jueves, 21 octubre 2021
08:55
, última actualización

El asalto al Capitolio, Trump y Franco

Image
08 ene 2021 / 16:25 h - Actualizado: 08 ene 2021 / 17:13 h.
"Opinión","Donald Trump","Francisco Franco"
  • Imagen del atentado yihadista en la Estación de Atocha de Madrid. / El Correo
    Imagen del atentado yihadista en la Estación de Atocha de Madrid. / El Correo

Decir que Estados Unidos pasó el peor momento de su historia hace unos días, cuando un grupo de energúmenos asaltaba el Capitolio, es ponerse excesivo y no conocer (o no recordar) algunos capítulos de los que han ido pasando durante los últimos 150 años. Ha sido un episodio vergonzoso y peligroso. Eso sí. Pero no saquemos las cosas de quicio. Por otra parte, ponerse melodramático, aquí en España, con este asunto del Capitolio, es pisar territorios llenos de complejos que tanto han afectado a los españoles desde hace décadas. Parece que a todos les va peor y parece que a todos les va mejor. No sabemos mirar lo nuestro con naturalidad; no miramos lo que somos con normalidad. Nunca estamos satisfechos con nosotros mismos.

Por supuesto, en Estados Unidos se han producido hechos tan alarmantes y graves como los del asalto al Capitolio.

El asalto al Capitolio, Trump y Franco
Atentado contra el presidente John F. Kennedy.

En Estados Unidos han asesinado a cuatro presidentes. Sí, a cuatro y fueron momentos delicadillos. Abraham Lincoln (1865); James A. Garfield (1881); William McKinley (1901) Y John F. Kennedy (1963), murieron a manos de sus asesinos. Los norteamericanos lograron superar esos trances con cierta facilidad. Un momento, un momento, no pasemos de largo. En España han sido cinco los presidentes del Gobierno que pasaron a mejor vida sin comerlo ni beberlo. Juan Prim (1870); Cánovas del Castillo (1897); José Canalejas (1912); Eduardo Dato (1921) y Carrero Blanco (1973), dejaron el mundo sin solicitud previa. Y los españoles salimos adelante con bastante gallardía, eso es, con valor y decisión (aclaro el significado de la palabra puesto que está es desuso).

Algunos no se acuerdan de que los japoneses dejaron hecha unos zorros la base militar norteamericana de Pearl Harbour (7.12.1941). Otro momento difícil que sería, efectivamente, difícil de superar para muchos países. Pero no para todos. España perdió sus últimas colonias en 1898, en eso que se conoce como Desastre del 98. Y aquí estamos. Habíamos sido un imperio hasta poco antes y nos quedamos con lo puesto después de que nos dieran una paliza. Los norteamericanos estaban enfrente pegando cañonazos y hundiendo nuestros viejos buques de guerra. Pero nosotros tan pichis (es un decir, claro).

El asalto al Capitolio, Trump y Franco
Ataque a la base militar norteamericana de Pearl Harbour.

Otro momento crítico que pudo ser definitivo para USA fue el atentado contra las Torres Gemelas en Nueva York, el Pentágono, etc. El 11 de septiembre de 2001 todo pudo saltar por los aires, pero los Estados Unidos de América lograron superar el trance. Se liaron a tiros con los que tacharon de enemigos y punto. Miles de muertes en los atentados se convirtieron en decenas de miles de víctimas de la guerra. Algo similar ocurrió en España el 11 de marzo de 2004. Los atentados de Atocha y los trenes de cercanías, un ataque yihadista brutal y sanguinario, era el colofón a decenas de años de atentados por parte de la banda criminal ETA. Y lo superamos. En eso del terrorismo, desgraciadamente, le ganamos a cualquiera.

El asalto al Capitolio, Trump y Franco
Atentado contra las Torres Gemelas.

Y para momento delicado en Estados Unidos, la Guerra de Secesión (1861—1865). Hermanos contra hermanos. Como la Guerra Civil Española (1936-1939). Hermanos contra hermanos.

Los norteamericanos se apañan bien aunque si se comparan con los españoles, en estos últimos 150 años, parecen boys scouts. Por eso no hay que ponerse exquisitos ni llorones. Han tenido la mala fortuna de soportar durante cuatro años a un loco arrogante y egocéntrico de manual en la presidencia. Nosotros tuvimos la misma mala suerte durante cuarenta años. Soportamos a un loco, arrogante, egocéntrico y bajito dictador. Otro de manual. Y comparar a Trump con Franco es perder el tiempo. También les ganamos en eso.

El asalto al Capitolio, Trump y Franco

Batalla de Spottsylvania.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla