sábado, 27 noviembre 2021
22:07
, última actualización
Los medios y los días

Quiero ser Loreta

Image
22 oct 2021 / 04:24 h - Actualizado: 21 oct 2021 / 10:28 h.
"Los medios y los días"
  • Loreta en ‘La vida de Brian’
    Loreta en ‘La vida de Brian’

Después de comprobar empíricamente, con unos casos recientes ya conocidos sobre el mundo de la narrativa, que la ley del péndulo le da preferencia a las autoras frente a los autores en ciertas editoriales, me vuelvo a acordar de la secuencia de la película La vida de Brian en la que un personaje rebelde de un movimiento de liberación contra los romanos se empeña en que sus camaradas le llamen Loreta y en tener hijos. “Pero, ¡si tú no tienes matriz!, ¿dónde vas a gestar el feto?”, le larga uno de sus coleguis. “Bueno, pero podemos reivindicar su derecho a parir”, argumenta una camarada. Vamos, un calco de Podemos y de la actual izquierda española del biberón porque la secuencia se remata con estas dos frases de dos rebeldes: “Sería un símbolo de nuestra lucha contra la opresión”, afirma uno. “Sería un símbolo de tu lucha contra la realidad”, contesta otro.

El caso de la tal Carmen Mola y el Premio Planeta más otros como el de Sergi Puertas y su “aventura” teniendo que hacerse pasar por mujer joven y agraciada para que le echaran cuenta a su manuscrito después de no recibir ni una respuesta cuando envió otros con su identidad real a diversas editoriales, coloca ante los ojos de todo el que quiera verlo una situación caricaturesca, divertida y al mismo tiempo lamentable. La moda es la moda, está por todas partes, el discurso hegemónico mueve montañas y bolsillos para consumir de todo y a todas horas la televisión nos adoctrina colocando ahora a una mujer donde antes se colocaba a un varón para que lo imite, no para mostrarnos con claridad la diferencia, simplemente para llevar a cabo un ejercicio de mimesis y que la mujer se quede tranquila porque está en el camino de lograr la ansiada igualdad, ¡qué engaño a la mujer!, ¡qué inmenso engaño!, cambiemos el sexo para que todo siga igual, el mercado se adapta a todo, ¿quieren camisetas del Ché? Sin problemas. ¿Quieren mujeres por todas partes? Sin problemas, pero pasen por taquilla. Me imagino que existirá un sector de mujeres al que esta dinámica les parecerá hasta humillante, tener que destacar y servir de adoctrinamiento por el simple hecho de que desean captarlas para el voto y para el consumo.

Lo peor es que no sólo se vea uno obligado a “vestirse” de mujer para publicar una novela o libro de relatos con mayor seguridad sino que esa mujer deba ser joven, atractiva y primeriza en el arte literario. Sergi Puertas declara en su entrevista: “Créeme que me siento sucio con solo acercarme a estas pamplinas entre hombres y mujeres de las que todo el mundo habla como si no hubiera otro tema. Mi única razón para salir del armario es, insisto, advertir a los señoros fracasadetes como yo de cómo seguir enviando manuscritos con su firma equivale a tirarlos a la papelera. De hecho, propongo que nos hagamos pasar todos por chavalillas hasta que no haya un solo manuscrito con rúbrica masculina en ninguna editorial de España. Que se evalúe a partir de ahí. ¿No sería esa la vía más directa a la tan cacareada igualdad?”.

Puertas amplía sus reflexiones así: “La belleza y la juventud son cautivadoras, y como señoro heterosexual elegí a una chica joven porque a mis ojos no hay en todo el reino natural nada más bello. La belleza es atractiva, la juventud es atractiva. Queremos negarnos verdades tan irrefutables como estas y terminamos atrapados en unos trabalenguas absolutamente mongoloides. A ellas también les recomendaría que se quitaran de encima unos años y el lastre de su antigua bibliografía y se vistieran de recién llegada. La novedad es lo que manda, lo dicen explícitamente todas las personas honestas del ramo. Así que muy probablemente ellas tienen también ahí mucho que ganar”.

A la vista de los hechos, no tengo más remedio que postrarme a los pies del grupo editorial Samarcanda que me acaba de comunicar la próxima publicación de mi libro, mezcla de ensayo filosófico, literatura y humor, Cuaderno Latinoamericano. Impresiones, reflexiones, depresiones y amoríos de un imperfecto idiota español. A mí, un fracasado de casi 67 castañas, varón, machista, viejo senil como me dicen de vez en cuando en Twitter, converso desde la izquierda a la derecha -también me tachan de eso- reaccionario, el Reig del gazpacho. Gracias, gracias, gracias.

Ya no podremos leer en los manuales de historia de la literatura que Fulanito de Tal fue un escritor tardío. Es que ni fue, ni existió. Ni era mujer ni era joven ni era guapa, a la basura.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla