miércoles, 20 noviembre 2019
19:01
, última actualización

La Semana Santa más vallada de la historia

Será difícil borrar del disco duro algunas de las desoladoras estampas de cofradías discurriendo por calles solitarias, exigencias del nuevo plan de seguridad

01 abr 2016 / 21:17 h - Actualizado: 01 abr 2016 / 23:38 h.
  • Daoíz, desértica. Así transcurrió el cortejo de la Primitiva por la calle Daoíz, nuevo punto de su itinerario. / José Luis Montero
    Daoíz, desértica. Así transcurrió el cortejo de la Primitiva por la calle Daoíz, nuevo punto de su itinerario. / José Luis Montero
  • Resurrección. ¿Pasará mucho tiempo en que La Resurrección vuelva a plantarse salir de mañana? / Manuel Gómez
    Resurrección. ¿Pasará mucho tiempo en que La Resurrección vuelva a plantarse salir de mañana? / Manuel Gómez
  • Los Estudiantes. La cofradía universitaria celebra elecciones en junio con un único candidato, Jesús Resa. / Manuel Gómez
    Los Estudiantes. La cofradía universitaria celebra elecciones en junio con un único candidato, Jesús Resa. / Manuel Gómez
  • Consejo. Joaquín Sainz de la Maza ha dado pistas sobre su alineación de delegados de día. / Manuel Gómez
    Consejo. Joaquín Sainz de la Maza ha dado pistas sobre su alineación de delegados de día. / Manuel Gómez

La Semana Santa, cierto es, necesitaba de un tratamiento de choque en materia de seguridad para rescatarla de esa peligrosa espiral de degradación, incivismo y nulo respeto a los cuerpos de nazarenos en la que se hallaba envuelta en los últimos años. Esta semana lo reconocía el delegado de Seguridad y Fiestas Mayores, Juan Carlos Cabrera: «Si no tomábamos estas medidas, nos cargábamos la Semana Santa». Las botellonas del año pasado en la misma Cuesta del Bacalao o en las Setas, la intolerancia de quienes se apoltronan en sus sillitas plegables a que pase una cofradía con un cargamento de pipas Kelia y la relajación de los planes de seguridad de los últimos años –lo de la Hiniesta el año pasado en el cruce de Francos hacia la plaza del Pan fue una imprevisión policial– son los polvos de los que ahora nos llegan unos lodos en forma de vallas y más vallas en sitios estratégicos del recorrido de las cofradías y de aforamientos desmedidos, de cuya implantación, por otra parte, nada sabían las hermandades afectadas (que se lo pregunten si no, a los responsables del Silencio, cuyos nazarenos pasaron por una calle Daoíz no ya aforada, sino desierta de público). Todo sea por que se cumplieran los horarios de la Madrugá, verdadera piedra de toque de todo el dispositivo. En esta Semana Santa actual, la seguridad se ha convertido en una premisa básica por encima incluso de la estética y de la costumbre. El resultadismo se impone. Las críticas al plan de seguridad se acallan con cifras: un 60% menos de asistencias médicas que en años precedentes. Las hermandades, por lo general, están satisfechas con unas medidas que les han permitido mayor comodidad y recogimiento. Pero a quien suscribe le resulta muy difícil borrar del disco duro esas desoladoras estampas de los nazarenos de La Cena discurriendo casi en solitario por la calle Francos en medio de un «silencio sepulcral», la de la gente enjaulada tras una valla viendo al misterio de la Cena subir la Cuesta del Rosario a 20 metros de distancia o la de los primitivos nazarenos transitando por una calle Daoíz sin más eco que el de sus propios pasos. ¿Es el precio que hay que pagar para normalizar la Semana Santa? El mito de que el sevillano sabe moverse en la bulla ha pasado definitivamente a mejor vida. Es necesario reeducar a la gente en la contemplación de una fiesta que se vive por entero en la calle. No queda otra. Será cuestión de resignarse y, como dicen, de «modular» para próximos años el plan de seguridad.

La Resurrección: ¿Nuevo intento para salir por la mañana?

No pasará mucho tiempo en que La Resurrección vuelva a plantearse la posibilidad de retrasar su hora de salida a las primeras horas de la mañana del Domingo de Resurección, huyendo de esas horas de la madrugada en las que poco o nada bueno hay por las calles. Este mismo año un individuo con ganas de incordiar intentó quitarle de un manotazo el capirote a un nazareno. Después de que el cabildo general rechazase la propuesta en 2012, el compromiso de la junta que dirige Miguel Ángel Pérez era no promover más consultas sobre el particular en este mandato. Pero resulta que en junio hay elecciones, que esta junta tiene en mente repetir y que esa posibilidad sigue rondando sus cabezas. ¿Será posible el año que viene?

Elecciones al Consejo: La alineación penitencial de Sainz de la Maza

La que le adelantamos aquí es la más que probable alineación penitencial de la candidatura al Consejo de Sainz de la Maza. El ex macareno presentó en Cuaresma a los integrantes de su lista, aunque evitó encasillar a los delegados penitenciales en jornadas concretas. Sainz de la Maza ha aprovechado la Semana Santa para cumplimentar en sus templos a las hermandades, a las que ha acudido cada día acompañado de un delegado distinto, dando sobradas pistas de su alineación penitencial. Quedaría así: José Carlos Campos, ex de La Misión (vísperas); el ex soleano José Manuel Albiac (Domingo de Ramos); Francisco Javier Escudero, ex de La Sed (Lunes); Juan José Morillas, ex delegado del Sábado (Martes); el ex de Jesús Despojado Miguel Cuevas (Miércoles); José Carretero continuaría en el Jueves; el ex de la Candelaría José María Cuadro (Madrugá) ; Manuel Vicente Durán, ex de Santa Genoveva (Viernes); y Enrique Durán (Sábado Santo y Domingo de Resurección).

A paso de mudá:

1. «Pues ni Miguel Calzado ni el liberado sindical. Se busca ahora un nombre de consenso en La Lanzada y están sondeando a Antonio Carazo».

2 .Antonio Piñero ya tiene sustituto en Los Estudiantes. El actual teniente de hermano mayor, Jesús Resa, es el único candidato a las elecciones del 28 de junio.

3. Aviso para interesados. Mañana les espera en el quiosco el número especial de Más Pasión que resume esta Semana Santa. ¿Se lo van a perder?


Todos los vídeos de Semana Santa 2016