domingo, 16 enero 2022

«Hablé con Willy para que vuelva un año más, no está descartado»

En el descanso vacacional en su pueblo de La Mancha, el técnico reflexiona sobre la temporada de un club que libra una batalla existencial. Está convencido de que habrá futuro y en su cabeza ronda ya una idea de equipo

27 jun 2015 / 00:14 h - Actualizado: 27 jun 2015 / 00:20 h.
"Liga ACB","Baloncesto Sevilla","Luis Casimiro"
  • Luis Casimiro, entrenador del CB Sevilla. Foto: Manuel Gómez
    Luis Casimiro, entrenador del CB Sevilla. Foto: Manuel Gómez

Es el vecino famoso de Villamayor de Calatrava, donde estos días pasa unos días de descanso Luis Casimiro. Por la calle, sus paisanos le felicitan por su trabajo en Sevilla, donde espera volver a mediados de julio para formalizar un nuevo contrato. Si ese deseo se convierte en realidad significará también que Baloncesto Sevilla, o como quiera que se llame el club del San Pablo, habrá superado la peor situación institucional de sus 30 años de historia. El entrenador manchego cree en la supervivencia del club, primero, porque forma parte de un positivismo que no ha dejado de cultivar desde que puso un pie en San Pablo; y segundo, porque el presidente, Fernando Moral, aunque «no me ha contado ninguna información concreta sobre las negociaciones, sí me transmite optimismo. Está trabajando y tengo plena confianza en él, creo que se conseguirá».

—Días de descanso después de una temporada intensa.

—Pues sí, entre amigos, con la familia, con los ecos de la buena segunda vuelta de la temporada. En este lugar me encuentro con gente que me conoce de otra manera, el trato es más cercano, más cariñoso. Los amigos siguen mi trayectoria siempre y conocen cómo me ha ido en Sevilla, claro. Tengo tiempo también para seguir con mis rutinas de hacer carrera continua, juego a pádel, es importante mantener la forma porque un entrenador lo necesita también para ayudarte a estar mentalmente bien, en disposición positiva. Y luego, claro, sigo la actualidad del CB Sevilla, del baloncesto, veo partidos, analizo algunos, eso siempre.

—¿Autoanaliza las decisiones que ha tomado en los partidos?

—Sí, creo que es importante pararse en detalles, analizar situaciones del juego, tanto ofensivas como defensivas, y qué decisiones tomas. A lo largo del año es como una rutina, los primeros días de la semana diseccionamos en vídeo situaciones de nuestro equipo, y en los siguientes ya nos centramos en el rival. Javi Carrasco llega con el scouting, saca mucha información, monta los vídeos con lo que yo pretendo...en este nivel de baloncesto, todos los entrenadores somos muy meticulosos, requiere de dedicación, y sobre todo rigor. Son muchas horas y cuando ves que ese trabajo se refleja en la mejora de tu equipo, cómo va creciendo, es muy gratificante.

—Y que la idea del entrenador y el método encaje tan rápido como en Sevilla...

—No sólo fue muy acorde desde el principio, sino que incluso los jugadores superaron las expectativas, teniendo en cuenta que el nivel de exigencia por mi parte siempre ha sido alto. Hay temporadas que la propuesta no encaja y entonces seguro que vas a tener dificultades.

—Algo así como lo que le ocurrió a Scott Roth. ¿Qué se puede hacer en ese caso?

—Ir cambiando y adaptarla a lo que te da el equipo. Siempre digo que si tienes limones puedes hacer limonada, y si tienes naranjas, naranjada, eso no quiere decir que no seas fiel a unas ideas, a tu estilo. Eso sí, a veces no es fácil adaptar la propuesta y las temporadas se complican.

—¿Podría encontrar algo, en ese análisis, que cambiaría de este tramo tan exitoso con el CB Sevilla?

—Realmente no, porque aunque es verdad que hubo un par de partidos que no competimos, ante Murcia y Andorra, forma parte de lo que puede ir sucediendo en una temporada, porque la actitud de los jugadores siempre fue buena, todo el mundo remando en la misma dirección, y en una situación muy difícil porque había que ganar siempre sí o sí. Estábamos últimos, en el primer partido ya con la posibilidad de colocarnos a cuatro victorias de la salvación. Aquello de Andorra nos afectó, pero al final ganamos 9 partidos de 16. Este trabajo en Sevilla está a la altura de los mejores éxitos de mi carrera. Así lo considero.

