sábado, 04 julio 2020
22:06
, última actualización
Coronavirus

Ayudar a que las entidades sociales puedan dar una segunda oportunidad

Mercadona ha entregado en lo que va de 2020 más de 128 toneladas de alimentos de primera necesidad en la provincia de Sevilla.

Juanmi Vega @Juanmivegar /
05 jun 2020 / 05:00 h - Actualizado: 05 jun 2020 / 05:00 h.
"Solidaridad","Mercadona","Coronavirus"
  • Ayudar a que las entidades sociales puedan dar una segunda oportunidad

El coronavirus ha dado color a una imagen en blanco y negro que muchos pasaban por alto. Las familias que no pueden llegar a cubrir sus necesidades básicas se han multiplicado como la espuma y la ayuda altruista de instituciones y personas se hace, aún más si cabe, indispensable para que nadie se quede atrás.

En este 2020, Mercadona ha ayudado con más de 128 toneladas de alimentos que han sido repartidos en la provincia entre el Banco de Alimentos de Sevilla, comedores sociales y otras entidades sociales.

«Mercadona colabora con el Banco de Alimentos de Sevilla y seis comedores sociales, a los que agradecemos enormemente su trabajo y esperamos que con nuestra ayuda podamos contribuir a su desarrollo y a su día a día» explica Nacho González, Director de Relaciones Externas de Mercadona en Sevilla capital.

Desde el supermercado Mercadona de Perafán de Ribera se suministra diariamente alimentos al comedor social de la Plaza del Pumarejo. Justo antes de la apertura de sus puertas para el público general, David Bernal, trabajador del supermercado, entrega varias cajas de productos frescos y de proximidad para ayudar a que las Hijas de la Caridad puedan alimentar a las más de 300 personas que cada día comen allí.

David explica que «llevamos muchos años colaborando con el comedor del Pumarejo donando productos frescos y de proximidad. Como trabajador de Mercadona, me siento muy orgulloso de pertenecer a una empresa que colabora con la sociedad de esta forma».

Una vez llegan los productos al comedor social del Pumarejo y junto a muchos otros que llegan también gracias a otras donaciones, las hermanas se ponen manos a la obra para que todo el mundo tenga su ración de comida diaria.

Sor Esperanza es la madre superiora de la congregación. Todos los días ve desfilar a multitud de personas que no tienen recursos para hacer frente a lo más básico. «Estamos atendiendo a una media de 300 personas todos los días que se llevan la comida porque, por la situación que atravesamos, el comedor está cerrado. También ayudamos a 400 familias que necesitan productos básicos para el día a día, como pañales o detergente».

El coronavirus ha afectado significativamente a la economía y en el comedor del Pumarejo han notado un aumento de las personas que llegan pidiendo ayuda. «Viene gente nueva. Muchas familias estaban esperanzadas con cobrar los ERTE (Expediente de Regulación Temporal de Empleo), no lo han cobrado y no tienen para comer. El perfil de los nuevos usuarios es el de un trabajador normal, que vive al día y que ahora no tiene para nada» explica Sor Esperanza.

«Ellos te quitan todos los problemas y los pensamientos que tienes. Te tienes que lanzar a ayudar. Parece mentira que a estas personas con tantas necesidades les invada esa alegría y ese bienestar que manifiestan. Esa alegría hace que muchos vecinos vengan a ayudarnos. Cuando lo piensas es fuerte, porque crees que deberían de tener una oportunidad, pero la alegría de ellos te invade el corazón» comenta la hermana superiora de las Hijas de la Caridad.

Esta labor desinteresada que se realiza en el comedor del Pumarejo se facilita con la ayuda que presta todos los días Mercadona. «Todo lo que entre favorece a los pobres. Mercadona nos manda productos frescos y que tienen una fecha de caducidad larga que permite a las familias llevárselo cuando ellos puedan venir a recogerlo. Están volcándose con nosotros» asegura sor Esperanza.

Banco de Alimentos de Sevilla

El Banco de Alimentos de Sevilla cumple un cuarto de siglo siendo más necesario que nunca.

«En estos días, el Banco de Alimentos es más que necesario y estamos redoblando esfuerzos. Hay dos elementos importantes, como son las dificultades para el movimiento y el número de beneficiarios a los que tenemos que atender, que está creciendo de una manera muy significativa. Eso condiciona mucho nuestro trabajo» explica Agustín Vidal-Aragón de Olives, presidente del Banco de Alimentos de Sevilla.

Para poder atender a las miles de personas y a las entidades con las que colabora el Banco, la ayuda de empresas y particulares es indispensable. «Mercadona nos ha estado ayudando desde que empezó la pandemia de una forma recurrente. Entre marzo y mayo hemos entregado casi dos millones de kilos de alimentos y sin la ayuda de empresas y particulares nos hubiese sido imposible haber entregado las cantidades que hemos entregado y que han hecho posible que muchas personas en emergencia alimentaria hayan podido satisfacer sus necesidades más básicas» comenta el presidente.

Son muchas las personas que viven gracias a la ayuda que prestan estas instituciones y que va más allá de donar alimentos para que puedan comer. Les brindan una segunda oportunidad cuando más lo necesitan.


Consultorio financiero en El Correo de Andalucía Marcaje al Empresario en El Correo de Andalucía Edictos en El Correo de Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016