miércoles, 08 julio 2020
06:52
, última actualización

«La batalla de los Arapiles»

En esta última entrada sobre los primeros diez episodios nacionales (recordemos que Galdós escribió 46, dejando la quinta serie inconclusa) la batalla cercana a Salamanca es protagonizada por un ejército español que busca aliados ante los franceses

21 may 2020 / 13:44 h - Actualizado: 21 may 2020 / 13:52 h.
"Libros","Literatura","Libros - Aladar","Literatura - Aladar"
  • Benito Pérez Galdós.
    Benito Pérez Galdós.

Situada al sur de Salamanca, la localidad de los Arapiles, situada entre las colinas de Arapil Chico y Arapil Grande, fue una de las más cruentas y decisivas de este 1812 y la Guerra de la Independencia. Gracias a ella el Ejército inglés se hizo con la necesaria calidad técnica de soldados como para ganar a las tropas napoleónicas en Waterloo (Bélgica) en 1815, gracias también a los efectivos que se unieron en Países Bajos, Prusia, Hannover, Nassau o Brunswick. El responsable al mando de todo ello será el duque de Wellington.

Es esta la última aventura narrada en primera persona, además de ser la propia de Gabriel de Araceli, que termina su periplo armamentístico por España casándose con Inés y consiguiendo ser condecorado como general del Ejército, tras haber acumulado méritos como coronel.

En cuanto a las tramas secundarias, veremos como aquel muchacho que participó en el episodio del 2 de mayo, Juan de Dios, se mete a sacerdote, sufriendo (tal y como él mismo describe) inenarrables arrebatos místico-eróticos por Inés, que Araceli sigue escuchando con paciencia, hasta cansarse de él. Otro personaje que tendrá bastante importancia en la trama será don Luis de Santorcaz, que descubrimos es el padre biológico de Inés y amante de Amaranta, un tipo venido a menos desde que participó en París en la Revolución, y que aquí quiere retener sea como sea a su hija, no sólo porque necesite de sus cuidados, sino debido igualmente a que los franceses se debiliten, ante la triple alianza Portugal-Inglaterra-España por la que Gabriel apostará, a pesar de que en un principio el afianzamiento de los napoleónicos, gracias a Pepe Botella o José I Bonaparte (hermano del Emperador) es patente y sobrada.

«La batalla de los Arapiles»

Otro gran personaje es el de la damisela británica miss Fly, una chica que trata de encandilar a Araceli, que sólo bebe té y apenas come, sabe montar muy bien a caballo y tiene unos seductores ojos azules. Durante gran parte de la trama, ella le hará elegir entre su belleza o la voz de su ya cansado corazón. Para arrimar el ascua a su sardina, miss Fly (también llamada Mariposa entre otras lindezas) le hace ver la no sabemos si falsa o auténtica admiración, por ganar a caballo y con la espada a lord Gray (en el episodio «Cádiz») y darle muerte. Ella piensa que lo hizo por Inés, cuando los motivos fueron otros bien distintos.

Hemos de decir que el final feliz, hace que esta primera serie sea narrativamente estupenda, si bien a partir de la segunda, el narrador, con intermitencias y más valor a lo histórico que a lo diegético, será Salvador Monsalud, soldado de menor rango que aquí aparece, y al que no por ello le damos menor predicamento.

Las guerras carlistas, el Trienio liberal o la Restauración borbónica serán sólo algunas de las etapas a cubrir en las otras cuatro interesantes series, que terminan por describir el convulso en España siglo XIX.


Consultorio financiero en El Correo de Andalucía Marcaje al Empresario en El Correo de Andalucía Edictos en El Correo de Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016