domingo, 20 septiembre 2020
17:43
, última actualización
Toros

Doce campanadas taurinas para la temporada 2019 en Sevilla

Salvamos doce acontecimientos –dentro y fuera de la plaza de la Maestranza- que han jalonado la temporada y el año taurino que está a punto de expirar en clave hispalense

31 dic 2019 / 13:22 h - Actualizado: 31 dic 2019 / 13:36 h.
"Feria de Abril","Televisión","Toros","Arte","El Baratillo","La Macarena","Esperanza de Triana","Comunicación","Universidad","Real Maestranza","Feria de San Miguel"
  • Morante de la Puebla. / Paco Campos (EFE)
    Morante de la Puebla. / Paco Campos (EFE)

Primera campanada, mes de febrero: El encaje ferial de Morante encalla con la televisión. Morante quería evitar las cámaras o, al menos, variar el modo de locutar las corridas con el que se encontraba absolutamente incómodo. El torero llegó a admitir que contemplaba otras fechas para evitar ser televisado. Mientras se dirimía el asunto y encallaban momentáneamente las negociaciones, el diestro de La Puebla se quedó fuera del cartel del Domingo de Resurrección mientras arreciaban los rumores de su ausencia definitiva en el ciclo sevillano. Finalmente no fue así y el matador cigarrero acabó acordando con Ramón Valencia hacer tres paseíllos primaverales y un cuarto en el ciclo otoñal de San Miguel. Eso sí, el empresario se vio obligado a atajar la rumorología confirmando esos cuatro contratos en la presentación del cartel pictórico de María Gómez.

Segunda campanada, 2 de mayo. Una matizable Puerta del Príncipe para El Juli

Doce campanadas taurinas para la temporada 2019 en Sevilla
El Juli por la Puerta del Príncipe.

Era la sexta vez que se había ganado el paseo a hombros bajo el mítico arco que se mira en el Guadalquivir y la quinta que pudo consumarlo. Pero el ‘portazo’ del precoz maestro madrileño no tuvo esta vez la contundencia de otras ocasiones. Eso sí: no se le puede negar a Julián López su ascenso al cuadro de honor del coso maestrante. El Juli ya ha rebasado la marca –tanto tiempo inalcanzable- de Curro Romero y ha igualado a Espartaco, que logró su quinta Puerta del Príncipe volando por encima de cualquier dictadura estadística en su reaparición puntual de 2015. El caso es que Julián cortó un trofeo discutido y discutible a su primer toro de Garcigrande y se llevó dos orejones del segundo de su lote, al que también se le concedió una vuelta generosa. Antes había mostrado su mejor dimensión en Resurrección para emborronar parcialmente su paso por Sevilla con la espesita mixta compartida con Ventura y Cayetano.

Tercera campanada, 3 de mayo. Roca revienta la Feria y le piden el rabo.

Doce campanadas taurinas para la temporada 2019 en Sevilla
Roca Rey en Sevilla.

Sucedió en la tarde del viernes de preferia. Roca Rey se había marchado de vacío en su primer compromiso, la tarde del Domingo de Resurrección. Ese tres de mayo salió puesto y dispuesto para reventar las costuras de la plaza de la Maestranza. Se había anunciado con Castella y Manzanares para despachar la siempre esperada corrida de Núñez del Cuvillo. El caso es que la tarde caminaba cuesta abajo. Castella, sin lote, y Manzanares, sin pulso, no habían logrado levantar un festejo que tuvo que aguardar a la salida del sexto para encender la traca. El paladín peruano le formó un lío antológico, una faena trepidante, siempre entregada, en la que no faltó un extraordinario fondo de calidad, rematada con un espadazo contundente del que salió rodado el toro. Cayó la primera oreja, la segunda, le pidieron el rabo...

Cuarta campanada, 10 de mayo. La faena de la Feria y de muchas ferias...

Doce campanadas taurinas para la temporada 2019 en Sevilla
Pablo Aguado cortó cuatro orejas y abrió la Puerta del Príncipe.

La tarde del Viernes de Farolillos marcó a fuego la última Feria de Sevilla. Ese 10 de mayo ya figura por derecho propio en los anales de la plaza de la Maestranza y ya forma parte de nuestra memoria de aficionados. Hablamos del faenón antológico, iniciático y restaurador de Pablo Aguado, que había acudido a su único compromiso en el ciclo sevillano con aura de torero con futuro y salió revestido con galas de primera figura. Es difícil volver a los sentimientos de aquel día. Pablo reivindicó el toreo como tratado de armonía y apoteosis de la cadencia, el ritmo y el sentido de la medida en una faena estratosférica que se vivió en los tendidos como una auténtica revelación. La revolución partía de la vuelta a las mejores fuentes del toreo, del regreso al tronco más puro y desnudo del clasicismo. Le cortó dos orejas a ese toro y las otras dos al siguiente. Le sacaron a hombros por la Puerta del Príncipe. Ése fue el gran suceso de la temporada 2019 en Sevilla.

