Menú

La Ley del ‘Piercing’

Salud regula la información que recibirán los clientes de salones de tatuaje y perforación del cuerpo

25 jun 2017 / 06:47 h - Actualizado: 25 jun 2017 / 12:59 h.
"Salud pública","Bojarriba y Bojabajo"
  • Un joven muestra piercings en el labio y la lengua / Paco Cazalla
    Un joven muestra piercings en el labio y la lengua / Paco Cazalla

Los tatuajes y los piercings se extienden en verano y ya han dejado de verse como una moda chocante para integrarse en la construcción de la propia imagen que todos hacemos –y cada vez más– a través de la modificación del propio cuerpo.

Como pasa con todo lo que tiene mucha demanda, hay profesionales rigurosos y aventureros sin escrúpulos. Para meterles en lo posible las cabras en el corral la Consejería de Salud publicó un decreto en el BOJA del martes en el que se regulan cómo hay que hacer tatuajes permanentes o temporales y las microperforaciones en la piel (piercings) para que el resultado sea seguro y no haya después sorpresas desagradables, casi siempre en forma de problemas sanitarios.

El decreto establece inspecciones de los locales donde se practican estas alteraciones de la piel para garantizar, entre otras cosas, su nivel de higiene, ventilación e iluminación.

Tampoco podrá hacer tatuajes cualquier persona. Solo los titulados con la FP correspondiente, con el título de Maquillaje Integral o del Catálogo Nacional de Cualificaciones Profesionales denominadas Realizar y supervisar técnicas de tatuaje artístico o Realizar y supervisar procesos de micropigmentación.

La limpieza deberá realizarse una vez al día, y los materiales metálicos para hacer los tatuajes o piercings deben ser inoxidables. Los utensilios y materiales que atraviesen o penetren la piel, las mucosas u otros tejidos; tales como agujas, electrodos, cuchillas, jeringuillas, tintas y similares, deberán ser siempre estériles y de un solo uso. También serán desechables los instrumentos de afeitado y se prohíben de forma expresa los lápices cortasangre.

Ningún animal podrá entrar, salvo los perros guía de los ciegos.

Los profesionales deben vacunarse de hepatitis B y tétanos y adoptar precauciones sobre enfermedades que se transmiten por la sangre. Asimismo, deben desinfectar la piel del cliente sobre la que vayan a trabajar, y los residuos se eliminarán de acuerdo con la Ley de Gestión Integrada de la Calidad Ambiental.

Esta norma insiste en que los clientes de estos servicios deben recibir información de todos los pormenores de estas prácticas, desde efectos secundarios y molestias a los riesgos más serios. Igualmente, estos deben dar su consentimiento por escrito a la técnica de decoración, al diseño y a la zona anatómica que se va redecorar.

Es para toda la vida

La fórmula para explicar a los clientes que los tatuajes no se borran será así de clara: «Es para toda la vida», así como las alteraciones en el dibujo que puede provocar el tiempo y la evolución biológica del cuerpo .

El decreto apenas servirá para este verano: entrará en vigor a los dos meses de su publicación: es decir, el día 20 de agosto.


Revista Escaparate Empleo en Sevilla Más seguros Edictos