jueves, 12 diciembre 2019
08:38
, última actualización

Solo no morirse es gratis

11 oct 2019 / 22:14 h - Actualizado: 11 oct 2019 / 22:35 h.
  • Fotografía: EFE
    Fotografía: EFE

Ayer alguien me decía que no piensa casarse, al menos de momento. Parece ser que la saturación es alta, es decir, tiene que asistir a ceremonias ajenas cada dos por tres y está hasta las narices. Tanta boda le ha quitado las ganas de celebrar la suya propia.

A mí, personalmente, no me extraña. Tengo mal carácter y me relaciono regular con los otros; me aburro con las historias que me cuentan porque no me interesan en absoluto. Y llegado el momento de tomar copas, la desinhibición que se produce me perturba y comprobar cómo hacen el ridículo me deprime. Es lo que tiene no aguantar a nadie salvo a uno mismo.

Es verdad que en esta vida las cosas se acumulan dependiendo de los años que vamos sumando. Los adultos jóvenes tenemos una racha enorme llena de bodas (estrenamos vestidos y trajes con alegría; y nos dejamos una pasta en regalos). Nos casamos y se casan casi todos. Edad media: 30 años. Coste medio: 21.000 euros. Más tarde comienzan los bautizos y las comuniones. Dadas las circunstancias, bautizos y comuniones son ceremonias de gran magnitud (nos conformamos con vestidos y trajes ya usados porque total no es nada del otro mundo y no vamos a salir en las revistas). Edad media: 8 años. Coste medio: 3.500 euros. Es como si esos fastos fueran eternos. Al fin y al cabo, todo se produce en un templo (las religiosas siguen siendo las ceremonias más numerosas) y todo termina alrededor de una mesa llena de comida y bebidas. Más adelante tocan las bodas de los hijos. Sí, la boda de los hijos (aquí ya no estrenas nada si es el hijo de otro; solo si es el tuyo te piensas lo de comprar algo vistoso). Y por último, los tanatorios toman protagonismo junto a entierros y funerales. En este caso, gastos, lo que se dice gastos, más bien pocos. Suele pagar la compañía de seguros. Si no hay póliza de seguro contratada, el coste depende de si tienes suerte y te mueres en un sitio barato. La cosa va de 2.000 a 6.000 euros.

Yo, que tengo muchos años, ya estoy inmerso en la época mortuoria. Y debe ser que ya llevo unos cuantos entierros sobre la espalda porque, del mismo modo que me decían que tanta boda les impide tener ganas de casarse, a mí, tanta muerte me ha saturado y no quisiera formar parte del reino de más allá hasta pasado un tiempo. A cada cual le satura una cosa u otra. Así que yo, de momento, no quisiera palmarla. Es gratis.


  • 1