miércoles, 27 octubre 2021
16:32
, última actualización
Ojana in Excelsis

La cera derramada

Image
Juanmi Vega @Juanmivegar
04 oct 2021 / 04:00 h - Actualizado: 04 oct 2021 / 04:00 h.
"Ojana in Excelsis"
  • La cera derramada

Este fin de semana tuvimos varios y variados actos cofradieros que nos devolvieron, aún más si cabe, a esa añorada normalidad.

En Sevilla no hay que esperar a que pasemos a Fase 0 para volver a ella; basta sólo con que salgan pasos a la calle, y nosotros la recuperamos hace un par de semanas con la procesión de la Pastora de Santa Marina.

La ciudad tiene varios sonidos que deberían ser considerados patrimonio inmaterial de la misma: el balanceo de las bambalinas, el crujir de una trabajadera, las ruedas de las maletas empujadas por los guiris... y el sonido de las ruedas deslizándose por calles llenas de cera.

Que vuelva ese sonido de los neumáticos es un bálsamo y una trampa mortal a partes iguales. Significa que volvemos a ser lo que éramos y que los motoristas y viandantes tienen que tener mucho cuidado al pasar por esa zona.

Ayer me desperté con ese bendito sonido agudo. Horas antes habían pasado por mi casa dos procesiones de Gloria con las que disfruté como hacía mucho tiempo, concretamente dos años.

La ciudad está desatada. No sólo los cofrades han tomado las calles. Es prácticamente imposible poder ir a un bar a tomar una tapa sin reserva previa. Eso sí que cambia la idiosincrasia del sevillano y no el llevar una mascarilla en una trabajadera.

No sabemos qué pasará cuando Sevilla entre en Fase 0 y se puedan recuperar la mayoría de los hábitos hurtados.

La penitencia ya la hemos concluido y el cirio nos ha regalado más de un chorreón de cera ardiendo. Esperemos que, cuando todo pase, no nos resbalemos.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla