martes, 02 junio 2020
07:43
, última actualización
La Tostá

El Señor Tío Antonio Cagancho

Image
Manuel Bohórquez @BohorquezCas
08 abr 2020 / 07:30 h - Actualizado: 08 abr 2020 / 07:37 h.
"La Tostá"
  • El Señor Tío Antonio Cagancho

TAGS:

Deseando descansar un poco de todo esto del coronavirus, anoche reflexionaba sobre Triana y el flamenco y me acordé de que el próximo año se van a conmemorar los dos siglos del nacimiento de una figura mítica del cante gitano del arrabal, Tío Antonio Cagancho. Algunos insisten en que nació en 1820, y así consta en varios libros, pero lo hizo el 23 de enero de 1821, como ya demostramos en La Gazapera en 2013. Todavía no habían llegado a Triana Frasco el Colorao y el Fillo, aunque sí vivía en el barrio el célebre contrabandista Pedro Lacambra, en concreto en la calle San Jacinto, entonces Santo Domingo. Se ha dicho siempre que Antonio Rodríguez Moreno, Tío Antonio Cagancho, era discípulo de Frasco el Colorao, pero lo cierto es que cuando llegó el gran seguiriyero al arrabal, Cagancho tenía ya 25 años, luego cantaría y tendría un repertorio propio. Sus antepasados eran trianeros nacidos y casados en Santa Ana, y no es de extrañar que cantaran cuando nuestro protagonista era un niño. Por tanto, Cagancho, de profesión herrero, aunque fue también esquilador, es quien inicia la llamada escuela trianera del cante gitano, una escuela fundamentalmente seguiriyera y soleaera.

En aquellos años, entre 1820 y 1850, en Triana no había profesionales del cante, sino herreros, carniceros o alfareros que cantaban en tabancos y fiestas privadas. De hecho, cuando en 1838 tuvo lugar la célebre fiesta que describió Serafín Estébanez Calderón en 1842, Un baile en Triana, que luego incluyó en sus Escenas andaluzas, de 1847, casi todos los participantes eran de Cádiz y los Puertos: El Planeta y el Fillo entre ellos, cantaores ya con cierta fama. Cagancho sí bebería de estos dos colosos del cante andaluz, aunque su base fuera su propia familia y gitanos del barrio de familias como los Puyas o los Pelaos. ¿Por qué debería de conmemorar Triana en 2021 los doscientos años del nacimiento de Tío Antonio Cagancho? Porque sería un buen pretexto para ocuparse de esta importante dinastía de artistas flamencos, los Cagancho, como la escuela fundamental del cante de ese barrio, cuna de estilos y de míticos artistas gitanos.

Tío Antonio Cagancho tuvo varios hijos e hijas, y entre ellos destacó Manuel Cagancho (1846-1913), al que llamaban el Señor Manuel Cagancho, otro herrero cantaor, seguiriyero de postín, padre de Joaquín Cagancho y abuelo del gran torero Cagancho. Estaría bien que Triana reivindicara por fin a esta familia con unas jornadas de estudio sobre sus miembros artistas y la enorme influencia que tuvo en el cante trianero.


  • 1