sábado, 30 mayo 2020
15:08
, última actualización
La vida del revés

¿Se puede saber dónde coño está Susana Díaz?

22 may 2020 / 09:25 h - Actualizado: 22 may 2020 / 09:45 h.
"Opinión","La vida del revés","Susana Díaz"
  • ¿Se puede saber dónde coño está Susana Díaz?

La pregunta es qué les pasa a los socialistas que no están de acuerdo con las cosas que hace Pedro Sánchez, con las cosas que salen de este Gobierno de coalición. ¿Les parece bien que se firme un acuerdo con Bildu para derogar la última reforma laboral? ¿Les parece bien que se firme algo, sea lo que sea, con un partido que representa la zona más gris de la democracia española? ¿Nadie va a levantar la mano para pedir el turno de palabra y decir que ya está bien?

Susana Díaz debería decir algo con urgencia. Y García Page. Y Lambán. Y Fernández Vara. Y todos los socialistas que aman España, que saben que todo tiene límites, que la ética está por encima de cualquier interés partidista o personal. ¿Tanto amor sienten por sus cargos? ¿Es que no confían en que podrían trabajar en una empresa como cualquier otro español?

La vergüenza de pactar con los que apoyaron, apoyan y seguirán apoyando un terrorismo cruel, despiadado y aterrador, es enorme. Más infamia es difícil de acumular. Pero el silencio es cómplice y se acerca a eso tan tenebroso que no se denuncia.

Hay que recordar a los dirigentes socialistas que los españoles no somos tontos de baba, que llegado un momento sabemos discernir y cambiar de opciones políticas. Porque, no nos engañemos, en España por cuestiones ideológicas votan pocos. Se vota a las personas y por cuestiones, como mucho, románticas. Es penoso decir esto intuyendo que tengo razón, no crean que me hace gracia afirmar algo tan grotesco. El caso es que votantes socialistas se convierten en votantes de Vox sin despeinarse. Sí, parece mentira pero ha pasado y sigue pasando. Y eso significa que los partidos políticos están vacíos de contenidos ideológicos, significa que el sol que más calienta es lo que se lleva entre el electorado español. Y eso significa que una metedura de pata como es firmar un acuerdo con Bildu, porque así lo quiere Pablo Iglesias, tendrá consecuencias para el PSOE y para España entera ya que ese acuerdo es un error garrafal. A mí no me entusiasma la última reforma laboral, pero en plena crisis cargarte eso de un plumazo, sin hablar con los agentes sociales, sin meditar la decisión, puede significar un desastre en el mercado laboral español sin precedentes. Si le sumamos que se firma con Bilbu, todo se convierte en repugnante.

Doña Susana ¿no va usted a decir esta boca es mía? Sé que usted no está de ese lado. Sea valiente y luche por sus ideas, por esas que dice haber luchado desde que era una cría. Si ni lo hace tendré que pensar que nunca las tuvo. Diga lo que tenga que decir y espere su oportunidad. Si da la cara la tendrá, antes o después la tendrá. Se lo garantizo.


  • 1