martes, 22 octubre 2019
07:07
, última actualización
Local

Bruselas cuestiona la viabilidad de las vaquerías de leche de Andalucía

Si por la Comisión Europea fuera, en Andalucía no se produciría leche. Sus explotaciones ganaderas, dice, no tendrán viabilidad futura, ni siquiera en el entorno cordobés de Los Pedroches, donde está Covap. El sector, muy molesto, carga contra el Gobierno y Galicia. Foto: Javier Cuesta.

el 15 sep 2009 / 22:00 h.

TAGS:

Si por la Comisión Europea fuera, en Andalucía no se produciría leche. Sus explotaciones ganaderas, dice, no tendrán viabilidad futura, ni siquiera en el entorno cordobés de Los Pedroches, donde está Covap. El sector, muy molesto, carga contra el Gobierno y Galicia.

Los ganaderos andaluces han recibido con indignación un informe de la Comisión Europea (CE) en el que cuestiona la viabilidad de sus explotaciones lecheras y que, en el caso de España, restringe la competitividad a Galicia y a la cornisa cantábrica.

Tamaño malestar aumenta si se tiene en cuenta que nuestro país es deficitario en producción láctea, pues la cuota asignada por Bruselas es inferior al consumo real, que las limitaciones se revelan incomprensibles frente al crecimiento de la demanda mundial -sobre todo por el despertar económico de China y la India- y el fuerte encarecimiento de la leche y, por último, que el sector español se ha visto sometido a planes de restructuración que han reducido el número de ganaderías e incrementado, por tanto, la productividad.

En el mapa de la competitividad confeccionado por el Ejecutivo comunitario, la totalidal del área mediterránea queda excluida, mientras que Bélgica, Holanda, Dinamarca y algunas regiones salpicadas de Francia, Alemania, el Reino Unido y España -Galicia, Asturias y Cantabria- se llevan la palma en lo que a rentabilidad se refiere. El matiz: buena parte de los países de esta lista posee cuotas superiores a sus consumos nacionales.

Ningún estudio de la Comisión se encarga por amor al arte, pues tras él siempre está la clara intención de orientar sus políticas agrarias -léase, de ayudas- y de sugerir a los distintos sectores por dónde van los tiros. He aquí el porqué ha dolido tanto en la comunidad andaluza.

A la hora de analizar la competitividad, el informe apela, entre otros aspectos, al clima -seco en Andalucía, con menos pastos y, por ende, con más necesidad de recurrir a piensos para alimentar a los animales-, a las estructuras ganaderas -para la comunidad, de pequeña o mediana dimensión-, a la ubicación de las industrias lácteas -el cordobés Valle de Los Pedroches, por la presencia de la cooperativa Covap, se libra, pero por los pelos, de la quema- y a los consumos finales en el hogar.

De la combinación de estos factores se extrae un mapa en el que Andalucía pinta de rojo, esto es, a la cola en rentabilidad. Curiosamente, en consumo esta comunidad no está tan mal, luce de amarillo, como el centro de Francia, siendo la peor parte para la Europa del Este.

"Rechazamos de forma contundente este informe". Fuentes de la Federación de Cooperativas Agrarias de Andalucía (Faeca) critican que no se haya tenido en cuenta "la profesionalidad" de los ganaderos ni las inversiones realizadas para mejorar la competitividad del sector lácteo regional.

En el contraataque, Faeca carga las tintas contra la Administración central, por cuanto, dice, "ha favorecido" a los ganaderos de Galicia, asignándoles preferencia en el reparto de las reservas del banco público nacional de cuotas lácteas, al que no pueden acceder quienes poseen más derechos de producción, y eso es lo mismo que negar las economías de escala en las vaquerías.

En concreto, las andaluzas tienen las cuotas individuales más altas (medio millón de kilos anuales al año) por explotación. "Que el informe diga que en Andalucía no se puede producir leche no puede estar más lejos de la realidad. Nuestras explotaciones están bien dimensionadas y son fruto de sus propios beneficios", sentencian las fuentes de Faeca.

  • 1