jueves, 28 enero 2021
13:33
, última actualización
Coronavirus

Una cápsula del tiempo enterrará al coronavirus hasta el año 2040 en el instituto de Cantillana

Contendrá una mascarilla como representación de este año y de la pandemia, y será la forma simbólica de encerrar la COVID y concluir un trimestre desarrollado con normalidad a pesar del virus

17 dic 2020 / 16:22 h - Actualizado: 17 dic 2020 / 16:23 h.
"Educación","Coronavirus"
  • Los profesores José María Pérez y David Núñez junto con una alumna que porta la cápsula del tiempo ante el jardín donde será enterrada. (Foto: IES Cantillana).
    Los profesores José María Pérez y David Núñez junto con una alumna que porta la cápsula del tiempo ante el jardín donde será enterrada. (Foto: IES Cantillana).

Los alumnos del IES Cantillana encerrarán de forma simbólica al coronavirus en una cápsula del tiempo hasta el año 2040. Una iniciativa para “enterrar” la COVID-19 para aventurar su final, y que además legará para el futuro una mascarilla como símbolo de este año y de la pandemia que lo ha definido.

La iniciativa parte de los profesores José María Pérez y David Núñez, este último también coordinador COVID del centro. Según han explicado, fue la reflexión de un alumno – “a ver si pasa esto ya y enterramos el coronavirus” – la que dio forma a la idea. Una expresión que va a materializarse en forma de cápsula del tiempo, y que guardará durante dos décadas todo lo que este año marcado por la COVID-19 ha supuesto para los estudiantes del instituto de Cantillana. De esta forma, los cantillaneros que en el futuro estudien en el centro conocerán gracias a los que lo vivieron en primera persona qué pasó en 2020 y cómo se vivió la pandemia provocada por el coronavirus.

La cápsula contendrá un pergamino, un móvil, proyectos del alumnado y una mascarilla

La cápsula contendrá un pergamino en el que los alumnos “expresarán cómo se ven dentro de 20 años y cómo será la tecnología”, un teléfono móvil actual, varios proyectos elaborados por los estudiantes y, para enterrar con ella a la COVID-19 “una mascarilla como símbolo de la pandemia sufrida en 2020”, según ha explicado David Núñez.

El contenedor será enterrado en el jardín central del instituto, en un acto que se llevará a cabo el próximo lunes 21 de diciembre, víspera de las vacaciones navideñas, a partir de las 10.00 horas. El lugar será señalizado con un monolito y una placa conmemorativa, y permanecerá sellado hasta junio de 2040, fecha en la que podrá ser abierta la cápsula temporal.

Este acto simbólico, en el que participarán alumnos y profesores, pondrá fin a un trimestre en el que se han puesto en marchas distintas medidas para evitar la propagación del virus en el instituto. Según ha explicado Núñez, se han aforado todas las dependencias, se han señalizado vías de circulación e instalado paneles informativos y dispensadores de gel hidroalcohólico en las instalaciones del centro. Para evitar la manipulación de interruptores y grifos, se han instalado en los servicios sensores de movimiento para el encendido de luces, grifos con activación automática y descargadores también automáticos en los sanitarios.

El instituto ha desarrollado el trimestre con normalidad con medidas para la contención del virus

Del mismo modo, se han instalado paneles electrónicos informativos en las entradas, y se ha equipado un aula de confinamiento. Termómetros de contacto y contador de aforo son otras de las novedades en este curso. Finalmente, además de mantener puertas y ventanas abiertas para favorecer la circulación del aire y la ventilación, todas las aulas cuentan con un medidor de CO2 que controla la calidad del aire en las mismas, según ha detallado el coordinador COVID.

Unas medidas que han incrementado la seguridad frente al virus en el IES Cantillana. De la comunidad escolar, compuesta por unas 1.000 personas – en torno a 900 estudiantes de entre 12 y 18 años y 70 profesores – desde el inicio de la pandemia solo se han detectado tres casos positivos entre los docentes y una veintena en el alumnado, lo que ha permitido desarrollar el trimestre y la labor académica con total normalidad.

Tras encadenar semanas sumando contagios, especialmente en los meses de octubre y noviembre, Cantillana tiene actualmente una tasa de incidencia de 18,7 casos por cada 100.000 habitantes. Con fecha de hoy jueves solo hay dos casos diagnosticados en los últimos 14 días, y ninguno en la última semana, según los datos ofrecidos por el portal del Instituto de Estadística y Cartografía (IECA) y aportados por la Consejería de Salud y Familias.

La localidad registró la incidencia más alta del virus el pasado 3 de noviembre, con una tasa de 982,8 casos por 100.000 habitantes. Con un total de 453 casos positivos registrados desde el inicio de la pandemia de COVID-19 en marzo y 6 fallecidos, la Junta de Andalucía llevó a cabo un cribado masivo en la localidad el pasado 3 de diciembre. De la muestra de 400 vecinos seleccionados acudieron a la cita 232, entre los que no se detectó ningún positivo.


Consultorio financiero en El Correo de Andalucía Marcaje al Empresario en El Correo de Andalucía Edictos en El Correo de Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016