lunes, 14 octubre 2019
22:14
, última actualización

Mentes crudas

23 ago 2018 / 19:02 h - Actualizado: 25 ago 2018 / 16:53 h.

Las ciencias adelantan que es una barbaridad. Adelantan tan rápido que hasta nos quedamos atrás. No me cabe otra explicación a los fenómenos masivos que aparecen de vez en cuando.

La última ha sido la la leche cruda. Que no, oiga, que la leche tal como sale de la vaca es más natural. Que lo de que pueda contener bacterias y podamos coger E-Coli, meningitis bacteriana o listeria es un bulo que se inventan algunos médicos y bioquímicos. ¡¿Cómo puñetas van a saber ellos más que nosotros sobre lo que es mejor para nuestros hijos y nosotros mismos?! ¡Hasta ahí podíamos llegar!

Y efectivamente, habrá algún desgraciado que llegue hasta ahí y no lo pueda contar. Después de tantos años reclamando avances científicos, ahora se lleva contradecirlos y volver al Paleolítico.

Lo mismo ocurre con los anti vacunas, criaturitas que han provocado un repunte de brotes de sarampión (enfermedad casi extinguida gracias a las vacunas que algunos detestan) en varios países de Europa. El brote, según los médicos, está provocado al bajar del 90 por ciento la tasa de vacunación en niños. Más claro agua.

Pues mire usted, querido troglodita, por mi parte como si se quiere usted comer una pringá con el tocino radiactivo pensando que es más sano, o no se vacuna. El problema es que si hace una cosa o la otra, repercute en la salud de los demás. Incluidos sus hijos y los míos. Pero esto es como hablar con un Masai de la Bolsa. A ver si sale pronto la vacuna contra la estupidez. Aunque alguno está cómodo como está.


  • 1