viernes, 17 septiembre 2021
22:11
, última actualización
Toros

Manzanares vuelve a pasar por el quirófano

El diestro alicantino suma un capítulo más a sus crónicos problemas de espalda al ser intervenido de una hernia discal en Sevilla que podría llevar algunos meses de rehabilitación

31 oct 2019 / 10:15 h - Actualizado: 31 oct 2019 / 10:18 h.
"Toros","Esperanza de Triana","Feria de San Miguel","José María Manzanares"
  • José María Manzanares en la Maestranza. / El Correo
    José María Manzanares en la Maestranza. / El Correo

Suma y sigue: José María Manzanares ha tenido que volver a pasar por el quirófano para tratar de atajar los crónicos problemas de espalda que arrastra en el último lustro. El diestro alicantino fue intervenido este lunes por el doctor Trujillo en la clínica Quirón-Sagrado Corazón de Sevilla para realizar una “microdisectomía simple L4-L5 y rizolisis L4-L5-S1 bilateralmente y posterior inyección de células madre” según reza el parte oficial facilitado por el servicio de prensa del propio matador, que podría pasar varios meses en el dique seco antes de retomar su actividad profesional.

En el mismo parte, salvando el farragoso lenguaje facultativo, se señala que dicha intervención ha supuesto el hallazgo de una nueva hernia discal en la zona lumbar. La hernia ha sido eliminada para dejar libre la raíz comprimida que producía enormes dolores al torero. El documento recoge que el diestro alicantino “presenta una discopatía lumbar L4-L5 y L5-S1 y habiendo sido intervenido previamente en dos ocasiones por hernias discales en el espacio superior (L4-L5), ha comenzado de nuevo, a raíz de un traumatismo lumbar durante la Feria de San Miguel que produjo una nueva recidiva de la hernia discal ya intervenida (L4-L5)”.

Hemos intentado con tratamientos conservadores mejorar su sintomatología dolorosa pero no ha sido posible, por lo que hemos realizado una nueva cirugía sobre columna lumbar de nuevo a nivel L4-L5 izquierda, para extirparle el disco protuído” ha señalado el doctor Trujillo explicando que Manzanares “precisa tratamiento rehabilitador prolongado y durante meses no vemos aconsejable que comience de nuevo con sus tareas laborales habituales” lo que, inevitablemente, supone por el momento dejar en suspenso su temporada americana. “Al tener el espacio L4-L5 operado ya en tres ocasiones y el disco L5-S1 deshidratado, la potenciación de su musculatura paravertebral lumbar y abdominales es imprescindible pensando en la evolución futura”, añade Trujillo concluyendo que “desde el punto de vista médico y hasta ver la evolución debe realizar tratamiento rehabilitador y evitar los esfuerzos y posturas violentas”.

Un final inesperado

Hay que recordar que el diestro alicantino no pudo concluir la campaña tal y como se había previsto. Su última actuación fue el pasado 28 de septiembre en la plaza de la Maestranza, en el segundo festejo de la feria de San Miguel, sin que entonces se pudiera aventurar que iba a ser la última tarde de su temporada. Pero el matador alicantino ya había tenido que parar antes de su compromiso sevillano, a mediados de septiembre, para recuperarse de las fuertes molestias que arrastraba en la mano derecha desde mediados de agosto. Esa lesión le obligó a cancelar sus compromisos en las plazas de Murcia, Pozoblanco, Vera y Logroño. Después de pasar por Sevilla en San Miguel no pudo cumplir el doble pase que había contraído en la feria del Pilar de Zaragoza ni hacer el paseíllo en el festival organizado en la plaza de la Maestranza a beneficio de las cofradías del Baratillo y la Esperanza de Triana, el día 12 de octubre. Según explicaba entonces el parte médico firmado por el propio doctor Trujillo, el torero permanecía inmerso en el proceso de recuperación de un cuadro de lumbalgia que, a la postre se ha revelado como algo mucho más serio.

Antecedentes

Hay que recordar que los problemas de espalda de José María Manzanares no son nuevos. El torero ya se vio obligado a retrasar el comienzo de la presente temporada por otra operación en la zona lumbar que perseguía, según detalló entonces su servicio de prensa, “anular el nervio sensitivo que producía el intenso dolor en la zona lumbar y que provocaba el bloqueo motor”.

Pero se puede rebobinar aún más. En agosto de 2017 ya se vio obligado a frenar en seco por una peligrosa lesión cervical. Aquella dolencia le exigió afrontar una intervención quirúrgica que dirigió el doctor Trujillo. Entonces, como el pasado marzo, fue intervenido en Sevilla de un desplazamiento severo de un disco intervertebral en la región cervical que amenazaba con causarle lesiones irreversibles.

El diagnóstico determinó que uno de los discos vertebrales –entre la vértebra C-5 y la C-6- oprimía de tal forma la médula espinal que cualquier movimiento brusco podría llevar al matador a una silla de ruedas. Los plazos de recuperación de aquella lesión le obligaron a cortar la temporada. Antes, en noviembre de 2015, ya había sido intervenido en Sevilla para reducir otra hernia discal que se produjo a consecuencia de una voltereta.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla