sábado, 23 octubre 2021
11:03
, última actualización
Ojana in Excelsis

Los niños del altavoz

Image
Juanmi Vega @Juanmivegar
12 oct 2021 / 04:56 h - Actualizado: 11 oct 2021 / 20:12 h.
"Ojana in Excelsis"
  • Los niños del altavoz

Desconozco si se han cruzado con alguno de estos especímenes. Suelen ser chavales que no llegan a la mayoría de edad. Ellos portan camisetas un par de tallas más grandes y son delgados como si tuviesen una tenia en su interior. No les falta el pelito de punta y los lados rapados. Ellas van con pantalones vaqueros de la longitud de unas calzonas, top blanco o negro, botines y el pelo liso. Suelen ser canijas excepto una del grupo, que suele ser más rechoncha y es la que más grita.

Todos ellos tienen algo en común: dar por culo.

En los últimos Reyes Magos recibieron el regalo de un altavoz Bluetooth, uno de esos inventos magníficos, pero sólo si se tiene la responsabilidad y madurez de saber usarlos.

Seguramente usted se haya topado con uno de estos grupitos que van todos con el altavoz a plena potencia mientras suena una canción de un tal Bad Bunny, un chico de Puerto Rico que canta como si le faltase un hervor.

El problema es que no sólo se dedican a molestar en horas intempestivas, también lo hacen en el autobús, por poner un ejemplo.

Es curioso porque da la sensación de que usan esos altavoces sólo para hacerse notar, al igual que cuando llegaba el tapicero y sonaba eso de “ha llegado el tapicero. Tapizamos sillas, sillones, tresillos...”.

La música que emiten no es que sea del Orfeón Donostiarra precisamente, aunque tampoco me parecería bien si llevasen música de Silvio, las Tres Caídas o Mozart.

El silencio no es sólo la hermandad más antigua de Sevilla, es la ausencia de ruidos molestos, algo que en nuestra urbe, por desgracia, abundan.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla