domingo, 26 septiembre 2021
04:49
, última actualización
Local

Alfonso Guerra se declara en Sevilla 'antinacionalista'

El presidente de la Fundación Pablo Iglesias, diputado socialista y presidente de la Comisión Constitucional en el Congreso, Alfonso Guerra, fiel a sus principios de hablar siempre con claridad, no dudó en afirmar que es "antinacionalista", ya que en algunas cosas "soy intolerante, aunque ahora esté mal visto decirlo".

el 15 sep 2009 / 19:45 h.

TAGS:

El presidente de la Fundación Pablo Iglesias, diputado socialista y presidente de la Comisión Constitucional en el Congreso, Alfonso Guerra, fiel a sus principios de hablar siempre con la máxima claridad no dudó en afirmar que es "antinacionalista", ya que en algunas cosas "soy intolerante, aunque ahora esté mal visto decirlo", sin embargo reconoció el derecho que tienen a defender lo que quieren.

Esta confesión la realizó ayer jueves en Sevilla en el Foro de UGT, donde ofreció la conferencia La Constitución del consenso, coincidiendo con las declaraciones que por la mañana efectuó el presidente fundador del PP, Manuel Fraga Iribarne, quien fue más lejos al afirmar que los nacionalistas, según él, "habría que ponderar colgándolos de algún sitio".

Guerra, en relación a esta opinión de Fraga, se refirió a una frase que realizó el político italiano Guilio Andreotti durante una visita a España, cuando dijo que "a la política española le falta finura", a lo que apostilló Guerra "y eso lo dijo sin conocer a Fraga, por lo que imagínense si lo hubiera conocido".

Durante su conferencia sobre la Carta Magna, Alfonso Guerra, criticó que ahora esté de moda "disparar" contra la Constitución, "pero los que lo hacen no saben de qué hablan". En este sentido, admitió que la Carta Magna se "podrá cambiar, pero no porque es vieja", a lo que añadió que para esta reforma que tanto reclaman algunos "se necesitará un acuerdo igual o mayor que el que hubo en 1978". "Hay que recuperar el espíritu de consenso para su modificación", remarcó.

En su disertación no desveló sus cartas sobre qué es lo que realmente cree que se debe hacer con la Constitución, lo que sí dejó muy claro es que de ella se puede hacer un "balance claramente positivo" y que fue difícil sacarla adelante, "hubo que discutir muchísimo" y todos los partidos tuvieron que ceder, "yo hubiera redactado otra Constitución, que hubiese sido peor, pero a mi gusto", reconoció.

  • 1