domingo, 16 mayo 2021
12:12
, última actualización
Los medios y los días

Rectificar es de débiles

Image
26 abr 2021 / 04:00 h - Actualizado: 26 abr 2021 / 04:00 h.
"Los medios y los días"
  •  EFE/ Chema Moya
    EFE/ Chema Moya

He consultado con el dios Internet y me ha revelado que se le atribuye al poeta británico Alexander Pope eso de: “Errar es humano, perdonar es divino, rectificar es de sabios”. A primera vista, está en un error, hoy rectificar parece como si fuera algo propio de los débiles y de esas personas que no son capaces de mantenerse firmes en sus principios. Me estoy acordando de los tertulianos de televisión o radio, ese grupo sabelotodo cuyos miembros se suelen engordar los egos cuando son de la misma cuerda con aquello de estoy de acuerdo con fulanito o sultanita, no obstante, quisiera añadir..., pero que nunca están de acuerdo con sus oponentes, ni siquiera las opiniones de estos los hacen dudar y si dudan es por dentro porque por fuera no pueden expresarse libremente.

¿Han visto o escuchado alguna vez que alguien opuesto al pensamiento de otro se pare a pensar lo que ese otro le acaba de indicar y le diga: “pues lo que dices es interesante, déjame pensarlo que puede que lleves razón”? No, de ninguna manera porque, en primer lugar, el grupo de presión que te ha puesto ahí como vocero maneja los hilos vocales de tu garganta y las neuronas de tu cerebro y te quitaría de en medio. Además, ¿dudar? Eso es de débiles mentales, en este mundo no te puede abandonar el desodorante porque entonces te abandonan también tus padrinos y no cobras ni te haces famoso.

Desde luego es un chollo que, si tienes buena labia y levantas aplausos fáciles entre los que oyen y leen lo que quieren leer y oír, encima te paguen y te hagan famoso hasta que ya se te vea demodé y te quiten, “Dios me lo dio, Dios me lo quitó, bendito sea su santo nombre” porque mientras te mantengas en el redil algo caerá, mira en la etapa del PSOE en Andalucía y me temo que algo parecido sucederá cuando los de ahora espabilen más, si bien uno siempre tiene la esperanza de que triunfe ante todo el talento y el esfuerzo y que no exijan tanto el DNI.

Sobre la base de lo anterior se pueden comprender desde las cerrazones de los tertulianos hasta que Marlaska no dimita, por ahora, basta que lo diga la derecha para que Marlaska no se marche y Sánchez lo apoye. ¿Cómo mirarán ahora a su ministro los altos mandos de la Guardia Civil y los menos altos? Por cierto, lo de Marlaska demuestra que los ministros tienen líneas rojas dentro de las propias parcelas de sus teóricas competencias: ellos gobiernan, pero las cosas a veces van por debajo y ni el ministro se entera.

El hecho de rectificar, en todo caso, se ha inventado para las grandes mentes científicas y filosóficas que no convierten nunca sus ideas en actos de fe y las tiran enteras o parte de ellas a la papelera para en su lugar colocar otras superiores a las anteriores. ¿Cuántas veces habrán rectificado los científicos gracias a los cuales hoy disfrutamos de las vacunas que nos protegen de la Covid-19? En lugar de debilitar, esas rectificaciones han contribuido a que la especie humana sea más sabia, más poderosa frente a las amenazas que les llegan y frente a las que sin duda vendrán en el futuro.

Claro, estamos hablando de grandes cerebros, de personas especiales, de frikis a los que les debemos la vida. Los hay en todas las esferas de la vida, incluso en la política, lo que ocurre es que ahora están como escondidos, como reprimidos por los mediocres que nunca son capaces de rectificar porque viven -y bien- sin salirse del papel que les han asignado.


Edictos en El Correo de Andalucía