viernes, 17 enero 2020
12:39
, última actualización
Pareja de escoltas

Gran Poder

24 nov 2019 / 13:04 h - Actualizado: 24 nov 2019 / 13:10 h.
"Pareja de escoltas"
  • Imagen del Gran Poder durante su estación de penitencia en la Madrugá. Foto: Teresa Roca.
    Imagen del Gran Poder durante su estación de penitencia en la Madrugá. Foto: Teresa Roca.

Los hermanos del Señor se han puesto a la vanguardia. Se trataba de formular algunas preguntas pero, sobre todo, resolver esas dudas en el medio, la ciudad y hasta la forma de digerir las devociones en el mundo de hoy. ¿Qué sentido tiene sacar una imagen a las calles en nuestro tiempo? En la esencia es lo mismo y aunque la relación del devoto con el icono no se ha visto modificada en cuatro siglos sí se ha visto mediatizada por los condicionantes y las necesidades le que ha tocado vivir. Esos cuatrocientos años son los que han pasado desde que Juan de Mesa –ese genial creador cordobés que estuvo a punto de ser engullido por el tiempo- entregara a los cofrades del Traspaso la imponente imagen del Nazareno que pronto empezó a crecer en devoción desde la capillita del convento del Valle.

El resto es historia, hasta encontrar su definitivo lugar en el mundo en esa ágora cuadrangular que marca a compás el verdadero centro devocional y sentimental de la ciudad. La pregunta no se queda sin responder: lo ha hecho la propia hermandad de San Lorenzo con sentido revolucionario. ¿Dónde tenía que estar el Señor? Con los suyos, ni más ni menos.

Y los suyos son los que abren la basílica en la amanecida y la abandonan con la noche cerrada. Ellos acuden a las plantas del Gran Poder pero ahora será Él quien abandone su casa para salir a su encuentro en una emocionante parábola que debe hacernos reflexionar. A partir de ahí empiezan a contestarse todas las preguntas, a hacerse innecesario cualquier interrogante. El secreto del Gran Poder es revelar el rostro misericordioso de Dios a los hombres. Los suyos lo saben.


  • 1