viernes, 07 mayo 2021
12:25
, última actualización
La Tostá

Mi vida laboral

Image
Manuel Bohórquez @BohorquezCas
13 abr 2021 / 08:34 h - Actualizado: 13 abr 2021 / 08:57 h.
"La Tostá"
  • Mi vida laboral

TAGS:

Ayer pedí mi vida laboral y tendré que aceptar el humanitario ofrecimiento del ministro Escrivá, que nos quiere dar 12.000 euros por cada año que retrasemos la jubilación. O sea, el fin de la esclavitud. Me veo escribiendo con 72 años, por necesidad, porque no me cuadran las cuentas. Si llevo trabajando desde los 12 años, esto es, cincuenta y uno, me exigen 37 y seis meses cotizados, y solo llevo 30, está claro que si me jubilo dentro de dos años, a los 65, no me quedará ni para pagar en la farmacia las medicinas que no me dará gratis la Seguridad Social. El Micralak, por ejemplo. Para cagarse, vamos. Ahora que tenemos de verdad un gobierno de izquierdas, a lo mejor podrían caer en que a los niños del franquismo no nos daban de alta en la Seguridad Social, aunque trabajáramos como ponis de carga. Tendrían que hacernos justicia, ¿no creen? Lo digo porque le están haciendo pagar a Franco todo lo malo que hizo en vida durante cuarenta años, y esto hay que arreglarlo también. Si me puse a trabajar con 12 y empecé a cotizar con 20, ¿quién me da ahora esos ocho años que me hacen falta para poder jubilarme en 2025, que me robaron miserablemente con el negrero pretexto de que aprendía un oficio? A ver, señor Escrivá, dígame si van a hacer algo con los que empezamos a trabajar con los huesos aún lechosos y Franco fuerte. No les he votado nunca, pero soy un ciudadano con derechos, y algo cansado. Hagamos una cosa. Páguenme ahora, de una tacada, los siete años que voy a trabajar de más para poder pagar el Micralak y el entierro, y me harían un hombre. Mayor, claro. Serían 84.000 euros, según mis cuentas. O sea, para acabar de pagar la hipoteca y poder reformar la casa de campo. Porque si me lo piensa pagar al final, con 72 tacos, a lo mejor ya no me haría falta tanto dinero. Me deben ustedes veintidós años no cotizados, aunque sí trabajados. Lo hacemos por las buenas o por las malas, como ustedes vean. Mire que como me cabree me voy a empadronar en la Comunidad de Madrid para poder votar a Isabel Díaz Ayuso, que sé que eso les jodería tela y estoy por joderos vivos.


Edictos en El Correo de Andalucía