domingo, 24 octubre 2021
04:59
, última actualización

La Tremendita camino del estrellato

La Tremendita presenta el contenido de su próximo disco en el Teatro Central, dentro del ciclo promovido por la Consejería de Cultura Flamenco Viene del Sur

26 sep 2021 / 15:23 h - Actualizado: 26 sep 2021 / 15:35 h.
$hmKeywords_Schema
  • Twitter @RLaTremendita
    Twitter @RLaTremendita

El Ciclo ‘Flamenco viene del Sur’, promovido por la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía acogió el pasado viernes a ‘Tremenda’ un interesante proyecto de la cantaora sevillana Rosario `La Tremendita’ en el que el flamenco, la música electrónica y el rock se sitúan en un mismo plano para reinvindicar la ruptura de los roles de género.

Y es que si algo distingue a esta cantaora, tan joven como veterana ya que comenzó a cantar en espacios profesionales siendo una niña, es su inquietud musical y su capacidad para envolver el flamenco que ella aprendió en el seno de su familia, de la mano de su bisabuela, con las músicas y los conflictos propios de su generación.

Lo demostró con creces en el Teatro Central el pasado viernes. Salió al escenario tras sus músicos, ataviada con un mono y unas botas que remiten a la estética de las películas futuristas del siglo pasado. Una imagen que se aleja de los estereotipos flamencos de los que ella huye, aunque no por ello renuncie a la herencia del flamenco clásico. De hecho, muchas de las letras que canta forman parte del acervo tradicional del flamenco, y todos los temas se ajustan al compás de palos flamencos tan clásicos como la seguiriya. Este cante se caracteriza, entre otras cosas, por un profundo quejío y una considerable carga trágica, dos elementos que la cantaora trianera se atreve a volcar más que en la voz, en el acompañamiento instrumental, a caballo entre el rock y la música electrónica.

Se trata, sin duda, de un tratamiento novedoso y original del flamenco, un trabajo experimental que busca diferentes texturas musicales llegando incluso a desdibujar algunos palos, como la bambera o los fandangos que cantó a continuación de la seguiriya. Pero aun así no deja de ser fiel a la carga emotiva y la riqueza lírica de esos cantes. Algo que Rosario sentenció con las alegrías, que subió hasta lo imposible junto al acompañamiento de la guitarra eléctrica de Juanfre Pérez, y con las bulerías, que en el disco se denominarán como ‘las abulerías’ además de las soleares de la Serneta, que ella misma denominó como ‘soleares de la NASA’, lo que no impidió que el público la vitoreara y se pusiera en pie al final del recital.

De esta manera, una vez más pudimos comprobar que el flamenco no solo no se está muriendo, sino que tiene un lenguaje tan sólido que puede caminar por todos los senderos musicales que se proponga, siempre que, como es el caso, se encuentre con una cantaora con el potencial creativo, la inquietud, el compromiso y los conocimientos musicales de La Tremendita.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla