Menú

“Es una irresponsabilidad dar un móvil a un niño menor de 12 años”

El Servicio de Orientación del San Francisco de Paula organiza una charla con el fundador de Pantallas Amigas, Jorge Flores Fernández

29 abr 2015 / 16:48 h - Actualizado: 30 abr 2015 / 12:38 h.
"Educación","Internet"
  • Jorge Flores Fernández, en la charla para padres impartida en el Colegio San Francisco de Paula. / El Correo
    Jorge Flores Fernández, en la charla para padres impartida en el Colegio San Francisco de Paula. / El Correo

Jorge Flores Fernández es fundador y director de Pantallas Amigas, licenciado en informática por la Universidad de Deusto y director y autor de varias publicaciones y materiales didácticos relacionados con el uso seguro de las TIC. Así se presenta en su blog -http://www.jorgefloresfernandez.com/– este experto en el uso (y abuso) de internet que, invitado por el servicio de orientación del Colegio San Francisco de Paula, ha ofrecido una charla a los padres del centro sobre redes sociales, whatsapp, privacidad padre/hijo, uso de internet y su labor académica.

¿Móviles para niños sí o no?

Dígame que es un niño... Debe ser una decisión muy meditada porque tiene beneficios y riesgos. Se trata de un instrumento poderosísimo y, si no hay una persona adulta que los acompañe, entraña un riesgo importante. Los padres están pecando de comodidad al proveer con un smartphone a niños con menos de doce años. Es una decisión desacertada. Muchos lo tienen y no reúnen las condiciones para tenerlos.

¿Cómo combatir ese miedo a ser diferente al resto del grupo por no tener un móvil?

Mediante acuerdos. Si tienes una hija de 11 años, muy probablemente conoces a sus amigas y conoces a sus padres. Lleguemos a acuerdos entre los adultos. La mayoría de los padres alegan para que sus hijos tengan móviles muy pronto tres cosas: ahorras dinero, pueden estar localizables siempre y todos los tienen. El aislamiento no es positivo nunca pero tampoco es un trauma. No tenemos que ser siempre como los demás. Es otro aprendizaje más de la vida. Insisto: hay mucha comodidad. Los niños son en estos casos como conductores novatos. Tienen muchas posibilidades de tener problemas en la conducción. Es una decisión irresponsable que tengan móviles antes de los doce. Siguen siendo chavales.

¿Cuáles son los miedos que expresan los padres?

El primero, el uso excesivo. Segundo, los contenidos a los que tienen acceso, seguido de los contactos con personas que les pueden hacer daño. Por último, la privacidad, cosas que puedan publicar que sean inadecuadas.

¿Cómo pueden combatir estos miedos para que no terminen siendo verdaderamente un problema?

Con conocimiento y acompañamiento. No es que se conviertan en expertos pero sí deben saber de qué se habla en el entorno de las nuevas tecnologías. En cuanto al acompañamiento, se trata de pasar tiempo con ellos delante de la pantalla. La clave es conocer el medio y ver cómo ellos se mueven en ese medio.

Es como si se les estuviera enseñando a andar...

Algo así. Como padres, no somos expertos en enseñar a andar pero sí en caídas y en cómo levantarse de ellas. En la vida digital, los errores surgen por la inmediatez, los impulsos... Los adultos somos más reflexivos y tenemos que enseñarles eso: a pensar antes de hacer.

Con la cantidad de información que circula ya sobre abusos como el ciberacoso, ¿de verdad que los chavales no saben ya los peligros que hay en internet?

La falta de percepción del riesgo es un rasgo de la adolescencia. No tienen habilidades para manejarse, no saben decir no... Necesitan otro tipo de educación: empatía, asertividad, pensamiento crítico... Como la oferta en internet es tan amplia, hay que tener criterio para elegir. Y en este punto los chavales no están teniendo el ejemplo de sus padres. No les están acompañando en nuevas situaciones desconocidas a las que se enfrentan con demasiada frecuencia. Los chavales están condenados a ser competentes. Cuando nació Facebook o Tuenti, los padres y los hijos no se mezclaban, pero ahora con los smartphone sí, aunque los padres no lo están haciendo bien: compartimos cualquier cena familiar, hablamos hasta las tantas por Whatsapp cuando a ellos les decimos que dejen el móvil a una determinada hora... No lo estamos haciendo bien.

¿Qué uso hacer entonces de los dispositivos en casa?

Hay que ganarse la confianza de los hijos con mano izquierda y no con enfrentamientos, darles ejemplo, conocer el medio por el que ellos se mueven y acompañarles.

En Madrid han introducido en el currículum una asignatura de programación. ¿Sería interesante también que se introdujera una sobre el uso responsable de las nuevas tecnologías?

Por supuesto, es bastante más importante que la de programación. Ni punto de comparación.

¿Están yendo de la mano escuela y familia en este asunto?

No, aunque esto viene ya de largo. Cuesta mucho.

¿Cómo detectar que un niño está siendo objeto de ciberacoso, grooming o cualquier otro abuso?

Lo que vamos a notar es que estará más inapetente, encogido, irritable, desatiende sus obligaciones, no se comunica... Vamos a notar que le pasa algo, aunque otra cosa es que nos diga qué le pasa. Al final, se trata de escucharlos y de pasar tiempo con ellos.


Qué hacer en verano en Sevilla y provincia Empleo en Sevilla Más seguros Edictos