martes, 22 octubre 2019
14:38
, última actualización

Mi familia numerosa, la crisis que viene y yo

10 oct 2019 / 08:19 h - Actualizado: 10 oct 2019 / 19:22 h.
  • Fotografía: EFE
    Fotografía: EFE

Las familias numerosas, por lo general, nos pasamos en crisis toda una vida. No es fácil salir adelante con cuatro hijos (es nuestro caso) sin tener que renunciar a algunas cosas que en otras parejas son intocables y esenciales. Nada de ahorrar, nada de llegar con tranquilidad a final de mes, nada de caprichos superficiales. Casi nada de nada.

Se aprende a buscar ofertas de todo tipo. Un buen precio del paquete de macarrones no se puede escapar. Un 3x1 es una especie de milagro económico. La ropa y el calzado parecen tener siete vidas como los gatos. Y las vacaciones son el milagro anual porque parece que aquí no pasa nada.

En el seno de las familias numerosas sabemos lo que es una crisis constante. Si conocen alguna pidan consejos porque las que nos viene encima (a todos) es importante y la cosa va en serio. Podrán aprender a realizar trucos de magia con un puñado de euros, cocinarán con cierto decoro para una especie de ejército (detalles, lo que se dice detalles en los platos, pocos; pero todo sabe delicioso), podrán conducir autos de época sin pasar ni pizca de vergüenza, los pediatras y médicos de familia serán uno más de esa familia tan extensa y tan costosa...

Ser padre de una familia numerosa es una aventura maravillosa. Y en tiempos de crisis (crisis sobre crisis) un reto. Para un padre, una madre, alguno de los hijos y la abuela. Un reto que para algunos es un hecho solitario y para nosotros es una manifestación multitudinaria. Como cada día, igual de intenso, de agotador, de divertido.


  • 1