jueves, 16 septiembre 2021
18:17
, última actualización

El Virgen del Rocío analiza al año nuevos fármacos en 2.000 enfermos

La Unidad de Ensayos Clínicos busca remedios en varios campos

06 sep 2015 / 22:35 h - Actualizado: 06 sep 2015 / 22:36 h.
"Salud pública"
  • La Unidad de Ensayos Clínicos del Virgen del Rocío analiza fármacos en 2.000 pacientes cada año. / El Correo
    La Unidad de Ensayos Clínicos del Virgen del Rocío analiza fármacos en 2.000 pacientes cada año. / El Correo

Cada año 2.000 pacientes pasan por la Unidad de Ensayos Clínicos del Hospital Virgen del Rocío, donde sus profesionales estudian nuevos fármacos que pongan remedio a distintas enfermedades. Este departamento, que funciona de 2004, disfruta desde abril de un espacio propio, que está dotado «con la infraestructura necesaria para competir en calidad con los mejores centros a nivel europeo», comenta Manuel Castillo, coordinador de la unidad.

Este departamento de investigación, ubicado en el semisótano del Hospital General, está preparado para llevar a cabo ensayos en Fase I y II. Estos permiten estudiar la eficacia y seguridad de nuevos fármacos antes de su comercialización, con el fin de analizar si son mejores y superan los resultados de las terapias ya existentes.

Estas fases, además, son «las más tempranas aplicadas a humanos» y evalúan la toxicidad –reacciones adversas, efectos secundarios– y dosis de los fármacos a los pacientes. Por ello, estas unidades requieren de medidas de calidad y de seguridad y de instalaciones específicas, por lo que son pocas las que están en funcionamiento. En Andalucía solo hay dos unidades destinadas a tal fin, una en el Virgen del Rocío y la otra en el Reina Sofía de Córdoba. En Sevilla, la unidad atiende entre 1.600 y 2.000 pacientes de investigaciones centradas principalmente en oncología y oncohematología, aunque también colaboran en estudios de oftalmología, medicina interna, infecciosos o endocrinología, entre otros campos. «Debido al incremento de la actividad nos hemos trasladado a esta nueva ubicación», señala Castillo.

Para el coordinador, «poder desarrollar ensayos clínicos independientes, es decir, no financiados por la industria farmacéutica, favorece a los propios investigadores del hospital y a que se busquen nuevos fármacos de enfermedades menos conocidas». Estos estudios cada vez son más precisos y cuentan con más restricciones para acceder a ellos, facilitando así la investigación en estos fármacos.

La incorporación de los pacientes a los ensayos se realiza durante la consulta, cuando el médico detecta que su paciente cumple los criterios adecuados para poder beneficiarse del nuevo tratamiento. Llegado este momento, solicita su aceptación y firma un consentimiento informado. Además, estos ensayos «tienen que ser aprobados por los comités éticos pertinentes y cumplir con la normativa europea», garantizándose así la calidad del estudio y la seguridad del paciente.

Las investigaciones son una carrera de fondo tanto para los médicos como para los pacientes, puesto que «el desarrollo de los estudios puede durar meses o incluso años». Tras las Fases I y II, aún queda la III, que sigue siendo previa a la comercialización del fármaco. Posteriormente, en la IV, se prueba el medicamento con posterioridad a su puesta en el mercado.

Las nuevas instalaciones han contado con un presupuesto de 130.000 euros y constan de 230 metros cuadrados con 12 camas, despachos médicos, salas de revisión, además del material necesario para el procesamiento de las muestras.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla