jueves, 23 septiembre 2021
21:10
, última actualización
Agricultura

Los regantes encuentran el apoyo de los alcaldes para pedir agua a Confederación

Los regidores de Lebrija, Las Cabezas, Marismillas y Los Palacios acompañan a los agricultores del Bajo Guadalquivir para reclamarle a la CHG un último riego clave para la comarca

Álvaro Romero @aromerobernal1 /
13 jul 2021 / 19:32 h - Actualizado: 13 jul 2021 / 19:34 h.
"Empresas","Agricultura","Construcción","Cooperativas","Coag","Sequía"
  • Los regantes encuentran el apoyo de los alcaldes para pedir agua a Confederación

La primera concentración de los agricultores de la marisma para reclamarle a la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) una dotación adicional de agua para un último riego de cultivos claves para la comarca, como la remolacha, el tomate industrial o el algodón, se ha saldado hoy con una declaración de intenciones y sin un litro de agua.

Representantes de cooperativas como Las Marismas de Lebrija y de la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) han conseguido concentrar en la sede de la CGH de la Plaza de España a cientos de agricultores empeñados en argumentar que, según el Plan Especial de Sequía de la propia Confederación, aún queda margen para conceder algo de agua, porque el umbral para entrar en situación de emergencia está en 914 hectómetros cúbicos embalsados y actualmente hay 1.736. Los agricultores han contado con el apoyo del alcalde de Lebrija, Pepe Barroso (PSOE), el de Los Palacios, Juan Manuel Valle (IU), el primer teniente de alcalde Las Cabezas, José Caballero (PSOE), y el alcalde de la ELA, Castor Mejías (IU).

Los regantes encuentran el apoyo de los alcaldes para pedir agua a Confederación


Los cuatro representantes se han reunido con el presidente de la Confederación, Joaquín Páez -después de que este lo hiciera con los propios agricultores y cooperativistas- para expresarle la problemática de sus municipios, pero, según han explicado los regidores a este periódico, la posición de la Confederación es la misma, inquebrantable: no hay agua. Incluso cuando el alcalde palaciego ha expuesto el argumento de la salinidad de las tierras de este lado del río como una vía excepcional para conceder más riego, Páez se lo ha rebatido con que en la otra margen, en Isla Mayor, por ejemplo, también hay tierras salinas y también pedirían más agua. El alcalde lebrijano ha insistido, pero se ha encontrado con la misma respuesta: que no quieren romper la unidad de cuenca, es decir, que si conceden agua para estos cultivos del Bajo Guadalquivir, tendrían que hacerlo con todos los territorios que abarca la cuenca y eso sería catastrófico. “Pero somos principalmente nosotros los que pedimos agua”, insiste Barroso.

El alcalde palaciego, por su parte, les insistió a los agricultores presentes en que “estamos todos a una, vosotros como agricultores y nosotros porque representamos a nuestros pueblos y sabemos que un mal año de campo es un mal año para el pueblo entero, ya que tiene su repercusión en la construcción, la hostelería y en todas las empresas auxiliares”. Valle ha señalado que en Confederación los han derivado a “Agricultura, bien al Ministerio o a la Consejería, pero que agua no hay” y les ha dicho a los agricultores que serán ellos los que tendrán que valorar las siguientes acciones, aunque “nosotros como alcaldes vamos a estar con vosotros a la hora de pedir todo lo que sea sensato para que la escasez de agua tenga la mínima repercusión social en un escenario malo de agua y que como no llueva va a ser peor”.

Los agricultores, en todo caso, valorarán mañana, en una reunión general, si van a organizar más movilizaciones o se conforman con el agua que hay.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla