miércoles, 30 septiembre 2020
19:33
, última actualización
Los medios y los días

Juan y Medio: novelas cotidianas

Image
12 sep 2020 / 04:00 h - Actualizado: 12 sep 2020 / 04:00 h.
"Los medios y los días"
  • Juan y Medio y Eva Ruiz en ‘La tarde, aquí y ahora’.
    Juan y Medio y Eva Ruiz en ‘La tarde, aquí y ahora’.

No sé quién la pronunció por primera vez pero se utiliza bastante esa frase: cada persona es una novela. Yo, al margen de mis experiencias como periodista, me convencí del todo de ello durante una estancia académica en Miami, hablando más a fondo con algunos inmigrantes que trabajan en aquella ciudad, que me narraban sus variados orígenes y sus movidas en la vida, increíbles pero ciertas, qué riqueza de sociedad para alguien como yo que nació en un barrio del centro de Sevilla al que siempre llevaré conmigo -el de San Vicente- y qué riqueza para cualquier persona, empezando por aquellas que se declaran independentistas y además exclusivistas.

Estuve ante el televisor viendo un rato en Canal Sur el programa de Juan y Medio en la sobremesa. Las personas buscan en La tarde, aquí y ahora lo que buscamos todos: o eliminar una soledad no querida o al menos paliarla y compartirla con alguien en una actividad a ser posible recíproca. Antes, había estado conectado también un tiempo a Tele 5, viendo cómo hablaban de nuevo de la muerte del marido de Paz Padilla. Me chocó la cantidad de utilidad y de frutos -por no decir otra palabra- que se le puede sacar a un muerto. No me gustó tanto amor, amor y amor, tanta espiritualidad y tanto hablar de energía y universo para decirle al espectador lo que quiere oír.

La tarde, aquí y ahora de Juan y Medio es otro formato en la parte que yo vi: no hay famosos, hay gente desconocida que cuando nos cuentan sus vidas nos enseñan el valor que guardan las personas anónimas, ésas que no tienen altavoces en los que contar detenidamente sus experiencias, sus sentimientos, sus gozos y sus lágrimas, sus novelas, en definitiva, dignas casi todas ellas de llevarse al cine o a series de TV.

Una señora nos informó de su duro trayecto en la vida, de su viudedad tras muchos años de enfermedad de su esposo, de cómo no ha amado a nadie desde entonces y de cómo en estos momentos desea compartir sus días y sus noches con alguien. Nos contó su actividad: aprende a tocar la caja flamenca, participa en un grupo flamenco, dirige a la asociación de la lucha contra el cáncer de su localidad de origen, un pueblo de Córdoba; nos hizo saber que ha recorrido medio mundo a sus 74 años, todo ello entre más momentos dolorosos que afrontó con ese valor que atesoran muchas mujeres.

Como afirma en su tesis doctoral la periodista y profesora Nuria Sánchez-Gey, no pocas personas critican programas de televisión sin verlos. Yo me detuve a ver a Juan y Medio, me sumerjo en el contexto de su espacio, en el público al que va dirigido, y resulta un excelente servicio público, una buena enseñanza para todos, empezando por quienes estudiamos la comunicación desde la universidad.

Ya está bien de dárselas de intelectual rechazando de entrada algo. Uno puede tener sus principios y su pensamiento personal e intransferible, yo por ejemplo no encajo en las masas, pero otra cosa es distanciarse de ciertos presupuestos para comprender e investigar cualquier manifestación desde su identidad, a eso se le llama objetividad que significa distanciarse del objeto a estudiar para evitar que la subjetividad lo contagie en exceso. Y señoras y señores, aquí hay algo evidente: la especie humana no se ama ni coopera adecuadamente entre ella para poder pasar una vida más digna. Pelea y huye demasiado de sí misma. Sin embargo, llega un momento en que uno se siente especialmente vulnerable y desea intercambiar abiertamente ese sentimiento en el sosiego de una tarde. Que ya está bien de fingir tanta falsa fortaleza en un mundo donde no te puede abandonar el desodorante ni un minuto.

En La tarde, aquí y ahora se abre de par en par el corazón del gran público, de la buena gente que ha caminado por cien senderos, y aparecen novelas con fondos de gozos y penas, escritas con las entrañas en las ondas del aire.


Consultorio financiero en El Correo de Andalucía Marcaje al Empresario en El Correo de Andalucía Edictos en El Correo de Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016