domingo, 24 octubre 2021
20:45
, última actualización

“Las agresiones a las personas trans son un efecto rebote a la ley”

Charlamos con el recién premiado por Injuve Izhan Alcántara Pozo, un ilustrador trans que nos cuenta su testimonio y su opinión sobre las agresiones que está sufriendo el colectivo

Verónica Ojeda verojeper /
26 sep 2021 / 04:00 h - Actualizado: 25 sep 2021 / 00:25 h.
"Arte","Laboral","Fotografía","Youtubers","Exposiciones","Entrevista","LGTBI","Menores"
  • Izhan Mª Alcántara Pozo./ Fotografía de Valentín Ángel Limón Sarabia.
    Izhan Mª Alcántara Pozo./ Fotografía de Valentín Ángel Limón Sarabia.

“Cuando tenía 16 años descubrí que era una persona trans a través de las redes sociales, concretamente que era un chico. Yo sabía que había algo raro en mí que no terminaba de cuadrar, pero no llegué a expresarlo hasta que tuve las palabras y las herramientas. Antes, nunca nadie me había explicado que era ser trans, por lo que era muy difícil saber que quieres ir a Japón si no lo conoces”. Con este testimonio comienza la entrevista con Izhan Mª Alcántara Pozo. Un ilustrador, animador y diseñador gráfico de Sevilla que trabaja en la Asociación Trans de Andalucía Sylvia Rivera desarrollando cartelería, material audiovisual y exposiciones como “NuesTrans vidas importan”. Hace unos días reconocieron su trayectoria profesional en defensa del colectivo y fue premiado con el Premio Nacional de Juventud del Instituto de la Juventud (Injuve) en la categoría de “Cultura”. Este joven trans nos cuenta su testimonio y reflexiona sobre las agresiones que está sufriendo el colectivo LGTBI. Podéis ver la entrevista completa en el siguiente enlace.

Para mí ser trans significa libertad, el poder mirarme al espejo y no sentirme incómodo, que me traten como soy y poder expresarme sin miedo a que me digan ‘marimacho’ o ‘esas cosas las niñas no lo hacen’. De pequeño me solían decir mucho esas cosas”. Izhan aprendió escuchando a youtubers trans y leyendo en internet. No tenía referentes y recuerda sentirse raro con su cuerpo sin saber realmente por qué hasta que lo descubrió. Era un chico trans. Ahora tiene 22 años y se siente “libre”, aunque la transición por la que tiene que pasar una persona trans no es fácil. No por ellos, sino por la sociedad: “En todo momento se nos cuestiona si realmente somos o no personas trans y eso nos hace llegar a la depresión, pero una vez encuentras personas iguales a ti o asociaciones como ATA, que te asesoran y ayudan, ya empiezas a poder disfrutar de verdad”.

“Las agresiones a las personas trans son un efecto rebote a la ley”
Izhan Mª Alcántara Pozo./ Fotografía de Valentín Ángel Limón Sarabia.

El joven trans nos cuenta que desde el primer momento sabía que uno de los puntos más importantes de su transición era la mastectomía: “Vi a chicos que tenían mastectomía y yo también quería eso. Quería dar el paso y estar así”. “Muchas personas trans, sobre todo, transmasculinas tienen problemas con su pecho. El tema de que tengas o no suele ser muy importante para que te vean como un chico o chica, entonces es algo que yo quería hacer. También las hormonas era un paso obligatorio que tenía que dar para la mastectomía porque aquí en Andalucía para tener acceso a esta operación tienes que pasar antes por las hormonas”, expresa.

En este sentido, a través de sus creaciones artísticas, Izhan pretende mostrar la diversidad de los cuerpos, una de sus grandes reivindicaciones. “Suelo dibujar mucho a personas de expresión de género no normativa, como chicos con tetas. El hecho de tener pecho no te hace menos hombre, es algo más de la diversidad”, explica.

Este artista intenta crear conciencia sobre la discriminación a la que se enfrentan las personas trans en diferentes ámbitos personales, tales como el amor, las amistades, la familia, los estudios o el ámbito laboral. Una de sus grandes obras es “NuesTrans vidas importan”, una exposición que refleja las vivencias de quince personas trans a través de 15 ilustraciones acompañadas de 15 vídeos.

Izhan visibiliza a las personas trans a través de su arte para acabar con el transodio y exigir los derechos del colectivo. “Pienso que las agresiones a personas trans son un efecto rebote a la ley trans. Los agresores quieren darnos todo lo contrario a los derechos que exigimos, que son palizas, persecución y acoso. Cuando termine este brote volveremos a la estabilidad, en la que aún sigue habiendo acoso y agresiones, pero no en tanta cantidad”, opina sobre las agresiones. Además, reflexiona sobre la ley: “La ley trans está bastante capada porque faltan muchos temas que se habían tratado y eran necesarios, pero que se han obviado, como las personas no binarias, migrantes y personas menores de edad. Es una batalla ganada pero la guerra no ha terminado”.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla