domingo, 17 enero 2021
04:39
, última actualización

Tecnología para el sexo en tiempos de distanciamiento

Dos dispositivos electrónicos complementados con una aplicación a modo de red social recrean relaciones sexuales realistas a distancia

27 ago 2020 / 08:45 h - Actualizado: 27 ago 2020 / 09:17 h.
$hmKeywords_Schema
  • Los dos dispositivos de iPush y la aplicación para la interacción apuestan por la salud sexual.
    Los dos dispositivos de iPush y la aplicación para la interacción apuestan por la salud sexual.

La COVID-19 ha cambiado muchos hábitos sociales y personales. La cercanía y el contacto físico han quedado desterrados, imponiéndose la distancia como norma para evitar contagios. Más aún en los meses de confinamiento domiciliario – y el temor de su vuelta ante los brotes y rebrotes –. En estos tiempos de distanciamiento social y aislamiento, una herramienta tecnológica apuesta por las relaciones sexuales a distancia, para que la separación física no sean un problema.

Denominado iPush, el producto no es solo un consolador, ni es exclusivamente un juguete sexual. “Habrá quien lo compre solo para el placer, pero habrá quien lo haga porque lo necesita”, explica su creador, el ingeniero informático David Cantón. Ya sea por disfunción, por distancia o por la falta de habilidades sociales, esta tecnología permitirá disfrutar del sexo a todas las personas.

Tecnología para el sexo en tiempos de distanciamiento
David Cantón, creador de iPush.

Una herramienta de salud sexual más que un juguete de placer

Aunque hubiera sido de gran utilidad durante los meses de confinamiento, iPush no se crea en las actuales circunstancias. Igualmente, su finalidad no es exclusivamente el placer. “El objetivo es que sea una herramienta de salud sexual, no un juguete. Como tal, pretendemos que se venda en ortopedias y tiendas especializadas, no en sexshops”.

Dadas las características y utilidades que ofrece, iPush es una herramienta que supondrá una ayuda para personas “con depresión, introvertidas” y que no puedan de culminar una relación. Incluso más allá, el aparato podrá utilizarse para terapias sexuales. “Cuenta con validación médica para realizar ejercicios y entrenamiento para tratar la eyaculación precoz”.

Para todo ello, Cantón ha creado dos dispositivos que recrean los órganos genitales – uno masculino llamado iPush Unicorn y otro unisex denominado iPush Galaxy – dotados de vibración, movimiento, temperatura, humedad e incluso dispensador de líquido lubricante. Con ello, la experiencia de su uso se asemeja al contacto carnal directo, salvando las distancias porque en este invento no hay piel, sino silicona, látex y tecnología.

Una red social permite establecer contactos y mantener relaciones con los dispositivos

iPush from iPush Sex on Vimeo.

Los dispositivos se complementan con una aplicación, a modo de red social en la que entablar contacto con otras personas y encontrar compañeros de sexo tecnológico. Un conjunto completo que permite recrear una relación sexual de forma virtual con otra persona que, a través de la aplicación – disponible tanto para Android como para iOS – y su dispositivo tecnológico, podrá ver, interactuar y gozar con el compañero o la compañera de cama.

Los dos dispositivos se comercializarán por separado y también de forma conjunta. En esta última opción, irá acompañado de una segunda aplicación para la interacción exclusiva de la pareja poseedora de ambos terminales, lo que supone una ventaja para las relaciones a distancia.

En el uso de iPush, los participantes experimentarán, a través de su respectivo terminal, la acción que se realice a cada lado de la aplicación. Los dispositivos replican los movimientos, con la presión y el ritmo, que cada usuario realice, reproduciendo en ambas personas la temperatura y la humedad que los sensores registren en el otro miembro de la pareja implicada. Con todo ello, al término de la sesión los participantes habrán experimentado una relación sexual realista.

El proyecto surgió “en una conversación de trabajo”, según expone su creador. “Cuando se habla de sexo, siempre las ideas son de placer, de perversión. Nadie saca algo útil para la salud sexual”. A raíz de ahí la idea tomó forma hasta llegar al momento actual, con el prototipo ya patentado.

Tecnología para el sexo en tiempos de distanciamiento
Recreación de los prototipos.

En fase de pruebas, se estima que saldrá al mercado a finales de 2021

En estos momentos iPush está en fase de pruebas, a fin de mejorar tanto la tecnología como el diseño. La intención es poder comercializarlo a finales de 2021. “Las piezas se encargarán a distintos proveedores, y los aparatos se ensamblarán, empaquetarán y comercializarán desde La Rinconada”. Con ello, tanto el empleo como el valor añadido que cree el producto se quedará en la localidad, donde reside Cantón.

El proyecto no cuenta con ninguna aportación económica externa. Se abrió al micromecenazgo a través de internet y la propia página lo canceló por el cariz sexual. Por ello, se financia exclusivamente con fondos propios. “Aún hay muchos tabúes, y el tipo de producto que pretendemos crear se ve como algo meramente sexual, lo que nos ha cerrado muchas puertas en la inversión privada”. Se han establecido contactos con un potencial cliente– un productor de aparatos sexuales que reorientó su mercado a la salud sexual – interesado en comercializarlo en exclusiva. Con ello, el proyecto sigue abierto a socios y colaboradores contactando a través del correo electrónico davidcantonnadales@gmail.com.

Con una realidad con los hábitos y costumbres trastocados por la pandemia, iPush supone una auténtica revolución sexual, que abre múltiples posibilidades tanto para el placer propio como para seguir disfrutando de las relaciones aunque se decrete confinamiento domiciliario o haya que mantener de forma obligatoria distancia física y social.


Consultorio financiero en El Correo de Andalucía Marcaje al Empresario en El Correo de Andalucía Edictos en El Correo de Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016