viernes, 03 abril 2020
18:05
, última actualización
La Tostá

Cuando España se pone flamenca

Manuel Bohórquez @BohorquezCas /
25 mar 2020 / 01:45 h - Actualizado: 25 mar 2020 / 01:51 h.
"La Tostá"
  • Venta El Hacho. / El Correo.
    Venta El Hacho. / El Correo.

TAGS:

Cuando España se pone solidaria, es el mejor país del mundo. Tardamos en reaccionar, pero luego nos volcamos y eso es admirable. La de veces que he parado a desayunar en el Restaurante Hotel El Hacho, en la A 92, a la altura de Lora de Estepa. Entrañable venta de carretera donde hasta hace poco tiempo había siempre una exposición de antigüedades con reliquias a la venta, desde gramolas hasta máquinas de coser de la posguerra, lebrillos, máquinas de escribir o aparatos de radio. Tengo en casa cosas compradas en ese lugar, donde además de vender joyas que marcaron nuestra vida, se desayuna y almuerza de escándalo.

Zamparse una tostada con aceite de oliva de la misma zona en esa venta es una verdadera delicia, con pan del de toda la vida. Cuando ayer vi que, aunque esté cerrada estos días por causa del coronavirus, les dan de desayunar gratis a los camioneros en esta venta, en un autoservicio, me emocioné bastante porque estos días son de una dureza extrema, y aún pueden venir días mucho más duros. Por tanto, necesitamos otro tipo de noticias, gestos como el que han tenido en este local o los de esas personas que se han puesto a hacer mascarillas o batas en sus casas para remediar en parte las carencias del Estado, que está desbordado. En casos tan graves como esta terrible pandemia es importante la participación de cada uno de los ciudadanos, porque el Gobierno no puede con tanto. Este gesto de los dueños de El Hacho, verdaderamente generoso, se ha conocido porque ha salido en todos los medios de comunicación o en una gran parte de ellos, pero hay gestos sencillos, de gente anónima, que pasan inadvertidos, y esos tienen aún más valor si cabe. Que esta tragedia vaya a ser menos dolorosa de lo que podría ser, será en gran medida gracias a los propios españoles, lo mismo ciudadanos anónimos con pocos recursos económicos que famosos empresarios o artistas adinerados. No estamos solos, aunque a veces tengamos la impresión de que no hay nadie ahí fuera, en la calle, pensando en los más necesitados. Cuando España se pone flamenca, cuando se pone en pie, es que hay españoles sufriendo. Y aunque a veces es un país puñetero, es para sentirse orgullosos.


  • 1