Quinta campanada, 22 de julio. Cuatro décadas de un genio fundamental.

Doce campanadas taurinas para la temporada 2019 en Sevilla
Paco Ojeda y Dédalo. / Arjona

Paco Ojeda tomó la alternativa el 22 de julio de 1979 en la plaza de toros del Puerto de Santa María de manos de Santiago Martín ‘El Viti’ y en presencia de José Luis Galloso. Después de aquel lujoso doctorado, el torero desapareció del firmamento taurino para reencontrarse consigo mismo en la Marisma. Su definitiva resurrección taurina llegó en una de aquellas corridas veraniegas para desesperados que se programaban en la plaza de Las Ventas. Fue el 25 de agosto de 1982 mientras en el resto del país se hablaba de fútbol. Ojeda enarboló su propia bandera con un toro de Cortijoliva que le abrió la puerta de la cima del toreo. Seis años después llegaría el trasteo revelador con ‘Dédalo’ el fiero ejemplar de Juan Pedro Domecq que inmortalizó en la plaza de la Maestranza y le convirtió en la última leyenda del toreo. Ojeda es por derecho propio uno de los creadores fundamentales del oficio de torear.

Sexta campanada, 1 de agosto. 40 aniversario de la alternativa de Espartaco

Doce campanadas taurinas para la temporada 2019 en Sevilla
Imagen ochentera de Juan Antonio Ruiz Román.

Espartaco se convirtió en matador de toros de manos de El Cordobés en la antigua Monumental que se elevaba junto al recinto colombino de la ciudad de Huelva. La organización de su alternativa había sufrido algunas vicisitudes y hasta la polémica suspensión de la corrida organizada en Jerez de la Frontera para recibir los trastos del oficio de manos del mismísimo Antonio Ordóñez, que también retrasó su reaparición. Pero más allá de todos esos acontecimientos hay que subrayar la indiscutible condición de primera figura del toreo del diestro de Espartinas. Su ascenso a la cumbre del toreo llegó a raíz de la famosa faena al toro ‘Facultades’ de Manolo González en la Feria de Abril de 1985. A partir de ahí llegó su reinado...

Séptima campanada, 2 de agosto. Pablo Aguado revienta las Colombinas.

El nuevo ídolo de la afición sevillana había logrado reeditar su toreo en la plaza de Las Ventas sólo unos días después de su pronunciamiento sevillano aunque en esa ocasión falló la espada para rubricar el triunfo. En cualquier caso, ya eran dos cumbres en los primeros escenarios del firmamento taurino. Pablo comenzó a navegar por la temporada con vitola de figura aunque el propio torero se encargó de elevar de nuevo su propio techo formando un gazpacho impresionante en el coso de La Merced. La plaza de Huelva era un auténtico manicomio, una olla puesta a hervir, un monumento a esa felicidad compartida que sólo produce el toreo cuando se convierte en vehículo de arte mayor. La espada impidió que le cortara las dos orejas y el rabo del tercero, un gran toro de Albarreal que se enhebró a la perfección al estado de gracia del diestro sevillano que sí desorejó por partida doble al sexto. Aquello era la locura...

Octava campanada, 21 de agosto. Roca Rey cortó definitivamente la temporada.

La noticia dio la vuelta a todos los rincones del toreo. Roca Rey decidió cortar por lo sano después de comprobar que el proceso de recuperación de la lesión que arrastraba desde la tarde del 21 de mayo en la feria de San Isidro no había cumplido los plazos previstos. Desde el entorno del torero se había filtrado que la Goyesca de Ronda era la meta fijada para volver al tablero. Pero no pudo ser así. El diestro peruano se vistió por última vez de luces en la primera tarde que había contratado en San Fermín. Entonces se hizo patente el dolor incapacitante que le impidió cumplir su segundo compromiso. No hubo más en la temporada española y tuvo que esperar a la feria del Señor de los Milagros para recuperar el tacto del traje de luces. Roca ya anunciado que su reaparición en este lado del Atlántico se verificará en la próxima feria de Fallas.

