viernes, 22 octubre 2021
23:28
, última actualización
La Tostá

La pobreza en la España rica

Image
Manuel Bohórquez @BohorquezCas
13 oct 2021 / 06:42 h - Actualizado: 13 oct 2021 / 06:48 h.
"La Tostá"
  • Campaña de reparto de alimentos. / EFE
    Campaña de reparto de alimentos. / EFE

TAGS:

Según el último informe de Cáritas, España tiene seis millones de pobres en pobreza severa, una barrera que no se superaba desde 2007. En Sevilla tenemos a algunos de los barrios más pobres de España. Sé muy bien lo que es la pobreza, porque nací en ella y nunca me he alejado de los pobres. Cuando era niño y vivía en Palomares del Río me asustaban a veces con los pobres para que no me alejara de casa “¡Ahí viene un pobre!”, decían las madres de Cuatro Vientos, donde, curiosamente, éramos necesitados de solemnidad. Cuatro Vientos, era una aldea de un puñado de casas, unas veinte, de personas con escasos recursos, durante mucho tiempo incluso sin luz ni agua. Eran pobres asustándonos, curiosamente, con los propios pobres. Les parecerá mentira, pero vi a personas necesitadas desenterrando gallinas muertas del estiércol, por la morriña, para hervirlas y comérselas. No eran vagos, sino esclavos que trabajaban tantas horas como les permitiera la luz del sol. Mi madre se levantaba a las seis de la mañana para ir a trabajar a un almacén de aceitunas de Coria del Río, El Pollo, y a veces le daban las dos de la madrugada fregando platos o lavando ropa. Maldecían al franquismo por eso, pero esa etapa de la historia de España acabó hace más de cuarenta años y ahora gobiernan los progres, la izquierda, el socialismo y el comunismo, que no paran de hablar de derechos y avances para los trabajadores. Sí, eso es bonito, pero hay millones de pobres en pobreza severa en nuestro país, con veintitrés ministerios, diecisiete gobiernos autonómicos y una clase política corrupta que no deja sus privilegios. PESOE y Podemos, los que gobiernan en coalición, desenterraron el franquismo y la extrema derecha para intentar perpetuarse en el poder, pero no les está saliendo bien. No tiene mucho sentido que con un gobierno social comunista haya tanta pobreza, según leo estos días. Tiene todo el sentido. Díganme un país con esta clase de gobierno donde los trabajadores naden en la abundancia y gocen de derechos suficientes para vivir dignamente. Los que gobiernan en España necesitan pobres que les voten y si no son suficientes con los que tenemos aquí los traen de fuera. El pobre se suele agarrar a un clavo ardiendo y de eso viven estos corruptos, de la desesperación de los menesterosos, de los que no solo no llegan a final de mes, sino que no pueden empezar el mes. El progresismo, dicen estos vividores. Se excusan en la pandemia, pero pandemia no hay siempre y, al menos en España, los pobres de solemnidad no nos faltan nunca. Ahí tienen el informe de Cáritas, que da vergüenza leerlo. Una institución, por cierto, que existe porque hay pobres. ¡Que viene un pobre!


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla