domingo, 17 noviembre 2019
00:12
, última actualización

Ni jugar al dominó ni arrastrar los barriles de cerveza

Aprobada con polémica en 2014, permite a la Policía Local sancionar o clausurar un local sin necesidad de realizar mediciones con un sonómetro

20 oct 2016 / 07:00 h - Actualizado: 20 oct 2016 / 10:56 h.
  • La ordenanza municipal de contra la contaminación acústica, ruidos y vibraciones pretende reducir los niveles de contaminación de la capital hispalense. / Rosa Fergom
    La ordenanza municipal de contra la contaminación acústica, ruidos y vibraciones pretende reducir los niveles de contaminación de la capital hispalense. / Rosa Fergom
  • La ordenanza no permite arrastrar los barriles por las vibraciones. / J. Cuesta
    La ordenanza no permite arrastrar los barriles por las vibraciones. / J. Cuesta

Acabar con los problemas de ruido en una ciudad que vive principalmente en la calle es una ardua tarea. Y hacer una norma que satisfaga a todas las partes debe ser algo así como una alineación de planetas. El Ayuntamiento de Sevilla aprobó en 2014, con Juan Ignacio Zoido (PP) en la Alcaldía, y gracias a su mayoría absoluta en Plaza Nueva –es decir, con los votos en contra de PSOE e IU–, una ordenanza para acabar con el exceso de ruidos en la capital hispalense.

La norma, que buscaba «el equilibrio entre el derecho al descanso y el desarrollo de las actividades económicas» decía el entonces delegado de Urbanismo y Medio Ambiente, Maximiliano Vílchez, obtuvo luz verde a pesar de la polémica suscitada cuando se dio a conocer su articulado.

Ni jugar a los dados o al dominó en un bar, ni arrastrar un tanque de cerveza, ni cantar por la calle, ni dejar animales solos, tocar el claxon... son algunos de los ejemplos de cosas cotidianas que están prohibidas en Sevilla desde hace dos años.

Bares y veladores

Varios de los artículos de la ordenanza se refieren a la instalación de máquinas que puedan producir ruidos o a las condiciones acústicas que deben cumplir los bares. El tipo de puerta que deben colocarse, los extractores, el uso de megafonía... todo está limitado por la norma. Incluso llega a especificar que las mesas y sillas deben tener elementos absorbentes para que su arrastre no produzca ruido. En este sentido resulta cuanto menos curioso que no se permita la apertura de actividades con música o incluso un karaoke si el negocio está ubicado en un edificio con viviendas pero sí si es colindante.

En el reglamento hay, además, un apartado dedicado a los polémicos veladores específicamente. Desde 2014 los bares con mesas en la calle no pueden servir comida ni bebida a través de las ventanas ni pueden permitir que se consuma de pie, incluso está prohibido expresamente la música en directo, la megafonía para anunciar que la comida está lista, colocar aparatos de televisión o las clásicas atracciones infantiles. Tampoco se puede jugar a cualquier actividad que implique un impacto como el dominó o los dados y tampoco está permitido cantar tocar instrumentos, gritar o mantener conversaciones altas.

Tanto en este como en el resto de los casos, la normativa municipal da carta blanca a la Policía Local quienes podrán actuar sin necesidad de hacer comprobaciones. En la mayoría de apartados el reglamento especifica que «cuando a juicio de los agentes se perciban niveles de ruido inaceptables estos actuarán proporcionalmente». En el caso de los veladores podrán, además, iniciar el proceso sancionador contra el negocio infractor «pudiéndose llegar a su cierre como medida cautelar».

Animales

La ordenanza de ruidos va más allá de las actividades económicas y llega incluso a estipular las molestias que pueden causar los animales domésticos. Los dueños son los responsables de evitar el ruido tanto dentro como fuera de las viviendas e incluso prohíbe, «aunque sea temporalmente, abandonar o dejar solos a los animales en las viviendas, balcones, ventanas, terrazas, patios y resto de zonas comunes».

Adiós a tocar el claxon

¿Quién no ha recurrido al claxon en un atasco o ante una maniobra peligrosa? Pues la ordenanza de ruido prohíbe desde 2014 el uso del claxon o de cualquier tipo de avisador acústico de que vayan dotados los vehículos a motor y ciclomotores, excepto el claxon en casos de inminente peligro de atropello, colisión o auxilio urgente de personas». Tampoco se permiten los acelerones, circular sin escape o hacer funcionar equipos de música «a un volumen manifiestamente excesivo».

Carga y descarga

Además de limitar los horarios y especificar que la actividad debe realizarse sin producir impactos directos contra el suelo o los vehículos, prohíbe específicamente cosas que siguen produciéndose dos años después como agitar las bombonas para avisar a los vecinos de la presencia del vehículo de reparto asó como hacer rodar los barriles de cerveza.

Excepciones

Hay diversas ocasiones en las que las limitaciones por ruidos encuentran excepciones. Es el caso de la Cabalgata de Reyes, el Rocío, la Feria de Abril, las Velás o los «eventos procesionales de carácter religioso».

Fuegos artificiales

Los productos pirotécnicos en espectáculos de fuegos artificiales en la vía pública necesitan luz verde y no pueden usarse normalmente entre las 01.00 y las 10.00 horas salvo en Navidad o en las salidas y entradas de las hermandades del Rocío. Eso sí, tampoco se les permite como antaño despertar a los sevillanos con los cohetes pues no podrán usarlos hasta las 9 de la mañana.

Campanadas

En el caso de las campanas de las iglesias, se permite hacerlas sonar antes, después o durante de las celebraciones u oficios religiosos por lo que no está permitido que suenen para marcar las horas.

Obras y fiestas en casas

Las obras y trabajos de mantenimiento de las viviendas que puedan causar molestias por ruido solo podrán desarrollarse de 08 a 15 y de 17 a 21 de lunes a viernes y hasta las 19 los fines de semana. Las clásicas fiestas domésticas también están limitadas por un horario y deberán finalizar a las 23 horas salvo los días 24, 25 y 31 de diciembre y 1 de enero que se amplía hasta las 04 horas. Cuando el evento tiene carácter vecinal y se hace en las zonas comunes, se amplía el horario hasta las 12 de la noche.

Bandas

Los ensayos se limitan a las zonas «convenientemente distanciadas de edificios de viviendas o en locales aislados no colindantes con viviendas ni ubicados en bloques de pisos y en cualquier caso no podrán desarrollarse después de las 12 de la noche.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016