Un Betis casi de Champions en la segunda vuelta

El mal principio (dos derrotas seguidas) y el mal tramo final (un punto de nueve) no empañan una segunda ronda en la que el conjunto verdiblanco ha conseguido 33 puntos. Es el quinto mejor equipo de la Liga entre las jornadas 20ª y 38ª

21 may 2018 / 07:00 h - Actualizado: 21 may 2018 / 18:13 h.
"Real Betis","Quique Setién"
  • Quique Setién y Sergio León se abrazan durante un entrenamiento en el estadio / Manuel Gómez
    Quique Setién y Sergio León se abrazan durante un entrenamiento en el estadio / Manuel Gómez
  • Un Betis casi de Champions en la segunda vuelta

El Betis puso en Leganés el punto final a una temporada sin duda exitosa, porque su retorno a las competiciones europeas después de un lustro de ausencia no puede ser calificado de otra manera, aunque la recta final del campeonato ha distado mucho de ser el broche que se merecía un curso así. Desde que se aseguró como mínimo la séptima plaza con la victoria ante el Málaga, el conjunto verdiblanco sólo sumó uno de los nueve últimos puntos en juego porque perdió dos de esos encuentros y empató el derbi, que de paso le valió para garantizarse el sexto puesto. Dicho lo cual, ese muy mejorable final del ejercicio no estropea una segunda vuelta que durante ocho jornadas fue un esprint imparable hacia los puestos europeos. Esa segunda ronda, de hecho, fue casi de Champions.

La temporada del Betis se puede dividir en varias partes. El tramo inicial sirvió para despertar la ilusión de una afición que se temía otro año de indiferencia clasificatoria después de perder en los dos primeros viajes (Barcelona y Villarreal) pero que se vio gratamente sorprendida por una primera racha de tres victorias consecutivas (2-1 al Deportivo, el 0-1 del Bernabéu y 4-0 contra el Levante) que colocó al equipo en el sexto puesto. El inmediato 3-6 frente al Valencia fue el primer aviso de un cambio de aire que desembocó en aquella serie de seis jornadas sin ganar (2 puntos de 18) en la que también debe insertarse la eliminación copera. Esa crisis de resultados y dudas sobre la filosofía de Setién fue zanjada por el Betis en Málaga (0-2), aunque el año terminó con otra derrota, frente al Athletic en casa (0-2).

Entonces empezó 2018 y se jugó el derbi del 3-5. Ese fue uno de los grandes puntos de inflexión del campeonato para el Betis, que confirmó el viraje con un sufrido triunfo sobre el Leganés (3-2) y, después de dos meses sin rondar la zona noble, volvió a ser séptimo. En las dos jornadas siguientes perdió ante el Barcelona y el Celta. Después enlazó otro seis de seis que coincidió con el fichaje de Bartra y la irrupción de Loren y Junior (Villarreal y Dépor), también fue goleado por el Real Madrid y pasó por un pequeño bache ante la Real y el Valencia (1 punto de 6).

UNA RACHA HISTÓRICA

Hasta ahí, la segunda vuelta parecía la continuación de la primera, pero la visita al Alavés (1-3) acabó de abrir los cielos del beticismo y esa racha para la historia: seis triunfos seguidos, siete en ocho jornadas, 22 puntos de 24 y seis choques consecutivos sin encajar un gol. El Betis pasó de la décima a la quinta plaza. En el tramo final, con una ventaja cómoda sobre el séptimo y el octavo, se dejó ir un poco, pero ese punto en el segundo derbi le valió para ser sexto. Y para firmar una segunda vuelta casi de Champions. De hecho, el Betis sería quinto en ese parcial, además con los mismos puntos (33) que el Valencia, cuarto, y sólo cuatro menos que el Atlético.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla