miércoles, 11 diciembre 2019
23:07
, última actualización
Desvariando

Aburrimiento a siete

Manuel Bohórquez @BohorquezCas /
02 nov 2019 / 08:59 h - Actualizado: 02 nov 2019 / 09:01 h.
  • Aburrimiento a siete

Que a Pedro Sánchez no se le dan bien los debates televisivos electorales es algo irrefutable, porque lo hemos visto y se le pone más mala cara que a un chino en una montaña rusa. En el del próximo lunes se va a tener que fajar con cuatro pesos pesados, pero sobre todo con uno, Santiago Abascal, líder de Vox, con una mirada que da miedo. Puede ser un debate muy negativo para el candidato socialista, pero no tiene más remedio que acudir aunque seguramente le gustaría no tener que hacerlo. El de anoche, en Televisión Española y a siete, estuvo interesante pero era solo un aperitivo del que tendrá lugar el lunes. Si no están los líderes y candidatos de cada partido, estos debates no tienen mucho interés, pero sirvió para comprobar que el fantasma del bloqueo sigue ahí. Ya sabemos que son debates y que cada participante tiene que defender un programa o una postura determinada, pero no estaría mal que mostraran a veces la cara amable de la política y que no salgan siempre a despellejarse vivos. Fue un debate correcto, y algo lento, que se vio empañado al final cuando Aitor Esteban, líder del PNV, le negó el saludo a Iván Espinosa de los Monteros, de Vox, que por cierto fue de los más destacados. Un gesto muy feo, sobre todo tal y como están las cosas con la política en nuestro país, que no hace sino poner la cosas peor entre unos partidos que se deberían entender un poco, que no pasa nada. Y todo porque el de Vox le recordó al vasco algunas de las perlas del fundador de su partido, el xenófobo, racista y homófobo Sabino Arana. Ha sido la nota triste de un debate algo aburrido en el que hubo una especie de duelo entre Cayetana Álvarez de Toledo e Inés Arrimadas y en el que quedó claro, como resumen, que ningún partido está por hacer presidente a Sánchez.


  • 1