Menú

Irene Montero, perdidamente enamorada, se echa en brazos de Amancio Ortega

Image
19 ago 2022 / 15:51 h - Actualizado: 19 ago 2022 / 16:00 h.
"Opinión","Violencia de género","Política","Amancio Ortega","Irene Montero"
  • Irene Montero, perdidamente enamorada, se echa en brazos de Amancio Ortega

¡Me pinchan y no sangro! Ahora resulta que Irene Montero se lanza en brazos de Amancio Ortega para que le pague «campañas publicitarias de sensibilización y concienciación social contra la violencia de género». Esta Irene Montero es la ministra, sí, sí, la que milita en el partido político que critica cada paso que da el fundador de Inditex (si dona a Cáritas un dineral, si dona a la Seguridad Social un pastón...), la misma que se da una vueltecita de vez en cuando con las coleguillas en el Falcon propiedad del Estado español, la misma que se rasgaba las vestiduras al hablar de los ricos al mismo tiempo que se compraba una casa en Galapagar que tira de espaldas. Es esa minisytra de Igualdad que provoca entre pena y desazón. Esto ya no se puede entender de ninguna de las maneras.

Esas campañas de igualdad gratis, a la única a la que le va a costar sangre, dolor y lágrimas, es a la ministra Montero. A ver si tiene, ahora, valor para decir algo de su benefactor. A ver si deja que Echenique señale a Amancio Ortega como si fuese un criminal despiadado. ¿Qué dirán, a partir de hoy, los votantes y simpatizantes de Podemos? ¿Tendrán ya bastante con esto o seguirán creyendo en las ideas populistas que les colocaron hace meses? Iban mal los políticos de Podemos; a partir de ahora lo tienen imposible.

Hace tiempo que la ministra Montero; aquí, en Twitter; nos preguntaba a todos si sabíamos de dónde salía el dinero que donaba por aquellos tiempos (año 2019) Amancio Ortega. Ella insinuaba que era dinero sucio a más no poder. ¿Ya vale todo? ¿Cómo han cambiado tanto las cosas?

Lo de esta ministra es penoso, es una vergüenza. Y parece mentira que siga ocupando un cargo de responsabilidad.

Lo de Inditex es para quitarse el sombrero. Ellos hacen lo que creen que deben hacer sin escuchar críticas ni disparates.

Y así les va a unos y a otros.


Revista Escaparate Empleo en Sevilla Más seguros Edictos