Novena campanada, 28 de septiembre. El Cid se despide de la plaza de Sevilla

Doce campanadas taurinas para la temporada 2019 en Sevilla
El Cid llora en el estribo. en su despedida.

A Manuel Jesús le rodaban lágrimas como puños mientras daba la última vuelta al ruedo vestido de luces en una de las plazas que más y mejor le han visto. Es verdad que hay que retroceder algunos años para recuperar aquel lustro prodigioso que le vio atravesar hasta cuatro veces la Puerta del Príncipe pero el público sevillano –exquisito y elegante- supo tirar de memoria, sentido y sensibilidad para convertir en un suceso especial la despedida del diestro de Salteras en el segundo festejo de la feria de San Miguel. El Cid aún cumplió una última despedida española y tiene pendientes un par de contratos americanos antes de colgar definitivamente el traje de luces poniendo el punto y final a una trayectoria que alcanzó sus mejores hitos en la primera década del siglo XXI. Los postes que limitaron aquellos cinco años en la cima fueron el rabo cortado en Bayona en 2002 a un toro de Victorino Martín y la encerrona bilbaína de 2007, antología definitiva de la recia y clásica tauromaquia del matador sevillano.

Décima campanada, 28 de septiembre. Centenario de la alternativa de Chicuelo.

Doce campanadas taurinas para la temporada 2019 en Sevilla
Belmonte da la alternativa a Chicuelo en la Maestranza ahora hace un siglo.

La efeméride se cumplía el 28 de septiembre en coincidencia con el segundo festejo de la Feria de San Miguel. Hacía un siglo exacto del doctorado de Manuel Jiménez ‘Chicuelo’ de manos de Juan Belmonte en la plaza de la Maestranza. Ese mismo día y casi a la misma hora hubo otra alternativa en Sevilla: fue la del jerezano Juan Luis de la Rosa en la efímera Monumental que había alentado Gallito en la actual avenida de Eduardo Dato. Ese centenario ha servido para reivindicar la importancia taurina y cultural de un torero fundamental en el hilo del toreo. Chicuelo asumió los postulados de la herencia gallista para alumbrar el camino que iba a transitar el arte de torear. Su mitificada faena al toro ‘Corchaíto’ de Graciliano Pérez Tabernero se convirtió en modelo del nuevo canon: se trataba de encadenar muletazos por un mismo pitón, vertebrando las faenas en tandas o estrofas de estructura musical.

Penúltima campanada, 12 de octubre. La Esperanza de Triana y el Baratillo llenan la plaza de la Maestranza

Doce campanadas taurinas para la temporada 2019 en Sevilla
Beneficios del festival.

La Macarena ya había marcado el camino a seguir, dotando de una nueva dimensión social y taurina una fecha devaluada que ha vuelto a encontrar su lugar en el calendario de la temporada maestrante. Ésta vez fue el inquieto abogado Joaquín Moeckel –con la colaboración de la empresa Pagés- el que tomó las riendas de la organización de un espectáculo que tenía como beneficiarios las obras sociales y asistenciales de las hermandades del Baratillo y la Esperanza de Triana. El cartel reunió al rejoneador Diego Ventura y a los diestros Morante de la Puebla, Miguel Ángel Perera –que sustituyó a Manzanares y fue el gran triunfador del evento-, Cayetano, Pablo Aguado y el novillero Jaime González-Écija. La recaudación final, en torno a los 200.000 euros, subrayó la faceta solidaria de las gentes del toro.

Última campanada, diciembre. La Macarena y la cátedra Sánchez Mejías abanderan el año Gallito.

Doce campanadas taurinas para la temporada 2019 en Sevilla
Presentación del año Gallito.

La simbiosis de la Hermandad de la Macarena y la cátedra Sánchez Mejías de Tauromaquia y Comunicación de la Universidad Hispalense ya ha marcado las pautas del denominado ‘Año Gallito’. La conmemoración del centenario de la trágica muerte del coloso de Gelves girará en torno a tres vértices fundamentales: el descubrimiento del monumento que ya está labrando Manuel Martín Nieto; la organización de una gran exposición conmemorativa en los bajos de Marqués de Contadero y la programación de una serie de charlas y mesas magistrales que pondrán en valor la figura del coloso de Gelves. Se trata, en definitiva, de reivindicar la figura de una de las personalidades más relevantes del primer cuarto del siglo XX. Esa conmemoración marcará el hilo taurino del año 2020.


Consultorio financiero en El Correo de Andalucía Marcaje al Empresario en El Correo de Andalucía Edictos en El Correo de Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016