lunes, 28 septiembre 2020

Solo Barinaga hace 56 años y Clemente hace 17 mejoran los números de Merino como revulsivo

El linense ya firmó un inmejorable doce de doce con el Betis en Segunda y solo ha perdido un partido de nueve en Primera, con tres victorias y cinco empates

11 mar 2016 / 12:54 h - Actualizado: 12 mar 2016 / 11:34 h.
"Primera División","Real Betis","Alexis","Juan Merino","Jesús Capitán 'Capi'"
  • Juan Merino, junto a Zinedide Zidane, durante el Betis-Real Madrid de esta temporada. / Manuel Gómez
    Juan Merino, junto a Zinedide Zidane, durante el Betis-Real Madrid de esta temporada. / Manuel Gómez

La gran reacción que ha experimentado el Betis desde que Merino, Alexis y Capi se han hecho cargo del equipo, con tres victorias, cinco empates y una sola derrota en Liga, tiene muy pocos precedentes mejores en la historia del club, donde los relevos de entrenador han sido numerosísimos a lo largo de su andadura, tanto en Segunda como en Primera división.

Merino ya logró un inmejorable 12 de 12 (cuatro victorias) cuando le tocó relevar a Julio Velázquez para hacer de puente con Pepe Mel en la campaña 2014/15, en Segunda, y ahora en la máxima categoría está volviendo a sacar las castañas del fuego con sobresaliente.

Escrutando en la historia de todos los entrenadores que alguna vez fueron llamados como revulsivo a mitad de temporada muy pocos hay que en nueve partidos mejoren los números que Merino está logrando en esta segunda etapa en Primera. En concreto solo hay dos de más de veinte: Sabino Barinaga en la lejana 1959/60 y Javier Clemente en la 1998/99. Curiosamente, ninguno de ellos siguió al frente del equipo la temporada siguiente pese a cumplir con creces su cometido.

Sabino Barinaga (1922/1988) fue diez temporadas jugador del Real Madrid y cuatro de la Real Sociedad antes de acabar su carrera como futbolista de elite en el Betis en la 1954/55, en Segunda división. Luego, durante veinte años, fue entrenador en Primera y Segunda, debutando en la 1957/58 con Osasuna y entrenando, entre otros, a Betis, Oviedo, Málaga, Atlético, Valencia, Sevilla, Mallorca y Cádiz, varios de ellos en diversas etapas.

En el Betis asumió las riendas en la undécima jornada de la temporada 1959/60, en Primera, en sustitución del uruguayo Enrique Fernández Viola, tras perder este un derbi contra el Sevilla y tener al equipo (3G 2E 5P) a un punto de la zona de descenso. Barinaga logró en su debut siete victorias, un empate y una sola derrota y catapultó al equipo hacia la zona alta (a cinco puntos del líder tras 19 de las 30 jornadas). Finalmente el Betis acabó 7º, con 33 puntos, 15 más que el descenso y a 13 del campéon, el FC Barcelona. A la temporada siguiente se hizo cargo del equipo Fernando Daucik (volvió a quedar 7º de 16) y Barinaga marchó al Real Oviedo, donde fue destituido tras la jornada 24.

Barinaga volvió a entrenar al Betis en las últimas jornadas de la 1967/68 en sustitución de Pepe Valera (a su vez sustituto de César Rodríguez) y no pudo evitar el descenso a Segunda (de la mano del Sevilla). La campaña siguiente arrancó entrenando al Betis, pero tras la jornada 9 lo sustituyó Fernando Daucik, luego a éste Esteban Areta (un partido) y finalmente Santiago Tejera, sin lograr el ascenso.

Clemente por Cantatore

Javier Clemente llegó al Betis a finales de septiembre de 1998 para suplir a Vicente Cantatore, que dimitió del cargo (rara avis) tras la 7ª jornada y encajar un 5-1 en Valencia. El Betis, que apenas año y medio antes había completado una de las mejores temporadas de su historia (la 1996/97 con Serra) era colista, con cinco puntos en siete jornadas.

Clemente lo sacó del hoyo con una racha inicial de 5 victorias, 2 empates y 2 derrotas y remató la eliminatoria en la UEFA ante el Willem II, aunque cayó en la siguiente ante el Bolonia. También fue eliminado luego a las primeras de cambio de la Copa por el Mallorca y la Liga la acabó undécimo tras sumar diez derrotas y seis victorias (sin empates) en los 16 últimos partidos. La campaña siguiente se hizo cargo del Betis el argentino Carlos Timoteo Griguol, luego sustituido por Hiddink (con 34 puntos en la jornada 28, como ahora, pero solo a tres del descenso) y finalmente Faruk Hadzibegic, que no pudo evitar la debacle en los tres últimos partidos pese a lograr dos victorias (en los once anteriores con el holandés, seis empates y cinco derrotas) y el descenso a Segunda.

Iriondo y Carriega

Rafael Iriondo arrancó su segunda etapa en en el Betis con 5 victorias y 4 derrotas en la 1981/82, tras sustituir a Luis Aragonés en la segunda jornada. Fue destituido a falta de 15 jornadas por Pedro Buenaventura, que clasificó al equipo sexto para la UEFA.

En la 1979/80, Luis Carriega también sumó 5 victorias y 4 derrotas en sus primeros partidos, cuando llegó para suplir a León Lasa tras la segunda jornada. El Betis acabó 5º ese año, aunque solo segundo, tercero y cuarto iban a la UEFA. El Valencia (6º) ganó la Recopa y se clasificó para jugarla de nuevo, pues la Copa del Rey se la ganó el Real Madrid al Castilla, que no podía jugar en Europa al ser un equipo filial, y su plaza no corrió turno.

Carriega volvió a entrenar al Betis en la 1980/81 y acabó sexto, a un punto del Barça (5º) y dos del Valencia, cuarto y último que fue a la UEFA (junto a Real Madrid y Atlético), por entonces mucho más cara que en la actualidad. La Liga la ganó aquel año la Real Sociedad (45) solo con cinco puntos más que el Betis (40 en 34 jornadas), fuera de cualquier competición europea.


Consultorio financiero en El Correo de Andalucía Marcaje al Empresario en El Correo de Andalucía Edictos en El Correo de Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016