Una oreja que se cortó y otra que se quedó por cortar

Calerito se mostró preparado en el fondo y la forma para afrontar su próxima alternativa en un festejo del que salió triunfador numérico Daniel de la Fuente, que se llevó la única oreja

17 jun 2022 / 09:57 h - Actualizado: 17 jun 2022 / 10:01 h.
$hmKeywords_Schema
  • Fotos: Arjona / Pagés
    Fotos: Arjona / Pagés
  • Una oreja que se cortó y otra que se quedó por cortar
  • Una oreja que se cortó y otra que se quedó por cortar
  • Una oreja que se cortó y otra que se quedó por cortar
  • Una oreja que se cortó y otra que se quedó por cortar
  • Una oreja que se cortó y otra que se quedó por cortar
  • Una oreja que se cortó y otra que se quedó por cortar
  • Una oreja que se cortó y otra que se quedó por cortar
  • Una oreja que se cortó y otra que se quedó por cortar

Lo dice la entradilla: preparado en el fondo y en la forma. Así se mostró Calerito en el festejo que le servía para despedirse de novillero en la plaza de la Maestranza. La próxima vez que pise su albero será para convertirse en matador de toros. La evolución del joven torero de Aznalcóllar ha sido siempre ascendente y el coso del Baratillo ha sido testigo de esa forja lenta y segura.

Este mismo jueves de Corpus –con una más que aceptable entrada en los tendidos sevillanos- llegó a trazar la mejor faena de la nocturna con un novillo, el segundo, de aire rajado y distraído pero con bondad en las embestidas. Calerito trufó actitud y aptitud en una faena templada, compuesta y bien estructurada, hilada con hermosos pases de pecho. También fue entregándose más el novillo de Espartaco mientras Juan Pedro le endilgaba un puñado de naturales sin importarle sus continuas distracciones. El final, descolgado de hombros, definitivamente relajado, era la antesala de una merecida oreja, premio más que justo para una labor de belleza formal y fondo técnico. La espada lo emborronó todo....

El caso es que la espada sí iba a entrar en tiempo y forma con el quinto, un serio ensabanado al que recibió a portagayola. Se le vino como un tren y casi le pasa por encima de la cabeza. Sin arredrarse consiguió enjaretarle la larga cambiada entre las rayas antes de ajustarse por jaleadas verónicas. Manuel Espartaco estuvo a punto de ser derribado pero acabó picando magistralmente al bicho, brindado al público. Era el último utrero que mataba en la plaza de Sevilla y había que amarrar las cosas. En el cartucho de ‘pescao’ ya se le vino sin fijeza alguna, desparramando la embestida. No iba a poder ser: rebrincado, tardo, corto de viajes, descompuesto... A Calerito sólo le quedó la opción de mostrar seriedad y compromiso. Lo demás era imposible.

Pero hubo una oreja en el festejo. La cortó Daniel de la Fuente gracias a la entonada faena administrada al tercero de la tarde, un ejemplar noblón, rajado y soso al que supo poner la muleta siempre en la cara para hacerle repetir. La faena había comenzado por templados y precisos muletazos por bajo y mostró su mejor nivel en el toreo en redondo. Al bicho le faltó empujar más hacia delante, entregarse de verdad pero la solvencia y las tablas de Daniel, que se lo acabó enroscando en un arrimón final suplieron esas carencias. Con el sexto, que tuvo fachada y contenido de moruchón, bastante hizo con ponerse delante. Se quedaba en la esclavina, hacía cosas raras en los embroques... Mantener el tipo ya era un triunfo.

Había abierto cartel, finalmente, el novillero Emilio Silvera que presume de doble nacionalidad choquera y sevillana. Pertenece a esa generación –Serna, Aguado, Cadaval- de la que ha ido quedando rezagado. Tiene personalidad, buen corte de torero pero el tiempo pasa... No tuvo ninguna opción con el primero de la tarde, un novillo orientado y sin un pase al que se emperró en plantearle una imposible faena formal. El cuarto, suelto y a su aire, hizo albergar alguna esperanza durante su lidia pero se abría y se despegaba de la muleta de puro manso. Silvera, pese a todo, pudo dibujar un natural aislado, testigo de su impronta. La cosa acabaría diluyéndose.

FICHA DEL FESTEJO

Ganado: Se lidiaron seis novillos de Juan Antonio Ruiz Román, desigualmente presentados. El primero no dio ninguna opción por reservón y orientado; rajado, distraído y noble el segundo; soso y sin alma el manejable tercero; deslucido de puro manso el cuarto; complicado y rajado el quinto y con aire y hechuras de morucho el sexto.

Novilleros: Emilio Silvera, de Macarena y oro, silencio y silencio tras aviso

Juan Pedro García 'Calerito', de esmeralda y oro, ovación y ovación

Daniel de la Fuente, de tabaco y oro, oreja y silencio

Incidencias: La plaza registró más de un tercio de entrada en tarde noche veraniega y calurosa. Destacó Manuel Jesús Ruiz 'Espartaco' picando al quinto. Se guardó un minuto de silencio en memoria del empresario y apoderado Roberto Espinosa, recientemente fallecido.


Qué hacer en verano en Sevilla y provincia Empleo en Sevilla Más seguros Edictos