirio, a la que llamaban “Po Tolo”, y de la que sabían que tarda cincuenta años en completar una órbita en torno a ésta y que, además, es extraordinariamente densa, lo que es rigurosamente cierto. Por si esto fuera poco, los Dogones sabían de la existencia de una tercera estrella a la que laman “Emme Ya” (y que corresponde a la recién descubierta Sirio C), de la que dicen es “cuatro veces más ligera que Po Tolo aunque tarda el mismo tiempo que está en completar su órbita alrededor de Sirio A.

LA PIEDRA DE NEWARK

Los libros históricos de la Biblia relatan que los asirios deportaron a diez de las doce tribus que formaban el pueblo hebreo cuando invadieron el reino de Israel entre el 724 y el 721 a. C. Nadie sabe qué hicieron esas diez tribus, y desde la antigüedad hasta el siglo XIX, numerosos viajeros declararon haberlas encontrado. En este caso, se expone este objeto religioso con inscripciones en hebreo, contando historias bíblicas, encontrados en un entierro indígena precolombino, lo que sustenta la existencia de tribus perdidas de Israel en el continente americano.

ESFERAS DE KLERKSDORP

Aparecieron en una mina en Sudáfrica. Son unas esferas perfectas, por lo que algunos creen que no son fruto de un capricho natural. Entre sus componentes se encuentra el níquel y la pirofilita, los cuales no se producen naturalmente. Son huecas y presentan unas líneas perfectamente grabadas y alineadas a su alrededor, pero lo más sorprendente es su datación, ésta es de 2,800 millones de años, lo cual nos deja muy poco margen para especular quien pudo fabricarlas o dejarlas allí.

LA MAQUINA DE ANTIKHITERA

El mecanismo de Anticitera se cree que puede ser una calculadora mecánica antigua de bronce diseñada para prever la posición del Sol, la Luna y algunos planetas, permitiendo predecir eclipses. Está cubierto de signos e inscripciones astronómicas en griego antiguo, dialecto corintio-siracusano, y fue descubierto en los restos de un naufragio cerca de la isla griega de Anticitera, entre Citera y Creta. Se cree que data del 87 a. C.

LAS PIEDRAS DEL CIELO

En 1990, un tipo raro de piedra azul fue descubierto por el geólogo y arqueólogo Angelo Pytoni duratne una de sus excavaciones arqueológicas en Sierra Leona, África Occidental. Envió a la misteriosa piedra para que la investigaran en varios laboratorios de la Universidad de Ginebra, la Universidad de Roma, Utrecht, Tokio y Friburgo. Todos los expertos dicen lo mismo; que la piedra azul no existe porque ni siquiera es similar a la de cualquier tipo de roca conocida en la naturaleza de este planeta. Por lo tanto, debe ser una piedra artificial. Dado que, la piedra es azul con finas venas blancas, que se llama “Skystone” o “piedra del cielo”. Su composición se encontró que era más del 77% oxígeno, junto con trazas de carbono, silicio, calcio y sódio.

PIEDRA MARCIANA DE “SANMARTIN”

El 17 de noviembre de 1954, A.Sanmartin paseaba por el puente de los Franceses, en la ciudad de Madrid, cuando un hombre enfundado en un traje de vuelo plateado y sin costuras le da una misteriosa piedra con unos signos grabados. Nada se sabe sobre esos signos, ni si queira sobre la forma en la que han quedado grabado. La datación tampoco parece correcta por encontrarse dificultades a la hora de realizarla con los medios técnicos actuales. Es todo un enigma para la ciencia.


Consultorio financiero en El Correo de Andalucía Marcaje al Empresario en El Correo de Andalucía Edictos en El Correo de Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016