—La salvación también consiguió para Valladolid, un club que está en vías de desaparición. El CB Sevilla está como está y muchos otros clubes no mucho mejor.

—El modelo de negocio tiene que cambiar. Antes había mucho apoyo institucional, y ahora es difícil encontrar una subvención. Había muchos sponsors de empresas de la construcción, y han desaparecido. Hay que buscar fórmulas de autofinanciación, y que los profesionales de los clubes logren generar lo que ese club necesita, en la línea de austeridad que requieren los tiempos. El baloncesto ha vivido por encima de sus posibilidades.

—Hay banquillos ACB que se están moviendo. ¿Le han llegado ofertas que pueda contemplar o esperará a ver qué ocurre con el CB Sevilla?

—Ya dije que mi prioridad es seguir en Sevilla pero mis agentes, lógicamente, se están moviendo. Están haciendo su trabajo y no estoy preocupado. Estoy disfrutando del éxito deportivo logrado, aún es pronto. Me gustaría estar en un sitio donde me sienta querido, y en Sevilla así ha sido. Hay un buen equipo de trabajo e implicación de la gente, que ha demostrado que sienten el club, que les importa. No en todos sitios es así.

—Aunque todo está parado a la espera de saber si el club sigue adelante, alguna decisión de planificación deportiva sí han tomado. ¿Le preocupa el retraso que pueda generarse en la construcción del equipo?

—Tarde no vamos realmente todavía. Ahora el mercado se mueve en unos niveles en los que nosotros no podemos entrar. Vamos a tener un presupuesto reducido y lo que ahora vale 100 después costará 60. Las decisiones que sí he hablado con José Luis Galilea y el presidente fueron la renovación de Radicevic y que Byars no continuara. Luego hay jugadores que acaban contrato y en el caso de Balvin, por ejemplo, tiene ofertas que nosotros no podemos igualar.

—¿Le gustaría seguir contando con Berni Rodríguez?

—Me gustaría mantener un núcleo, y dentro de él a gente experta como Berni y también a Kirk Penney, si es posible, junto a Radicevic y Oriola. No me hubiese importado que Woodside también siguiese, pero tenía una buena oferta desde hace meses. Si pudiésemos partir de un núcleo de cuatro o cinco jugadores estará bien.

—¿Y la posibilidad de apostar fuerte por Willy Hernangómez, si finalmente no se queda en el Real Madrid ?

—Antes de que se fuera de vacaciones hablé con él para que contemplara esa opción. Quiere jugar en el Madrid pero, aunque me meta en algo que no me corresponde, si amplía su vinculación con el Madrid, creo que jugar un año más en Sevilla le vendría bien para seguir creciendo. Conoce el club, sabe que tendremos un buen grupo, buen ambiente. Todo dependerá de si el Madrid quiere que juegue ya con ellos.

—¿Le recomendaría a Diego Gallardo que buscara minutos en otro equipo? Creo que acabó enfadado el último día por no tener minutos ante el Joventut.

—A Diego este año, aunque no haya jugado, le ha debido de servir de master del baloncesto profesional. Sólo con entrenar con estos compañeros le ha servido mucho. Dependerá de la contrucción del equipo, pero si puede tener minutos de calidad en un equipo de LEB para luego recuperlo en los próximos años puede ser bueno para él y para el club. Debe quedarse con lo positivo. Ante el Joventut queríamos acabar bien después de todo el sufrimiento. Y el partido se complicó. Tal vez fue fallo mío. Pero debe saber que muchos jugadores pagarían por estar en su situación. La idea es tener diez jugadores profesionales y que chicos de la cantera ocupen las fichas 11 y 12.

—Su relación con José Luis Galilea, en este tiempo ¿cómo ha sido?

—Una relación de trabajo. Hemos tenido un par de conversaciones profundas, nos sentamos, hablamos, y todo normal.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla