Menú
Pasajes de la historia de Sevilla

¿Sabes que sorprendente hecho trágico ocurrió en la calle Cruz de las Tinajas?

Sevilla está llena de rincones bellos y evocadores así como de historias eternas que dan forma a sus leyendas, muchas de ellas siempre entre la realidad y la ficción de hechos que esconden el germen de la verdad, la semillas de hechos ciertos aunque, quizás, un poco idealizados para resaltar determinados valores convenientes que deben dejar este tipo de relatos.

29 jul 2022 / 05:53 h - Actualizado: 28 jul 2022 / 10:54 h.
"Pasajes de la historia de Sevilla"
  • ¿Sabes que sorprendente hecho trágico ocurrió en la calle Cruz de las Tinajas?

Una de esas historias eternas es el de Doña Leonor Dávalos. Para muchos su nombre, tal vez, no diga nada pero es modelo importante de conducta y, posiblemente, todo un ejemplo a seguir en una sociedad, la del siglo XXI, con tantos valores perdidos.

Así tenemos que retroceder varios siglos atrás para conocer a un personaje de noble estirpe, su nombre era don Alonso de Guzmán, que fuera hijo de aquel histórico personaje apodado «El Bueno». Aquel que entregó su puñal a los musulmanes para que fuera el acero cristiano quién acabara con la vida de su hijo -que estaba retenido por estos- y no una daga árabe. El problema es que don Alonso de Guzmán no sentía ninguna simpatía por su rey, Pedro I «El Cruel» o «El Justiciero», dependiendo de en qué lado se miren sus acciones, si amigo o enemigo, era el año 1367.

Así en esos juegos de poder y conspiración vino a suceder algo terrible. Como producto se todas las intrigas palaciegas la esposa de don Alonso de Guzmán fue detenida. Se llamaba doña Urraca Ossorio, y por ser la principal señalada en un caso de conspiración contra el rey fue juzgada y condenada a muerte. Tal vez tras ella se escondía la figura de otros conspiradores de más elevado rango.

La ejecución sería lo más rápidamente que fuera posible, se trataba de dar ejemplo a todos los que se atrevieran a conspirar, y tendría lugar en la zona de la Laguna de las Cañaverías, el emplazamiento por donde pasaba el Guadalquivir y que tras ser desviado su curso por los visigodos dejó como vestigio del mismo un espacio pantanoso en la zona de la Alameda de Hércules. Así, al final de la calle Pedro Niño con la calle Cruz de las Tinajas, era el punto marcado para la ejecución.

Así, aquella mañana el alguacil dio la orden de encender una pila de leña que formaba la pira de la hoguera donde iban a ser quemados todos los culpables. Era una época en la que a los malhechores y conspiradores se les incineraban, quemados hasta quedar reducidos a ceniza. Una fila de condenado apareció, la muchedumbre jaleaba su muerte. Fueron subidos a la pira donde se atarían a un poste. Un verdugo se acercó a la leña seca y metió una antorcha por diferentes puntos avivando las llamas que, pronto, comenzaron a subir.

Doña Urraca Ossorio movía la cabeza, trataba de respirar aire, de no mirar a su cruel destino. En un momento una bocanada de aire le levantó la falda dejando al descubierto sus piernas, sus muslos y zonas más íntimas. La gente rugió, los sátiros disfrutaban... Era todo un espectáculo que reunía a cientos de personas que, a falta de mejor ocupación, eran el público de este tipo de ejecuciones.

¿Sabes que sorprendente hecho trágico ocurrió en la calle Cruz de las Tinajas?

Pero entre los asistentes se encontraba una joven protegida de la familia de los Guzmanes, una joven llamada doña Leonor Dávalos, que sufría por su señora, y no pudiendo resistir aquella vergüenza de ver como se le levantaba la falda a doña Urraca pues saltó a la hoguera a tomar la falda de esta y evitar aquella deshonra. Las llamas la alcanzaron y salió ardiendo su ropa y ella misma.

Doña Leonor Dávalos estaba condenada sin haber hecho nada, murió junto a su señora en un gesto temerario que deja a las claras un valor inherente en ella: la gratitud y, a la vez, la enorme lealtad que sentía por aquella persona que la había cuidado y protegido en su propia casa y que se veía ahora abocada a una muerte infame y terrible. Ella eligió morir de esa forma por honrar a su señora, nada más hermosa y, a la vez, tan incomprensible.

Cuando todo acabó, siendo la familia partícipe de lo ocurrido, quisieron que doña Urraca Ossorio y doña Leonor Dávalos, compartieran el mismo sepulcro que hoy se puede visitar en uno de los laterales de la iglesia de un edificio vinculado a los Guzmanes: el monasterio de San Isidoro del Campo, en la localidad de Santiponce, a pocos kilómetros de Sevilla. Ese sería el noble gesto de la familia hacia esta noble joven que demostró su lealtad a costa de su propia vida.

En su tumba se puede leer la siguiente inscripción:

“AQUÍ REPOSAN LAS ZENIZAS DE DOÑA URRACA OSORIO DE LARA MUJER DE DON JUAN ALONSO PEREZ DE GUZMÁN ILLMO SEÑOR DE SAN LUCAR. MURIO QUEMADA EN LA ALAMEDA DE SEVILLA POR ORDEN DEL REY DON PEDRO EL CRUEL POR LE QUITAR LOS TESOROS E RIQUEZAS. TAMBIEN SE QUEMO CON ELLA PORQUE NO PELIGRASE SU HONESTIDAD LEONOR DÁVALOS LEAL CRIADA SUIA. AÑO 1367”.

Si pasea por la zona de la Alameda de Hércules podrá ver que en la zona de la ejecución hay una cruz y en la base de la misma una tinaja, se trata de la calle Cruz de la Tinaja y del sitio donde ocurrió esta hermosa y dolorosa leyenda que es una realidad.

Valores perdidos que en esta historia se ponen de manifiesto, quizás a nuestra sociedad de hoy le hicieran falta un poco de ellos y recobrar un espíritu que parece perdido aunque tratándose del ser humano todo es posible. Nunca está de más mostrar la gratitud y mucho menos ser leal a una persona o, lo que es más importante, a los valores que tiene.


Revista Escaparate Empleo en Sevilla Más seguros Edictos