Menú

Un beso cortés, una catarata de selfies y un brindis en falso

La caseta de la Cadena Ser fue testigo del reencuentro entre Pedro Sánchez y Susana Díaz

13 abr 2016 / 21:14 h - Actualizado: 14 abr 2016 / 12:50 h.
"Feria de Abril","Ayuntamiento de Sevilla","Empresas","Bomberos","Feria de Abril 2016","Susana Díaz","Juan Espadas","Fernando Rodríguez Villalobos","Miguel Rus","José Sánchez Maldonado"
  • Gesto de cariño de Pedro Sánchez, líder del PSOE, y el alcalde Juan Espadas al hijo
    Gesto de cariño de Pedro Sánchez, líder del PSOE, y el alcalde Juan Espadas al hijo
  • El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, y la secretaria general de Podemos Andalucía, Teresa Rodríguez, brindan en la caseta de la Cadena Ser.
    El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, y la secretaria general de Podemos Andalucía, Teresa Rodríguez, brindan en la caseta de la Cadena Ser.
  • Alberto Díaz, concejal del PP en el Ayuntamiento de Sevilla; Diego Suárez, director de Contenidos de la Cadena Ser Andalucía; y Juan Bueno, presidente del PP de Sevilla.
    Alberto Díaz, concejal del PP en el Ayuntamiento de Sevilla; Diego Suárez, director de Contenidos de la Cadena Ser Andalucía; y Juan Bueno, presidente del PP de Sevilla.
  • Santiago Ortega y Manolo Aguilar, periodistas deportivos de Radio Sevilla, junto a José Castro, presidente del Sevilla F.C.
    Santiago Ortega y Manolo Aguilar, periodistas deportivos de Radio Sevilla, junto a José Castro, presidente del Sevilla F.C.
  • Francisco Herrero, presidente de la Cámara de Comercio, acompañado por Rafael Ruiz y Antonio Romero, de Los del Río.
    Francisco Herrero, presidente de la Cámara de Comercio, acompañado por Rafael Ruiz y Antonio Romero, de Los del Río.
  • Raquel Morales, coordinadora de Ciudadanos Andalucía; Juan Marín, presidente de Ciudadanos Andalucía; y Jesús Maeztu, Defensor del Pueblo Andaluz.
    Raquel Morales, coordinadora de Ciudadanos Andalucía; Juan Marín, presidente de Ciudadanos Andalucía; y Jesús Maeztu, Defensor del Pueblo Andaluz.

No hay nada más sevillano que un roneo en plena Feria de Abril. Imaginen la escena. Caballero y dama que se buscan por el Real y no se encuentran, en un sí pero no que al final acaba siendo un «ya era hora». Tampoco es que le pusieran mucho ímpetu, todo sea dicho. Pero al final pasó, con la caseta de la Cadena Ser como testigo. Pedro Sánchez encontró a Susana Díaz, que sabe moverse como nadie por el Real. O más bien lo contrario, porque el líder de los socialistas tuvo que aguantar estoicamente la horita larga que Díaz alargó el reencuentro.

La presidenta llegó con ese séquito que no se separa de ella ni un instante. Segura de sí misma, sonriente, vestida con un traje de flamenca verde agua y con su primogénito, de corto, entre sus brazos. «¡Guapa, guapa!», le gritaban desde la caseta de al lado. Menudo subidón de autoestima. Como a Moisés se le abrieron las aguas del Mar Rojo en busca de la tierra prometida, Díaz logró hacerse hueco entre el gentío para llegar a los brazos del líder de su partido. A las 15.12 horas fue el beso. Cortés y educado, sin alardes. Con Espadas de anfitrión de la escena y una nube de flashes que atestiguaban el instante.

Sánchez y Díaz sonreían, se miraban y cruzaban las palabras justas. Eso sí, sin brindis que sellara el pacto fraternal del Real. Y mira que la prensa lo pidió, insistió, e incluso rogó a la presidenta. Pero no hubo manera. Alegría pero sin pasarse, que pensaría Díaz. Así que visto el panorama, los dos optaron por darse un baño de masas con los sevillanos que se acercaban a la valla de la caseta. Llegó el momento de los selfies. Primero, Pedro Sánchez, al que asaltaba todo el público femenino de la Feria, algunas de ilustre apellido y cargo político a sus espaldas. Luego, Susana Díaz, que no escatimó ni en besos.

Sonó la campana y acabó el desfile de cámaras. Tras compartir viandas, cada uno siguió con su plan. Al líder de los socialistas se le vio por la caseta de su partido y en la de los sindicatos. «Que pase el siguiente», decía un ciudadano ante la catarata de fotos. Y Sánchez sin perder la sonrisa. ¿Será cierto eso de que la procesión va por dentro?


Revista Escaparate Empleo en Sevilla Más seguros Edictos