miércoles, 21 abril 2021
05:00
, última actualización

El colegio La Esperanza rescata a siete cantillaneras por el Día de la Mujer

El proyecto ‘Cantillaneras con Esperanza’ pone en valor el papel de mujeres de distintos momentos históricos como homenaje y reconocimiento a sus vidas y legados

04 mar 2021 / 08:04 h - Actualizado: 04 mar 2021 / 08:07 h.
$hmKeywords_Schema
  • Mujeres mantoneras de Cantillana retratadas por Ocaña en el mural que pintó en el colegio La Esperanza (Foto: Francisco J. Domínguez).
    Mujeres mantoneras de Cantillana retratadas por Ocaña en el mural que pintó en el colegio La Esperanza (Foto: Francisco J. Domínguez).

Es Cantillana un matriarcado en el que las mujeres determinan la vida de la localidad. Desde la herencia para pertenecer a una u otra de sus conocidas hermandades marianas de gloria al arte, la cultura o la solidaridad, pasando por el mantenimiento familiar. La herencia de muchas de estas mujeres ha quedado relegada y sin un merecido reconocimiento social. Por ello, el colegio La Esperanza ha sacado a siete mujeres de las sombras del olvido, reivindicando su papel en la historia del pueblo con motivo del Día internacional de la Mujer.

Según explica Antonio Alberto Fernández, coordinador de igualdad del colegio, el proyecto ‘Cantillaneras con Esperanza’ nace con la intención de reconocer a las mujeres a través de aquellas que han hecho “cosas importantes en el pueblo”. En una primera aproximación salieron “muchos nombres, tanto de la actualidad como del pasado”. De todas se ha seleccionado a siete, ya fallecidas, “como homenaje” y reconocimiento.

Una pintora, dos maestras y la creadora del primer taller de enrejados de Cantillana

Sus vidas abarcan la historia de Cantillana de los siglos XIX y XX. La primera de ellas es Pastora Pacheco, apodada ‘la Cordelera’ por el negocio de su familia. Pintora en el siglo XIX, se conservan sus obras – principalmente de contenido religioso – que no están firmadas al ser mujer, “ya que en aquella época lo tenían prohibido”.

Cronológicamente, la siguiente es la maestra Dolores Infante Franco (1857 – 1930). Titular de una escuela de niñas, ejerció como docente durante 25 años. Coetánea de esta fue María Antonia Fernández Olavarrieta, quien en la primera década del siglo XX abrió el primer taller de mantones y enrejados en la localidad, la producción artesanal que tanta fama ha dado al pueblo y a cuyas artífices tanto pintó Ocaña.

Otra maestra, Carmen Lafuente Tirado (1895 – 1936), forma parte de la actividad. Tras cesar como interina, se dedicó a dar clases particulares a niñas, en las que no cobraba nada a quienes no podían pagarlas. Activa republicana, fue fusilada en septiembre de 1936. Ana Solís Olavarrieta (1889 – 1969), hija de una familia acomodada y destacada de Cantillana, dedicó su patrimonio personal a ayudar a las familias más necesitadas, costeando incluso estudios y entierros.

Dos poetisas autodidactas del siglo XX

La selección se completa con dos poetisas con una biografía muy similar. Concha Caro Pérez (1911 – 1994) abandonó los estudios a los 9 años al fallecer su madre. Poetisa autodidacta, escribió principalmente poesía de contenido religioso y sobre su pueblo. Finalmente, María Solís Fernández (1930 – 2016) dejó la escuela a los 12 años para trabajar en una fábrica en Cantillana. Muy interesada en la cultura y la poesía, escribe poemas sobre su pueblo, así como canciones para el coro del que formaba parte.

El colegio La Esperanza rescata a siete cantillaneras por el Día de la Mujer
Retratos de ‘Cantillaneras con Esperanza’ hechos por los alumnos. De izquierda a derecha: Pastora Pacheco, Dolores Infante, Mª Antonia Fernández y María Solís (Fotos: CEIP La Esperanza)

Los materiales para el proyecto son propios del centro, elaborados con la colaboración del Ateneo de Cantillana, la Asociación de Mujeres Cantillaneras, el Coro Azahar, la delegación de Igualdad del Ayuntamiento e incluso familiares de las siete mujeres seleccionadas. “Es una experiencia educativa en la que estamos teniendo mucha participación. Desde el primer momento hemos contado con mucha gente que se ha implicado”.

Trabajo escolar a partir de las biografías de las mujeres

Se trata también de una propuesta novedosa para los escolares, al ser mujeres que no conocen y de las que no han oído hablar. Para valorarlas, en cada nivel se están realizando diferentes actividades, partiendo de las biografías de las siete mujeres, para que los alumnos conozcan sus vidas y sus legados.

Murales y grabaciones de poemas en infantil; noticias y un periódico sobre la apertura del primer taller de enrejado en la localidad en primero; composición de poemas tomando los de las poetisas como referencia en las aulas de tercero o reseñas de una exposición de las obras de Pacheco son algunas de las actividades propuestas. Todo ello con apoyo audiovisual y tecnológico. Para que los escolares las puedan tener presentes, los alumnos de sexto están pintando sus retratos, que se reproducirán en gran formato para exponerlos en el centro.

Se pretende que el proyecto tenga repercusión fuera del centro escolar

Es intención de la dirección del proyecto que esta experiencia tenga continuidad con mujeres de la actualidad y que no quede limitada al centro. Por ello, se pretende recopilar y exhibir todo el trabajo que los alumnos están haciendo en las aulas, aunque aún está por definir el formato, pero “que el pueblo y las familias puedan verlo”.

Del mismo modo, el colegio ha recibido una propuesta para presentar el proyecto ‘Cantillaneras con Esperanza’ en el noveno Congreso internacional de Ciencias de la Educación, coorganizado por las universidades de Granada y Vigo en España, Porto (Oporto) y Minho (Braga) en Portugal. Un congreso virtual dirigido a académicos y profesionales, investigadores y formadores, educadores y estudiantes, gestores de la educación y la psicología del desarrollo y que se celebrará en el mes de octubre.

Con todo, y gracias al colegio La Esperanza, Cantillana podrá reivindicar a partir del próximo 8 de marzo el papel protagonista de la mujer en la cultura, la sociedad y la idiosincrasia del pueblo con el empuje de siete nuevas ‘Cantillaneras con Esperanza’ rescatadas del olvido.


Edictos en El Correo de Andalucía